Veinte verdades motorizadas

Santiago Barrionuevo, líder de El Mató, reflexiona sobre su relación con la música y sus inicios antes de presentarse en el Festilaptra, el Music Wins, y en medio de la grabación de un nuevo álbum.

Por Pablo Díaz Marenghi

El mató a un policía motorizado es una de las bandas más interesantes que apareció en la escena independiente en las últimas décadas. No se descubre la pólvora al realizar esta afirmación. Sin embargo, como banda destacada de un circuito, vale la pena revisitarla e ir a las fuentes; descubrir el trasfondo de sus protagonistas. A fuerza de autogestión, nutriéndose de bandas estadounidenses como Pavement, Sonic Youth y Guided by Voices, El Mató se constituyó como el mascarón de proa de una oleada de bandas que dotó de aire fresco al rock argentino. Con la ciudad de La Plata como epicentro, la banda del Chango -como cariñosamente apodan a Santiago- copó la escena local independiente y llegó a tocar en festivales internacionales en Europa o México.

En esta entrevista, Santiago explora su pasado, los comienzos de su carrera en la música y algunas pinceladas de su presente que ayudan a comprender de qué manera este peculiar cantor se toma el trabajo de la música. Ya sea en banda o en formato solista, el Chango ha sabido construir una lírica única, un modo de cantar dotado de oscuridad y luminosidad en partes iguales. A continuación, sus veinte verdades que hasta, incluso, adelantan la grabación de un nuevo disco.

#1 “Siempre hubo una guitarra en mi casa”

“Había música. Mis viejos escuchaban un poco de tango, boleros… no tengo igual muchos recuerdos.  Había cassettes de folklore, no tengo muchos recuerdos de mis viejos poniendo música pero sí de mi viejo tocando la guitarra. Siempre hubo una guitarra en mi casa. Me acuerdo que antes de cenar, mientras mi vieja hacía la comida, mi viejo iba a su pieza, se encerraba, apagaba la luz y se ponía a tocar la guitarra. Con mi hermano más chico nos colábamos en esa oscuridad y nos sentábamos con él al costado a escuchar lo que tocaba”.

#2 La propaganda de McCartney

“Después tengo recuerdos de ver propagandas y pedir cosas, pedir casettes. Me acuerdo una propaganda de un disco de Paul McCartney que era para una película de dibujos animados, que era un osito blanco, no me acuerdo bien la película como se llamaba (Rupert and the Frog Song). Después lo busqué el video en YouTube pero nunca vi la película. No sé si era mitad animada mitad imagen real. Era una canción que se llama “We all stand together”. En el video es un dibujo animado, cantan unas ranas en un lago mientras McCartney y un osito espían detrás de las plantas. Me acuerdo que pedí eso para una navidad y me lo regalaron. Era un simple. Era la canción de un lado y del otro lado la misma canción instrumental”.

#3 Los hermanos mayores y Rock and Pepsi

“Mis hermanos más grandes (éramos cinco en total) escuchaban bastante música. En esa época salían los primeros discos de Los Fabulosos Cadillacs, Los Pericos. A mi hermano -Turi- le gustaban los Redondos, la Renga, y a mi hermana (todos estos son hermanos mayores que me llevan entre 7 y 9 años)  le gustaba The Police, Rod Stewart; a todos les gustaba The Cure. Tengo el recuerdo de mirar en la tele un programa que que se llamaba Rock and Pepsi, algo así, que pasaban videos, los viernes a la noche, o los sábados, no me acuerdo. Mi viejo había comprado una videocasettera, que era el único aparato moderno que había en ese momento en la casa, y grabábamos el programa con todos los videos, sea lo que sea. Después lo mirábamos en la semana. Eran videos de la época tipo Michael Jackson, pop, esas cosas”.

#4 Las primeras bandas

“La primera banda que tuve se generó medio por accidente, por causalidad. Era la banda que tenían los pibes de la escuela en el secundario, que la habían formado ahí medio al tun tun, para hinchar las pelotas. Un día le habían dicho al hermano de uno, que tenía una cámara para filmar -una filmadora gigantesca en la época era lo más moderno que había, como de televisión – me acuerdo que habían acordado con el hermano de este pibe a filmar un día. Yo fui a bellas artes, donde se estudiaba música y plástica. Yo estudiaba plástica, los que hacían música tenían como un anexo donde había sala de ensayo acustizada, todo. La idea era grabar un video ahí, de esta banda. Justo ese día el cantante no podía, y no se por qué me habrán escuchado tararear, más o menos vieron que safaba y me invitaron a mí a reemplazarlo. Fui, me animé a hacer eso. Ahora no lo haría ni loco, estar cantando frente a una cámara solo, sin instrumento, un delirio. Me aprendí la canción rápido antes de la sesión. Eso fue la primera experiencia en tener una banda”.

5

#5 En transición a El Mató

“Después esa banda fue mutando, cambiando de integrantes y de estilo musical. Mientras íbamos experimentando y recaudábamos información musical del momento. Al principio nos cabía mucho el punk, estábamos muy copados con Embajada Boliviana, banda mítica platense punk. En ese momento era como ir a ver a Los Ramones. Nos volvíamos locos. Nuestra primera banda era así, medio punk melódico, un estilo Ramones, 2 Minutos, Mal Momento. Después, pasados unos años, apareció todo el boom de Nirvana y eso nos copó también. Todo viró para ese lado, para una cosa más Grunge. Después apareció toda la movida alternativa de los noventa, con MTV, toda esa locura y un poco eso también nos copó, estábamos con eso. Lo que nos terminó de enamorar fue la movida independiente de mediados de los noventa, con el sello Matador a la cabeza: Pavement, Guided by voices, Yo La Tengo, y eso nos copó del todo. Queríamos hacer eso”.

#6 Pibes comunes tocando la guitarra

 “Queríamos tener una banda así, queríamos llevarla a cabo como la llevaban ellos o medio como imaginábamos nosotros que llevaban todo a cabo, más cercano a la autogestión, a la independencia, a ese espíritu así más relajado, más por fuera de la cosa rockera que también estaba muy de moda en ese momento pero que nos hinchaba un poco las pelotas. Nos identificábamos con eso: pibes comunes, vestidos así nomás, de entrecasa, tocando la guitarra. Así fueron mutando las bandas.

#7 Dos años de oscuridad

“En un momento dejé de tocar. Estuve dos años sin tocar. Tengo recuerdos oscuros de esa época que no hacía nada. Estaba estudiando supuestamente, pero no iba nunca. Cada vez que me acuerdo de esa época, me acuerdo que era siempre de noche y pleno invierno y no hacía nada hasta que de ese pozo (no estaba deprimido, o si y no me daba cuenta) surgió el plan de hacer una banda, armarla yo y ahí nació El Mató”.

#8 El nacimiento de una gran pandilla

“Cuando terminamos la Escuela de Bellas Artes, seguimos en Bellas Artes la facultad, estudiando plástica con Willy, el baterista, y conocimos a los pibes de El Nacional, obviamente los raros. El Nacional es una escuela con mucha tradición en La Plata, dependen de la universidad junto con Bellas Artes y el Liceo. Sería como un equivalente al Nacional Buenos Aires. Bellas Artes tiene obviamente toda una orientación artística que le da su toque y el Nacional va por otro lado, van más rugbiers. Nosotros nos hicimos amigos de los outsiders del nacional que estaban afuera de esa movida. Eran Gato (Sisti Ripoll) de los Faunos, Manu, Ramiro, Félix (hermano del gato, también de los Faunos). Hicimos como una gran pandilla, porque nos unía más o menos lo mismo: la música, el arte, el cine, la literatura, hinchar las pelotas, fumar marihuana y salir a esos lugares extraños donde nadie iba. Con Manu fuimos los que más pilas le pusimos al principio. Yo tenía unas proto-canciones y primero se las mostré a Manu a ver que le parecían. Le gustaron, estaba como muy tímido yo en mostrar mis canciones. Era lo primero que hacía en ese sentido y me daba mucha vergüenza. Se las mostré a Manu, dio su aprobación con entusiasmo y eso me puso contento, me motivó. Ese fue el principio de El mató”.

#9 El arte y la porquería

“Me parecía que había algo que valía la pena pero uno siempre necesita la confirmación del otro. Todo en el mundo del arte está siempre al borde de ser una porquería, de ser genial o de ser mediocre, olvidable, intrascendente. Está todo ahí digamos, por milímetros puede ser una cosa u otra. Entonces cuando uno lo confirma con otro se siente un poco más seguro y se empieza a animar más”.

Elmato2

#10 Cambios de formación

“Empezamos nosotros dos, ensayamos en la casa de Diegui (que ahora toca en Koyi) que había armado una sala en su casa y entre todos llevamos equipos, cosas y armamos una sala. La primera formación de El Mató me acuerdo que eran dos guitarras que tocaban Gato, Manu, yo tocaba el bajo y Diegui tocaba la batería. En un momento Diegui pasó a la guitarra y Willy a tocar la batería. El Gato no podía tocar ya en un momento y entonces quedamos tres (Willy, Manu y yo) y le dijimos a Gusti (Monsalvo, alias Niño Elefante) que estaba en otra banda que se llamaba Grupo Mazinger y no estaba tocando, entonces lo convocamos a ver si se copaba. Le gustó, y ahí quedó la formación”.

#11 La Plata

“Influye directamente. Cualquier persona vive en una atmósfera que todo el tiempo te está inyectando información de diferente tipo y obviamente eso se ve reflejado en lo que uno hace. ¿Qué particularidad tiene La Plata con respecto a lo demás? Quizás hay algo que a mí me gusta mucho y creo es importante que es que hay mucha juventud. Muchos estudiantes vienen de todo el país todos los años. Uno va por la calle y hay mucha energía juvenil por todos lados. Hasta que llega el verano y se van todos, y ahí La Plata se transforma en un cementerio gigante, húmedo y olvidado. Pero durante el año es hermoso ver esa energía. Después tiene ese espíritu de pueblo que está bueno. A mí me gusta ese ritmo más tranquilo. Tiene la ventaja de estar cerca de la capital, por si uno quiere cambiar de ritmo y también vivir de las riquezas culturales que suelen suceder en la capital. Hay muchos estudiantes de cine, de música, de plástica todo el tiempo y esas cosas en algún momento se mezclan.

#12 La mezcla

“Cuando una banda empieza a armar su recorrida, va sumando integrantes, géneros musicales pero también gente que tiene ganas de hacer videos, tapas de disco, afiches. Toda esa mezcla sucede de manera más directa porque todo es cercano. Todo lo que sucede a uno le pasa cerca porque es una ciudad chica. Todos se conocen, entonces respecto a la mezcla de artes eso está en constante ebullición y todo el tiempo se está mezclando todo”.

#13 El dibujo y la pintura

“Me gusta mucho dibujar y todo lo que tenga que ver con lo visual, no solo el dibujo y la pintura sino también el video, el cine. Me apasiona. Hice algunas cosas en video muy chiquitas, video póster para El Mató y algunas tonterías así cortitas, pero algún día me gustaría desarrollar más porque es algo que me apasiona mucho. Siempre tuve contacto con eso. Lo primero que hice fue dedicarme a eso. Cuando estudié en el Bellas Artes estaba en la parte de plástica, me copaba. Un poco la historieta, la ilustración, pero en un momento, si uno no tiene un fin a todo eso, todo queda en la nada. Puede tener una facilidad, una pasión en sí por el arte, por esa actividad artística puntual, pero si no se tiene un plan, un fin, una idea, dónde aplicarlo, medio que queda en la nada. Es como sentarte frente a una hoja en blanco y no saber qué hacer. Entonces eso fue algo que abandoné en un momento, en esos dos años de oscuridad y frío, pero que volvió cuando armamos la banda porque fue el motivo por el que yo iba a dibujar. Eso fue genial. Pensando tapas de discos, afiches, videos, cuestiones visuales que complementen nuestra idea musical, artística o respecto a las letras, es muy divertido. Estoy todo el tiempo pensando en eso.

el mato flyers

#14 La distracción

“Soy bastante distraído en general pero me gusta pensar que me distraigo porque estoy pensando en alguna creación o en alguna cosa que se pueda hacer. Ahora por ejemplo estamos preparando el disco nuevo y mientras, me desconecto un poco de lo musical y estoy pensando en cómo podría ser el arte de tapa, o los videos, y está bueno cuando sentís que estás llegando a un punto, después está el desafío de desarrollarlo. Ahora creo tener una idea puntual para la tapa del próximo disco. Lo más importante es el momento de la idea, del plan. Después desarrollarlo también es divertido pero es la parte más trabajosa. Pero sin una idea no pasa nada”.

#15 El cantante

“Mi voz tiene un timbre particular. No sé si a algunos les gusta. A algunos no les gusta, yo a veces la odio, a veces me gusta. Trabajo bastante, sobre todo cuando estamos grabando un disco. Quizás debería trabajar más, todo el tiempo. Trabajo otras cosas, técnicas de cómo cantar en vivo, cómo aprovechar el aire, como darle fuerza, pero eso es otra cosa. Una cosa es el vivo, otra la grabación. Quizás podría trabajar más o ir a un profesor de canto que me enseñe técnicas de respiración, que siempre ayuda. Después lo que es el cantar en sí, tengo bastante claro qué es lo que me gusta, qué me parece que está bien y qué me parece que está mal. Trato de buscar mi voz propia y después hay una parte que es la que toca. El timbre es el timbre, es el que tengo y me tocó y está todo bien”.

#16 Ensayos

“Si venimos tocando mucho, en general no ensayamos mucho, porque ya si venimos tocando todos los fines de semana no es necesario. Uno ya entra en un ritmo en donde está todo más aceitado. Cuando tocamos menos sí, ensayamos más seguido y después están los ensayos cuando preparamos un disco nuevo. Ahora estamos preparando un disco nuevo entonces ensayamos bastante, más que otras veces.

#17 La grabación

“Los primeros discos, como eran hechos en estudios caseros se grababan y componíamos a la vez. Mientras grabábamos todavía no teníamos nada muy preparado y lo íbamos haciendo en el camino. Estaba bien porque teníamos tiempo y la producción en sí no demandaba mucho gasto, entonces teníamos tiempo de estar ahí grabando y es lo que hacemos ahora, pero ahora lo hacemos como etapa de pre-producción, para después ir a un estudio grande y ya con todo esto terminado le damos el toque final ahí y hacemos la sesión de grabación definitiva. Nos gusta esta nueva forma de trabajo porque desde que grabamos La Dinastía Scorpio (2012) que fue el primer disco que grabamos en un estudio grande, con otras herramientas, nos copó ese plan, pero cuando uno apuesta a ese tipo de producciones sabe que eso implica más gasto, más presupuesto, se acortan los tiempos. Uno tiene que tener todo más preparado para ir a grabar, pero esta bueno. Disfrutamos ese proceso de creación, de componer, de estar trabajando ahí en la sala”.

El mato

#18 Escena independiente actual

“Es buena. Hay muchas cosas, muy frescas. El problema es que no tienen la difusión que merecen. Por momentos  parece que no importa eso, por momentos sí. Siempre uno aspira a que las bandas lleguen a más gente. Hay un público que es inquieto, curioso, que siempre esta atrás de la información, y otro publico que es más vago, que necesita que la información le llegue. Para eso está por ejemplo los medios más grandes, que llegan a más gente y después Internet está en búsqueda de información. Todo es mucho más fácil, todo está en Spotify, en Bandcamp o lo que sea, re bueno, siempre uno espera más. Sobre todo porque son propuestas culturales que pueden aportar mucho a lo que es la cultura musical argentina en general. Entonces, cuando una banda tiene más público, tiene más desarrollo en ese sentido y puede crecer artísticamente; aspirar a producir mejores discos, a hacer giras más grandes y eso hace que todo, depende el plan de cada banda pero según ciertos parámetros, eso hace que mejoren las cosas”.

#19 El desafío actual

“El desafío actual quizás en las bandas nuevas es cómo destacarse entre tanta información que hay, que por momentos es mucha, abunda, y eso antes no sucedía. Entonces ¿Cómo llamar la atención entre tanta información? Por suerte hay nuevas herramientas que ayudan a la difusión y a la distribución de la música actual, de la música independiente sobre todo, esa parte históricamente fue la más difícil, ahora con Internet se simplifica un poco”.

#20 Repercusión

“Supongo que es algo bueno que nos destaquen. No estamos pensando en eso. Son cosas que son buenas, se supone. No pensamos las cosas en esos términos pero nos gusta generar cosas, llamar la atención y que nuestra música de alguna forma motive a los demás. Si eso sirvió, si eso vale la pena, genial”.//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *