Surfing Maradonas: gambeteando desde el oceano

Uno de los grupos revelación del 2014 llega al Festipulenta Vol. 23 con su enfermizo mensaje de ruido y ciencia ficción.

Por Claudio Kobelt
Foto de Almendra Bilbao

Melodías ásperas y viscosas, sonidos místicos y punzantes. Una propuesta radical con el espíritu negro del pasado y la frescura vital de lo nuevo. Estos son solo algunos de los múltiples intentos de descripción (y no por eso menos ciertos) para definir al savage dúo conocido como Surfing Maradonas.

Así como se lee. Por más que suenen como un orquesta monstruosa de sonoridad infinita, Surfing Maradonas está conformado en su totalidad por un particular binomio: Rodrigo y Esteban Fernández, hermanos de sangre que, cual unos Ramones saturados de lisergia y distorsión, dejan su apellido familiar para asuntos más burocráticos y adoptan en su lugar el de su proyecto en común, multiplicando, fortaleciendo y ampliando así los lazos que los unen.

Con un estilo inclasificable, numerosas y fuertes actuaciones en vivo, y un muy buen disco debut llamado Mal Augurio (2013 – Discos Dojo), los Maradonas supieron atraer la atención y hacerse de un lugar más que interesante y bien merecido en la nueva escena independiente argentina. La inminente llegada de Holocausto Alienígena, su nuevo álbum, promete certificar ese status de gran banda revelación y dejar una marca candente en el año que se inicia.

A propósito de su debut el lunes 16 como participantes del Festipulenta Vol. 23, y el lanzamiento de su nueva placa, hablamos con Rodrigo “Fochi” Maradonas (batería) y Esteban Maradonas (guitarra y voz) sobre sus proyectos, la escena independiente y la clausura de espacio culturales. La historia, futuro y corazón tras ese oscuro y bendito ruido.

ArteZeta: ¿Cómo y cuándo nace Surfing Maradonas?

Fochi Maradonas: habíamos tocado juntos en una banda en el 2005 que después se separó. Después volvimos a tocar juntos en el 2008 en una banda que se llamaba LIBERNAUTA – en esa banda también tocaba Valentino Low Fi, bajista de Nave Hogar, grupo en el que también toco la batería actualmente.

Esteban Maradonas: y Surfing nace después de eso, en el 2013. Yo tenía algunos temas por ahí dando vuelta, sólo en guitarra, y le propuse a Fochi tocarlos a dúo a ver qué pasaba y nos gustó.

AZ: ¿Y cómo fue que se dio eso, de ser un dúo, de no seguir buscando integrantes, y de entender que ese era el sonido?

EM: ensayamos un par de veces y nos gustó como sonaba. Nos preguntamos entre nosotros una o dos veces si daba integrar un bajo y nunca sentimos que lo necesitáramos para lo que queríamos hacer.

FM: también era como nos sentíamos más cómodos, lo más simple posible.

AZ: Hay algo entre grunge, stoner, noise… ¿Cómo definirían Uds. que hace Surfing Maradonas?

EM: hay algo de todo eso, sí. Escuchamos un montón de otros géneros pero esos quizás son los que más nos llaman a la hora de tocar.

FM: para mí es Rock crudo. Lo siento como muy “vieja escuela”, onda las bandas de principio de los setentas. Mucha potencia e ir al frente sin tanta cosa tan técnica y psicodelia.

AZ: Siguiendo con este tema, ¿Hay o hubo algún grupo, artista o sonido al que sientan afín en estilo o búsqueda, y que pueda servir de referencia con lo que Uds. hacen, o que los haya influenciado en algún momento?

EM: hay varios, sí. Los Pixies, Fugazzi, los Natas, Lee Ranaldo… algo de eso puede servir como referencia a nuestro sonido.

FM: a mí personalmente me influenció mucho Black Sabbath, la primera época con Ozzy. Supongo que si te gusta eso te puede llegar a gustar Surfing Maradonas. Después no sé, hay un tema nuevo que se llama “Incidente en el Uritorco”, donde hay una influencia de los temas acústicos de Almafuerte. Todo eso mezclado con Western y una dosis de Bradbury. Y también voy a nombrar a Los Natas -que se los extraña mucho y ojalá vuelvan a tocar- y que son los que dieron el puntapié inicial en todo esto y nos volaron la cabeza.

AZ: ¿Cómo trabajan la composición? Las letras, la música. Al ser solo dos me gustaría saber si esos roles están definidos en esta tarea o si componen también a dúo.

FM: Esteban trae la música y la letra. Empieza a tocar el tema y yo le sumo la bata, lo zapamos varias veces y nunca se sabe para dónde puede disparar.

AZ: Hablando de las letras, “Aborigen infernal” parece hablar de pueblos originarios zombies, y “Luces en el cielo” y “Cazando humanos” de aliens. ¿Cómo llegas a escribir de esos temas y por qué? ¿Cómo surge ese imaginario?

EM: no sé muy bien. Es medio espontáneo. Nos gusta tocar mucho la mitología y dentro de ella la autóctona digamos. También le damos una forma nueva que es la que nos motiva a nosotros, con el tema ovni y demás. Las canciones son fábulas, cuentos, una cosa así.

AZ: Y estas ideas y conceptos aplicados a la música y las letras de los que venimos hablando ¿Se mantienen en Holocausto Alienígena, su nuevo disco?

EM: sí, totalmente. Hay como una idea o una intuición con la que nos manejamos a la hora de hacer todo, y le ajustamos unas tuercas también.

AZ: Sobre eso justamente, ¿Cómo ven Holocausto Alienígena respecto de Mal Augurio? ¿Qué tienen en común estos discos y qué los diferencia?

EM: tienen en común que son seis temas. El arte de tapa sigue la misma estética del de Mal Augurio pero contrastando bastante. La idea que transmiten los temas, o las sensaciones, van por el mismo camino. No queremos perder el eje de lo que hacemos porque nos gusta que sea así

FM: la diferencia es que en Holocausto Alienígena marcamos más nuestro propio estilo. Además suma un toque criollo con los temas “Perro Diablo (el familiar)” e “Incidente en el Uritorco”. También siento que nos representa mejor en cuanto al sonido, ya que es más crudo, más fiel a lo que suena en la sala. Mal Augurio era lo primero que grabábamos y casi ni habíamos tocado en vivo. Esteban todavía no tenía bien definido su sonido en la viola porque grabamos varias guitarras con un ampli prestado, creo que no sabíamos bien qué buscábamos, era pura experimentación.

AZ: Leí en alguna entrevista que su idea inicial era hacer una trilogía con Mal Augurio ¿Holocausto… sigue finalmente ese concepto? ¿Cuál sería la línea conceptual, la historia tras esta trilogía?

EM: primero sacamos Mal Augurio, en el que grabamos seis temas por una cuestión de que de casualidad eran los seis que más nos gustaban de los que teníamos y no queríamos meter material de relleno. Después, cuando estábamos pensando el segundo disco, se nos ocurrió que podrían volver a ser seis temas, cantidad con la que nos sentimos cómodos, y hacer la trilogía 666 (cada disco tendría seis temas). Nada, un detallito boludo pero que está bueno. Todo tiene su mística y eso, es divertido.

FM: yo veo la trilogía como algo apocalíptico. Un proceso de invasión, sometimiento, la historia de la humanidad. Hay que ver cómo termina la novela.

AZ: ¿Y ya tienen pensado ese final de novela?

EM: tenemos algunos temas, sí. Los ensayamos algunas veces y suenan tremendos. Creo que son canciones donde se nota un poco la cosa más pulida.

AZ: el próximo lunes van a tocar en el Festipulenta Vol. 23 en una fecha bastante ecléctica y poderosa, ¿Cómo ven la escena independiente de la Argentina hoy en día?

EM: en cuanto a bandas es tremenda. Ecléctica, sí. De todas las formas y colores que te imagines hay una banda, y eso te motiva muchísimo.

FM: todos los días conoces una banda nueva que esta buenísima, mucha calidad artística y humana. Es una lástima que los lugares no estén a la altura, salvo dos o tres. Muchos no te dan ni un vaso de agua y te tratan mal porque lo único que les importa es vender cerveza. A todo esto hay que sumarle que Macri cierra todo lo que no puede manipular, y en provincia también es difícil porque todos los lugares te quieren sacar plata para pagarle a la cana. Creo que todos los que estamos en esta escena estamos en contra de estas cosas.

EM: hay trabas con las que hay que pelear, ya sea lo económico (todo el laburo que hacemos es independiente y autogestionado y nos dan una mano algunos amigos), como el problema con la clausura masiva de lugares para tocar. Lo mismo de siempre, supongo. Prefiero enfocarme en el surgimiento de bandas y movidas, que siempre las terminamos haciendo, y tocar en el Festipulenta es importantísimo para nosotros por el nivel de la movida, bandas, organización.

FM: para exterminar la cantidad enorme de bandas que hay van a tener que hacer algo más, porque estamos dispuestos a tocar donde sea: una casa, un sótano, una plaza, una sala de ensayo, con electricidad, sin electricidad, y el Festipulenta es una respuesta fuerte a todo eso.

AZ: Y adelantando un poco de ese show ¿Cómo describirían un show de Surfing Maradonas en vivo?

EM: ruidoso, sin lugar a dudas. Tocamos muy fuerte, que se transmita la rabia y la energía que contiene cada tema. Algunos son más cuelgue y otros más cortitos, más cachetada. Depende cómo estemos esa noche.

FM: cada show sale distinto según como te levantás, lo que te pasó durante el día, lo que te pasó justo antes de tocar, lo que te pasa mientras tocás, etc. El único factor común de todos los shows es quebrar rutinas, las nuestras y las de los demás. El volumen alto no puede faltar, acoples, sudor, sangre. Están todos invitados a descargar lo que necesiten para renovar energías como lo hacemos nosotros cada vez q tocamos.//z

Surfing Maradonas en el Festipulenta Vol. 23 (Día 3)
Junto a Sr. Tomate, Los Reyes del Falsete, El Perrodiablo, Los Rusos Hijos de Puta, The Hojas Secas y El Toro Salvaje.
Lunes 16/02 – 20 Hs

En CC Matienzo: Pringles 1249 – CABA
Entrada: $90

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *