No quiero saber que estás solo

Bob Mould el líder de Husker DÜ, regresa con su décimo disco de estudio: Silver Age. De culto.

Por Damián Jarpa

A los 51 años de edad, vuelve el siempre eterno líder de Husker DÜ,  más vigente que nunca, en su noveno disco como solista,  dejando de lado aquel coqueteo con la música electrónica que tuvo a principios del 2000, para mostrarse relevante y estar a la altura de su legado, aquel que él mismo inicio a principios de la década del ’80 junto al santo grial del punk americano,  The Replacements, Black Flag y Minor Threat.

Sin la colaboración de  Grant Hart, Greg Norton  y Bob Mould no hubiéramos tenido,  un Nirvana o Fugazi, probablemente dos de las bandas más emblemáticas de los 90’s quienes llevaron la insignia del ethos-punk a viva piel.  Sin ellos, tampoco, la palabra “Rock Alternativo” sería moneda corriente.

En esta nueva excursión, se embarca con la compañía del bajista,  Jason Narducy, quién ha colaborado con Robert Pollard de Guided By Voices y Jon Wurster, baterista de los longevos Superchunk y The Mountain Goats quienes hacen una tarea precisa, incorporando bruscos cambios de tempo. Abriendo así, el camino a melodías más extensas.

El comienzo del disco no da respiro en ningún momento y es probablemente lo más directo, estridente y rápido que se vaya a escuchar por lo menos, en lo queda del año. Lo que se dice, un  torbellino de distorsión, y ruido

“The Descent”, el primer corte del disco cuenta la historia de un renegado que quiere abandonar su rutina corporativa para vivir una vida utópica lejos del mundo consumista.

Los temas son una vuelta al sonido más simple y crudo. En cierta parte rememora  al mejor sonido de  Sugar, banda efímera  que formó el mismo Mould, luego de la agria separación de los legendarios Husker Du, allá a principios de los 90’s con quienes alcanzó a sacar solo dos álbumes, el atemporal clásico Cooper Blue (1992) y File Under: Easy Listening (1994)

El disco exhala radiante furia  y melodía en partes iguales, el mejor ejemplo es “Keep Believing”, la cual es un urgente deseo por la salvación personal.  También hay pasajes del disco, que suenan a himnos de estadio, “Steam of hercules” es un buen ejemplo de ello. .

Sin duda, este año ha sido uno de lo más ajetreados en la vida de Bob Mould,  ya que a comienzo de 2012, editó su auto-biografía See a Little Light – The Trail of Rage and Melody- Un poco de luz – las huellas de la rabia y melodía, dónde expuso sin ningún tipo de tapujos sus demonios internos, sus problemas con las anfetaminas, su accidentada niñez, el alcohol, su homosexualismo militante y la angustiante   separación de Husker DÜ en 1987

A fin de  año  pasado, Bob Mould, disfrutó de un homenaje que incluyó a distintas luminarias desde Ted Leo, de The Pharmacists,  pasando por celebridades de estadio como Ryan Adams y Dave Grohl hasta los más ignotos,  Randy Randall y Dean Spunt del dúo más ruidoso de la actualidad, No Age. Pero una cosa que Bob Mould sabe, es que el necesita reescribir su legado y sentirse vigente. La palabra retiro, no existe en su vocabulario. No solamente eso, en estos momentos se encuentra presentando, luego de veiente años, parte del repertorio de Sugar, especialmente de Cooper Blue, uno de los fundamentales discos de la década del 90, el cual fue re-editado con material extra, cortesía del sello Merge Records.

Este es un regreso con gloria, con mucho sustento, y muestra a un ambicioso Mould, como siempre, el mismo Bob, ayudó a quebrar la obtusa barrera del hardcore/ punk en la década de los 80’s, aquel que recompuso su carrera fundando Sugar en el ’92, y se reinventó en innumerables ocasiones, ya en su carrera solista…Lo cual demuestra que , luego de treinta años en el espectáculo, es todo un animal salvaje que  no sabe de límites y ataduras.//z

Un comentario en “No quiero saber que estás solo

  1. Pingback: artezeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *