Naturaleza viva

Mi Amigo Invencible muestra en La Nostalgia Soundsystem, su placa más reciente, su presente de madurez sonora y búsqueda interminable.

Por Claudio Kobelt

Con canciones envueltas en el canto de los pájaros, enredadas en las hojas, creciendo libres al sol, llega La Nostalgia Sounddsystem, último disco a la fecha de Mi Amigo Invencible, el combo de origen mendocino, ya con base en Buenos Aires, que a fuerza de un vivo caliente y canciones sin género, se ganó un merecido lugar en la nueva escena independiente. Y la llegada de este álbum no sólo reafirma ese lugar, sino que los coloca directamente entre los grupos más destacados de la escena con uno de los discos del año.

Apuntamos nuestras ideas a una especie de tesis sobre la nostalgia” decían en una entrevista previa al lanzamiento respecto de este disco. Y al escuchar La Nostalgia… es imposible no estar de acuerdo. Cada canción es un sentido relato de desamor, lucha y búsqueda de un lugar mejor, del pasado que pesa y vive en la memoria. Melodías suaves y tristes pero con un brillo de esperanza oculto en alguna parte.

Desde la portada se plantea una imagen de jungla en la ciudad, de la naturaleza en el cemento, del verde brotando en el asfalto, y un poco de eso hay en esas baladas dulces de compleja elaboración sonora pero de un sentir desnudo  y directo. Armonías cálidas y sonidos puros que galopan la melancolía a pelo.

Las canciones se encuentran en un orden tal que a medida que avanzan y que corren en nuestra percepción crean un relato creciente, un clima que estimula gradualmente nuestros propios recuerdos y sensaciones con delicada gracia y estallidos de ritmo, como en “Esta casa”, “Adiós a las nubes”, “Los Lobos” y  “Salto del nido”, donde la cadencia se pone a punto para el baile pero sin salirse del camino trazado por el resto de las canciones.

La oscuridad de “Alas baten el cielo” funciona como puerta de entrada, anunciando lo que está por venir. “Los Pájaros”, hit innegable, y “Esta casa”,  son penas mostrando los dientes tras la piel del ritmo. Y el bloque sólido e indeleble compuesto por “Descanso sobre ruinas”, “Todo gira”, “Más desorden”,  “Me cuide tanto” y “La Nostalgia Soundsystem”,atacan en la más honda emoción sin dar respiro alguno. Un acercamiento a la naturaleza salvaje e incontrolable del recuerdo en el sentimiento humano, desgranado finamente en un puñado de canciones pop.

Un disco intenso e indestructible, desde la construcción emotiva de cada melodía, la meticulosa labor en el sonido, y las letras como manifiestos apasionados de pesar  y sensibilidad.

El final con “Salto del nido”da un cierre inmejorable al álbum  en continuidad lírica y emocional, y el mismo disco que arranca con “Se te perdió el camino alguna vez/no importa donde mires no lo ves”,  termina con “Parece que las cosas cambiarán / Un sol despertador me animará”: La esperanza brilla como una estrella al final del sendero de la nostalgia,  alumbra intensa y directamente, como este registro enorme, poseedor de una ternura vehemente que envuelve, quema y contagia.  “El fuego siempre es real/ El fuego continuará” es la última frase que se escucha en el disco, línea que podemos aplicar a estas canciones, a La Nostalgia Soundsytem, ya Mi Amigo Invencible. “El fuego continuará”  dice. Ojalá que por siempre.//z

Arecia_Diciembre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.