Mariano Baez: “Dios es un grupo fundamental, no solo de los noventa sino de todos los tiempos”

Entrevistamos a Mariano Baez, director de Escuchar a Dios, el vibrante documental a punto de estrenarse sobre el afiebrado, inclasificable y no tan valorado grupo de los noventa, la banda de sonido perfecta del vacío existencial: DIOS. 

Por Claudio Kobelt

La década del noventa  es recordada desde el punto de vista musical como el nacimiento y explosión de la escena alternativa en nuestro país, la prueba viva que otro rock nacional era posible. Pero la mayor cantidad de las veces que se habla de los noventa, su legado sónico y sus principales participantes, uno de los nombres más destacables de aquel periodo por su originalidad e impronta queda generalmente fuera de toda mención, como desestimado de la memoria popular y de los registros masivos, o al menos no con el peso justo y gigante que se ganó con tan peculiar e importante obra.

Este es el caso de DIOS, el trio de batería, bajo y voz conformado por Javier Aldana, Tomás Nochteff y Pedro Amodio cuya existencia durante dicha década dejo una marca imborrable en todos aquellos que los iban a ver y/o escucharon. No eran de los más convocantes, los más populares, pero todos sus seguidores destacan la importancia de su existencia en el instante socio-cultural en que aparecieron (la inefable Argentina menemista), y coinciden en que nunca más volvieron a sentir esa identificación y conexión con otro grupo musical.

Un martilleo oscuro y pesado disparado desde las cuatro cuerdas por Nochteff (hoy en Mueran Humanos), la batería galopante y demencial de Aldana  (actual DROGADICTOS) y los intensos recitados suburbanos de Amodio sobre y para una ciudad negra, sucia y real, daban por resultado un sonido pesado y claustrofóbico, una combinación salvaje que logró su gran registro en un disco de nombre DIOS editado en el 2001, producido por el guitarrista de Suarez Gonzalo Córdoba,  y con el grupo en pleno proceso de separación. (Digno de mención es también el casete en vivo grabado en el Centro Cultural Rojas en 1995, que capturó el espíritu denso y crudo del grupo en sus shows)

Mariano Baez se metió de lleno en la historia y esencia de DIOS, y durante varios años trabajó en un documental sobre el grupo que finalmente ve la luz este Jueves 26 de Febrero en el complejo Arte Cinema de Constitución. La película, de nombre Escuchar a Dios, exhibe diversas entrevistas con los miembros del grupo, allegados, fanáticos, y mucho pero mucho e invaluable material de archivo de shows en vivo del grupo. Excelente acercamiento a un sonido sucio y descarnado y un conjunto singular e irrepetible.

flyer1 DIOS

A propósito del estreno del film hablamos con Mariano Baez sobre el lugar de DIOS en la escena musical, su acercamiento al grupo y el trabajo para hacer esta película, pero también sobre su intensa relación con la música, el presente de la escena independiente y el legado de la banda en la actualidad.

ArteZeta: En alguna entrevista leí que, al ser oriundo de Santa Fe, nunca los viste en vivo y que incluso los descubriste algunos años después de su separación ¿Cómo fue tu primer acercamiento a la música de DIOS? ¿Qué te llevó a hacer un documental sobre ellos?

Mariano Baez: DIOS me impactó mucho desde la primera vez que los escuché, pero nunca había pensado en la posibilidad de hacer un documental  sobre ellos, por el simple hecho de que yo no había estado ahí en su momento. Por medio de DIOS fue que escuché después el disco solista de Nochteff y más tarde los primeros temas de Mueran Humanos. Y en esa época fue que lo conocí a Tomás y empecé a filmar algunos videos de M.H. cuando ya estaban viviendo en Berlín.

Un día hablando con Tomás sobre DIOS, me contó que había muchos shows grabados por diferentes personas que en aquel entonces tuvieron la intención de hacer un documental o videoclips pero pasaron más de diez años y ese material nunca vio la luz y me dijo que si yo estaba interesado, podía ser quien finalmente haga algo al respecto con ese material. La verdad es que no lo dudé mucho. Justo en ese momento estaba pensando en meterme a trabajar en un proyecto más largo que las cosas que venía haciendo y la idea de hacer un documental sobre DIOS me cerró por todos lados. Ya la posibilidad de ver cada uno de esos shows que había grabados y digitalizarlos para mi valía la pena. Creo que el deseo de reconstruir aunque sea parcialmente un momento o un recuerdo del que yo no pude participar se convirtió en una energía fundamental para hacer este documental. Luego a medida que fui ahondado en el tema, se fue haciendo cada vez más familiar, porque a pesar  de que yo no había estado en Buenos Aires en ese entonces había muchos lugares comunes a los que yo viví algún tiempo después.

AZ: ¿Cómo fue el proceso de acercarte a Nochteff,  Amodio y Aldana ya con la idea en mente? Las primeras  charlas, entrevistas, convencerlos ¿Cómo tomaron tu proyecto en un principio?

MB: Cuando empecé con las entrevistas los tres vivían en diferentes países, Tomás en Berlín, Javier en Buenos Aires y Pedro en Mallorca, por lo tanto ir concretando  esas entrevistas fue un proceso que llevo más de un año de idas y vueltas. Amodio en un principio no estaba del todo convencido pero finalmente accedió. Yo tenía decidido de que si alguno de los tres no estaba de acuerdo abandonaría el proyecto. Más allá de todo fue algo bastante natural, creo que porque no me acerque a entrevistarlos buscando alguna verdad, ni tampoco algún hecho particular. No tenía preguntas muy elaboradas, ni un guión, trate de confiar en las cosas que ellos querían contar y  en mi curiosidad que fue el móvil principal del proyecto. Como casi siempre estaba solo con mi cámara eso funcionó bastante bien.

AZ: ¿Cuánto tiempo te llevó la realización de la película, desde la preproducción hasta su estreno este 26 de Febrero? Por lo que contás, implicó muchos viajes, numerosas entrevistas, juntar mucho material de archivo, la edición, y todo de manera independiente.

MB: Desde el momento en que surgió la idea,  hasta hoy que se estrena formalmente en Buenos Aires, pasaron alrededor de 5 años. En realidad el estreno fue en el festival de Mar del Plata 2013, hace poco más de un año y después tardamos mucho en estrenar acá, porque para estrenarla en el circuito oficial había que hacer algunos trámites que por la falta de experiencia se hicieron muy largos.

El proceso de desarrollo del documental llevó alrededor de  4 años de trabajo intermitente, diferentes etapas que estuvieron sujetas a mi ubicación geográfica, disponibilidad de tiempo, recursos económicos, participantes y estado de ánimo personal. Paso poco más de un año hasta que obtuve la mayor parte del archivo y las entrevistas de ellos tres y ahí empecé a editar a medida de que iba haciendo otras entrevistas. La edición llevó bastante tiempo porque fue  también el momento de narrar un guión.

fotoDios

AZ: ¿Cómo elegiste a los entrevistados que dan su visión sobre DIOS en el documental? Me llamó la atención la poca presencia de músicos contemporáneos al grupo o aquellos influenciados por ellos  ¿A qué se debió este criterio de selección?

MB: En realidad en un principio pensé en la posibilidad de hacer el documental solo con las entrevistas de ellos tres y el material de archivo, lo cual no era poco. Después me interesó mucho hablar con Gonzalo Córdoba, porque de alguna manera fue alguien que en ese momento tomo la iniciativa y el trabajo de registrar esas canciones y editarlas, si bien ya existía un casete en vivo, creo el CD compila una buena parte de lo que hicieron durante todos esos años y al menos creo que mucha gente los escuchó por medio de este disco, entonces me pareció que su opinión y su punto de vista eran importantes para la historia que quería contar.
El resto de los entrevistados fueron apareciendo, son personas que de un modo u otro estuvieron cerca de la banda y cerca mío al momento de hacer el documental y que con su testimonio me ayudaron a articular una narración y a mencionar varios temas que giraban alrededor de esta historia, ya sea relacionadas a DIOS o a su contexto. Me interesaba más que nada sus vivencias  como espectadores por que en cierto sentido era el punto de vista con el cual yo me podía identificar. Hubo algunas personas que me hubiera gustado en entrevistar y que no tuve la suerte de encontrarlas o no demostraron interés al momento de hablar del grupo,  algunos mails sin respuesta o desencuentros, sobre los que yo tampoco quise insistir demasiado. La verdad es que más allá de los integrantes y Gonzalo no había ningún personaje imprescindible para la historia que yo quería contar, porque no se trata de un relato judicial o un acontecimiento histórico en el que existan voces que tengan más autoridad que otras y mucho menos figuritas que desde la fama o el éxito vengan a legitimar la resurrección y el éxito póstumo de la banda under adelantada a su tiempo.

AZ: En tu película se percibe a los miembros de DIOS como tres personalidades bien distintas ¿Vos también lo sentiste así? ¿Pudiste determinar a partir de estas charlas, o con lo que te fueron contando, cómo era la mecánica dentro del grupo con estas tres identidades tan marcadas?

MB: Supongo que a largo de tantos años de tocar juntos su personalidades y sus formas de interactuar en el grupo habrán pasado por varias etapas y no creo que hubiera una mecánica determinada sino más bien todo lo contrario, lo que los juntó en un primer momento fue hacer esas canciones de una manera bastante irracional, en el documental los tres hacen hincapié en esa forma que tenían de relacionarse, incluso en los momentos de mayores discordancias, al momento subir al escenario funcionaban.

AZ: El montaje del documental incluye  varias imágenes de Buenos Aires pero de su lado más caótico y sucio, el menos turístico y amable, como por ejemplo Once y Constitución  ¿Sentís que esos paisajes reflejan un poco la poesía, la esencia de DIOS? Siento que encontraste ese Bs As del que Amodio solía hablar en sus canciones. 

MB: Muchas de esas imágenes las grabé volviendo a mi casa a la madrugada, no es algo que encontré, son las cosas que hay para ver cuando viajas en bondi de regreso a Constitución o cuando pasas por la estación para tomar un tren, otras son secuencias de fotos que hice con German Sturlese, salíamos a dar vueltas por la ciudad y filmar lo que veíamos, y no había mucho que buscar, estaba todo ahí. Buenos Aires es así se te cae encima y no te deja salir, como las canciones de DIOS.  “Lo que relataba Pedro era como la vida de todos nosotros” dice Fernando Kosovel en el inicio del documental o “yo veía lo mismo que veía él” dice Javier, y creo que a todos los que quedamos pegados con DIOS nos pasó lo mismo.

Igualmente lo grandioso de las letras de Pedro es que describía con crudeza y a su vez una gracia incomparable lo que sucedía a su alrededor y en esas descripciones uno puede encontrar arquetipos y sentencias que trascienden cualquier época o ciudad. De todos modos creo que no hay obra que se le parezca más a la Buenos Aires de hoy en día que la de DIOS, no solo por las letras sino también por el ritmo, la asfixia, la dureza, la imposibilidad de abstracción, la alineación y entre toda esa locura aparece la noche como único respiro, algún silencio y la melodía de algún romance o una fiesta que te mantiene vivo hasta el día siguiente.

AZ: La película fue proyectada en algunos festivales, incluido el de Mar del Plata, y en diversas ciudades como México  y Berlín ¿Cómo fue recibida Escuchar a Dios en esas proyecciones y por esos públicos?  ¿Cuáles fueron las devoluciones sobre la película y sobre la música de DIOS para los iniciados?

MB: En general, con las personas con las que puede hablar después de las funciones, estaban bastante entusiasmadas con el grupo y bastante sorprendidas pero el descubrimiento. Creo que el  documental da la posibilidad a gente que jamás hubiera estado en un recital de DIOS, de sentarse y prestar atención, dejarse penetrar por ese sonido, entender de que están hablando las letras y luego decidir si lo que están viendo es una bosta o es algo realmente genuino, supongo que ayuda a dejar atrás muchos prejuicios de lado. Me llamo mucho la atención ver en algunas funciones gente de más de 70 años mirando el documental totalmente absortos y no es que crea que al volver a su casa se pusieran a escuchar el disco de DIOS pero al menos tuvieron la intención de entender algo.

Antes de proyectarla tenía la idea de que quizás no tendría mucho efecto en un público que no sea argentino, porque el documental está lleno de referencias muy locales, sin embargo la gente extranjera con la que pude hablar quedaba bastante enganchada tanto con la banda como con la historia y el contexto social que les resultaba totalmente ajeno.

AZ: En pocos días se viene el estreno para todo público en el Arte Cinema ¿Era parte de tu idea inicial que el documental llegué al circuito comercial? ¿Cómo lograste tener ese apoyo para poder estrenar en una sala y que expectativas tenés al respecto? 

MB: Siempre pensé que si alguna vez lo terminaba y estrenaba, quería hacer el intento porque  se proyecte en salas de cine oficiales. Creo que es importante ganar esos espacios, porque nos pertenecen, por más de que sean diez los que quieran ver el documental de DIOS, tienen tanto derecho a verlo en esas salas como los miles que quieren ver las películas con Darín. Digo eso pero igual yo soy bastante vago con el tema de la difusión y la distribución.

Mariano Goldgrob, el director de los documentales de Reincidentes y MONO, vio Escuchar a Dios en Mar del Plata y me ofreció estrenarlo en Arte Cinema, dado que él estaba armando la programación de esas salas. De ahí hasta hoy pasó un año, pero sin el empujón que nos dio Mariano hubiera sido un poco más complicado creo.

foto2 DIOS

AZ: ¿Cuál es el futuro de la película luego del estreno, que camino sigue? ¿Y vos como director ya tenés un nuevo proyecto del que nos puedas adelantar algo?

MB: Después de estrenar acá en Buenos Aires, que era el principal objetivo en cuanto a su recorrido, al menos yo no tengo muchos más planes para este documental, supongo que seguirán  haciéndose proyecciones esporádicas, mucha gente estaba interesada en pasarlo en diferentes espacios o en recitales. Me gusta la idea de que sucedan esas cosas, más que acumular views o likes en YouTube, de todos modos seguramente la suba a alguna web para que se pueda ver online en algún momento.

Luego de terminar Escuchar a Dios, con Florencia Dávila, mi mujer, fundamos Riesgo Cinematográfica, que es una productora que intenta llevar adelante varios proyectos no solo nuestros, sino también de otras personas con las que tenemos afinidad estética o temática. Estamos escribiendo algunos guiones, pero a su vez yo tengo una cantidad enorme de filmaciones de bandas y cosas de mi vida con las que estoy intentando hacer algo.

AZ: ¿Hay para vos algún grupo o artista en la actualidad y en nuestro país que continúe en algún punto el espíritu del grupo, que sea afín al sonido de DIOS?

MB: Por más de que cada tanto me cruzo con algunos grupos con formaciones parecidas, el sonido de DIOS es muy particular, tanto Tomás como Javier tienen una forma de tocar muy original y ni hablar de la forma de cantar de Pedro, entonces es muy difícil ver cosas que me remitan a DIOS a nivel sonoro.  Si creo haber encontrado algo del ese espíritu en recitales de Travesti por ejemplo, una banda que casualmente tiene una formación casi opuesta a DIOS, una guitarra, máquinas y sintetizadores e incluso una poesía también muy diferente, pero una forma de relacionarse con la música muy similar. De hecho las pocas personas que conozco que sé que iban a los shows de DIOS, hoy todavía las cruzo en los recitales de Travesti. Tildaflipers también es una banda que tiene algo de esa impronta en sus recitales y en la forma que tienen de relacionarse con la música. Es muy difícil de definir lo que hacen, y pasan los años y siguen haciendo música con la misma libertad que en el principio pero con mucha más solidez.

AZ: Realizaste numerosos videos de Tildaflipers, Hacia dos veranos, El Mato a un  policía motorizado y varios más, claramente tenés un gusto o preferencia por cierto estilo y búsqueda musical ¿Cómo describirías tu conexión con la música? ¿Cómo ves y que escuchas del momento actual de la nueva escena independiente argentina?

MB: En una época iba a recitales todo el tiempo y hacía no solo videos sino que también registraba muchas de las bandas que veía o hacia proyecciones para esos shows, incluso los sigo haciendo esporádicamente. Si bien nunca hice música con instrumentos más allá de mi habitación, encontré una forma de acercarme y relacionarme con ella por medio del montaje de imágenes y así me fui acercando a lo que más me gustaba. Por suerte en Buenos Aires pude encontrar varias bandas como Los Álamos,  Hacia dos veranos o Tildaflipers que me inspiraron para hacer cosas y recitales en donde fui conociendo a la mayoría de mis amigos. Hoy si bien no voy tanto a recitales como antes, hay bandas muy buenas que trato de ir a ver siempre que tocan. Este año que pasó vi shows  sensacionales  de  Tildaflipers, Darío Dubois  Dúo, Campos Santo, PAAR y Las Uvas Estroboscópicas, los últimos que vi de Mueran Humanos fueron fuera de serie.

AZ: Por mi parte creo que DIOS fue completamente subestimado, incomprendido en su momento, y que tu película va a ayudar a una revalorización del grupo,  además de acercarla a nuevos públicos  ¿Por qué crees que pasó esto en su momento? Aún hoy cuando hablamos de los noventa como década musical no se menciona al grupo entre los destacados 

MB: Creo que hay varias razones y no sé si las puedo enumerar todas pero sería casi lo mismo que explicar porque los Redondos fue la banda más convocante o Soda Stereo la banda más exitosa o porque Tinelli es famoso.
Sé que para mí y alguna gente más que conozco, DIOS es un grupo fundamental, no solo de los noventa sino de todos los tiempos y creo que ni a esta gente ni a los propios integrantes del grupo  les preocupa que haya reconocimiento de la banda en el podio de los 90 por parte de la crítica y los medios formadores de opinión. Pero yo sí creo necesario que ese legado exista y que no desaparezca que este a mano de quien tenga la curiosidad de ir a buscarlo. Supongo que el  underground es un lugar en sí mismo, no creo que tenga que vivir a la sombra de lo popular y alimentarse de sus miguitas, o que los artistas tengan que estar haciendo cola para ver cuando se libera un casillero en la grilla de los que “la pegan”,  por suerte tiene una vida aparte y avanza en paralelo.//z

Escuchar a Dios
Director: Mariano Baez
Estreno Jueves 26 de Febrero – 20 Hs.
Arte Cinema – Espacio INCAA: Salta 1620 (Constitución)
Entrada $6

ESCUCHAR A DIOS / TRAILER from chance on Vimeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *