El renacer del funk

Los Illya Kuryaki and The Valderramas vuelven a la carga y presentan su nuevo trabajo, Chances, uno de los acontecimientos musicales más esperados de los últimos años.

Por Nayla Madia

Audaces, provocadores, carismáticos y dueños de un estilo único e inigualable, Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur han desarrollado a lo largo de los años una extraordinaria carrera musical con reconocimiento en toda América Latina. Tras casi once años desde el lanzamiento de Kuryakistan (2001), la genial dupla regresa con más fuerza que nunca y presenta Chances, grabado en Ave Sexua y el estudio Unísono, propiedad de Gustavo Cerati.

Un aspecto absolutamente destacable de este nuevo material es la asombrosa forma en que las canciones se conectan y presentan un gran abanico de estilos que finalmente, a medida que se van sucediendo los temas, enmarcan un concepto musical global. En este punto, es necesario destacar la labor del productor -ganador de once premios Grammy- Rafael Arcaute.

“Este disco es una celebración de un montón de gente que se quiere”, detalló Horvilleur. Desde el arte de tapa se observa a los músicos en el resplandor de un harem moderno. Este velo que encandila y que predomina en lo visual se traslada a lo sonoro de manera fantástica. El rock irrumpe con fuerza en “Helicópteros”: a partir de un ritmo furioso que deja boquiabierto al oyente por el despliegue de recursos, el tema presenta el sonido de una impecable batería a cargo de Sergio Verdinelli, junto a guitarras texturizadas que desde el inicio comienzan a reflejar toda  la fuerza del disco. Pero (¡atención!) aún hay mucho más por descubrir.

El álbum continúa con el primer corte de difusión del disco, “Ula Ula”, una vibrante melodía en la que se destaca un groove energético, fusionado con matices ochentosos, vientos intensos y un alucinante saxo que, al culminar la canción, invita a danzar y disfrutar. Ese clima festivo también se evidencia a partir de una intro efervescente en “Yacaré” a través de espectaculares segmentos para lucirse en las pistas. El frenesí psicodélico llega hasta “Funky Futurista”, envolviendo el sonido con pinceladas electrónicas, mientras se produce un trance hipnótico cuando los músicos van recitando como si se tratara de un mantraEs la fiesta con IKV, nuestra nave aterrizo en tu barrio”. Unacanción para bailar hasta que salga el sol.

Otro punto fuerte del álbum es “Madafaka”, con la participación de la banda mexicana Molotov en un mix de hip hop potente junto a riff explosivos. La riqueza del funk y el estilo Kuryaki quedan plasmados  maravillosamente en canciones como “Chica” y “Monta el trueno”. A su vez, la banda presenta un espectacular reggae en “Soy Música”, una hermosa melodía con ritmos ascendentes, perfecta para acompañar noches de verano a orillas del mar. Luego, a partir de ecos sutiles comienza “Adelante”, la cuarta canción del disco. Un tema que va creciendo hasta culminar en un fascinante segmento potenciado por la letra: “Y ahora soy un eclipse en tu confesión. Una estrella quemando en tú corazón. Si hay desamor, ya no me ves”.

Posteriormente, “Amor” instala un tono intimista a partir de una sensual balada que sorprende por la variación sonora y los matices instrumentales. La energía expansiva comienza a levitar con canciones como “Safari Espiritual” (gran afro-beat ), “Celebración” (con bellísimos y cautivantes coros de Vera Spinetta) y “El Encuentro”. “En este disco de Kuryaki hay mucho mensaje positivo, casi evangélico por momentos. Está en la madurez de cada persona aceptar las cosas. Nosotros creemos que hay que ir para adelante”, señaló Dante.

Párrafo aparte merece “Águila Amarilla”, dedicada a la memoria del grandioso y legendario músico Luis Alberto Spinetta. Se trata de una melodía que comienza con violines de fondo y logra erizar la piel  instalándose profundamente en el corazón. Las voces suenan en todo su esplendor a través de emotivas y luminosas frases, llenas de fuerza que enaltecen la lírica y el camino trazado por el gran poeta del rock: “Te amo porque  inventaste el amor, y es tanto tu amor que te volviste canción”, cantan los Kuryaki, unidos por un lazo fraternal. Esta pieza sonora finaliza con un colosal solo de guitarra eléctrica que demuestra todo el virtuosismo de Dante con las seis cuerdas. “La hicimos con todos los elementos que le hubieran gustado a mi viejo”, expresó el músico. Esa comunión musical convierte a esta canción en una verdadera joya, un homenaje con todas las letras, guiado por el más profundo lenguaje universal: el amor por la música.

La salida de Chances marca un importante suceso a nivel musical y sin lugar a dudas es un gran motivo de festejo para todos los fans incondicionales del grupo. El álbum despliega el resurgir de la banda y permite sentir la fantástica conexión que existe entre ambos músicos, reflejada en majestuosos momentos a nivel sonoro. El resultado son catorce canciones que permiten vibrar al ritmo de múltiples géneros, gracias a la grandiosa capacidad compositiva de la dupla argentina.

Con la alegría de ser testigos de este acontecimiento, en este año que se va, celebremos el regreso y  brindemos por que la música de Illya Kuryaki & the Valderramas sea infinita.Es tiempo de andar y seguir”.



Arecia_Octubre

One thought on “El renacer del funk

  1. Pingback: artezeta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.