Dos pelis de las nuestras

Aquí nuestra visión sobre “El crítico” y “Betibú” dos películas argentinas que  vienen en alza a nivel taquilla y se animan a hacerle frente a las producciones internacionales.

Por Martín Escribano

el criticoEl crítico

Pasa en las películas, pasa en la vida. El slogan de TNT le cae como anillo al dedo a Víctor Téllez, que no puede dejar de ver el mundo a través de sus ojos de crítico.  Si el Harold Crick de “Más extraño de la ficción” escuchaba una voz que narraba sus acciones y buscaba ayuda profesional para elucidar si era el personaje de una comedia o de una tragedia, nuestro Víctor, afectado irreversiblemente por la nouvelle vague directamente piensa en francés y no vacila a la hora de definir que está encerrado en una comedia romántica. Es que, por una de esas vueltas tan cinematográficamente construidas de la vida, conoce a Dolores Fonzi. Y se enamora, muy a su pesar, porque es conciente de que tanto sus actos como sus sentimientos llevan consigo la maldición del cliché.  Por eso la besa bajo la luz de la luna y atraviesa la ciudad para ir a buscarla bajo una copiosa lluvia. Por eso sus amigos son esos personajes secundarios algo bizarros y queribles que condimentan cualquier culebrón barato. Por eso empieza a ver escenas en cámara lenta y sí, también, en blanco y negro.

Nadie puede tildar a la ópera prima de Hernán Guerschuny de convencional. Se agradece que la cartelera nacional arroje títulos que busquen romper el molde. Pero al director le pasa con “El crítico” lo mismo que a Sofía Coppola con “The Bling Ring”. Si la fascinación de la autora por sus personajes terminaba por dotar a su obra de una densa liviandad, el regodeo en el artificio por parte del director de la revista Haciendo Cine se traduce en un automatismo demasiado calculado. “Menos butaca y más ejercicio” le dice Marta a Víctor en una de las primeras escenas del film. Lo que le falta al personaje es lo que la película necesita: vitalidad.

betibu-moranBetibú

Otra vez un crimen, otra vez un country, otra vez una novela de Claudia Piñeiro que pega el salto del papel a la pantalla. Allá por el 2009 le tocó a “Las viudas de los jueves” que digirió Marcelo Piñeyro, cinco años después es el turno de “Betibú” de Miguel Cohan, que además de dirigir es coguionista.

Un tal Chazarreta, poderoso empresario que en su momento había sido acusado de asesinar a su mujer, aparece muerto en el country “La Maravillosa”. Los encargados de investigar el caso serán dos periodistas y una escritora de novelas policiales apodada Betibú. Como una versión local de Brad Pitt y Morgan Freeman en “Seven”, Alberto Ammann cumplirá el rol del novato altanero que llega con energías frescas para hacerse un lugar en la redacción del diario El Tribuno, del otro lado estará el gran Daniel Fanego como el que tiene los contactos y la experiencia pero también el cansancio de quien está próximo a retirarse. La tercera y acaso la más incisiva en lo que respecta a la investigación será Mercedes Morán, que demuestra una vez más por qué es una de las mejores actrices de nuestro país. El reparto lo completan Marina Bellati, Norman Briski, Lito Cruz, Osmar Núñez, Mario Pasik, Carola Reyna y Gerardo Romano, cada uno de ellos aportando desde su papel la calidad actoral que sin dudas es el rubro en el que se destaca la segunda película de Cohan.

Es una pena que el final no rinda como sí lo hacen los primeros dos tercios del film. Que se haya recurrido al nunca efectivo y facilista recurso de la voz en off para atar los cabos sueltos del guión hace que el espectador deje la sala con cierta decepción.

Con sus aciertos y con sus fallas, “El crítico” y “Betibú” se ubican como dos estrenos atractivos y de calidad en un 2014 que a nivel nacional promete y mucho.//z

Arecia_Octubre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.