DAREDEVIL: Con los ojos no te veo

Marvel y Netflix unieron fuerzas para traernos esta reencarnación del superhéroe no vidente favorito de Hell’s Kitchen. Una serie que abre las puertas de la pantalla chica a más proyectos paralelos del universo marveliano.

Por Ale Turdó

De parabienes los seriéfilos ortodoxos, la industria del entretenimiento no hace otra cosa más que mimarlos. Y esto es válido en particular para los seriéfilos ortodoxos fans del los superhéroes -y del universo de Marvel en particular- una vertiente que ha ganado un interesante número de adeptos en los últimos años.

En esta ocasión Netflix y Marvel se asociaron para llevar a la plataforma digital una nueva versión de Daredevil, el único abogado de día y justiciero de noche que camina con bastón blanco. Matt Murdock (interpretado por Charlie Cox) es un defensor de la ley que perdió la vista antes de tener la edad suficiente para poder chusmear una revista Playboy a causa de unos químicos que cayeron de un camión y fueron a parar directo a sus ojos. Matt y su socio Foggy tienen un flamante estudio de abogados en el corazón de Hell’s Kitchen, un barrio de la ciudad de New York que sobrevive entre la pobreza y la criminalidad siempre latente.

Lo que nadie sabe es que este joven letrado no vidente vigila las calles por la noche en calidad de justiciero enmarcarado, como bien dictan los cánones del universo comiquero. Y si de universo comiquero se trata, en esta ocasión  se vuelve clave entender que todo lo que sucede en DareDevil (DD) corre dentro del Universo Cinematográfico de Marvel -conocido por los entendidos del tema como MCU- y en particular después de los sucesos que tuvieron lugar en The Avengers (2012), película cuya segunda acaba de desembarcar en las salas de cine. La llamada Batalla de New York”que sucede en la película de Iron Man y su equipo tiene lugar antes de la trama planteada en DD, es por eso que ningún personaje dentro de la ficción puede sorprenderse ante la existencia de sujetos fantásticos y sus diversos poderes. Ya son moneda común.

Daredevil_Serie_de_TV-563047573-large

Charlie Cox se mete de forma correcta en la piel de DD pero, como dicta otra de las reglas de este universo comiquero, todo superhéroe es apenas tan grande como el villano contra quien se mide. Y es ahí donde entra en juego Vicent D’Onofrio (mejor conocido por sus papeles en Nacido para Matar, La Celda y Hombres de Negro) interpretando a Wesley Fisk alias Kingpin, un hombre oscuro que tiene las manos metidas en la política, el comercio ilegal, la justicia y la policía entre otras instituciones. D’Onofrio sabe representar a la perfección a un villano callado que da la sensación de ser una bomba a punto de estallar y dar rienda suelta a toda su brutalidad.

La serie sorprende inicialmente por el tono realista que la compone, a diferencia de otros productos más “fantasiosos” o distendidos de la compañía de Stan Lee. Nos encontramos con una producción donde el drama criminal se ubica por encima de lo fantástico, la violencia gráfica es una constante a través de los 13 capítulos de esta primer temporada. Esta más cerca de El Caballero Oscuro de Nolan que de los Avengers de Joss Whedon por la forma en que logra desarrollar dentro de la trama conceptos como la degradación de la sociedad, la corrupción, el crimen, la venganza y hasta donde estaría dispuesto a llegar un hombre para hacer justicia, y la forma en que sus elecciones lo afectan a él y a aquellos que lo rodean.

Steven S. DeKnight es el showrunner y su antecedente inmediato es la serie Spartacus, conocida por su alto contenido de violencia, lo cual explica un poco el tono de esta nueva producción. Dicho tono es por otra parte también un reflejo del trabajo del mítico Frank Miller desde las páginas del cómic que fue tomado como referencia, en una de las muchas adaptaciones del justiciero ciego que tuvo lugar en las páginas impresas a cargo del hombre que también es responsable de haber dado otro aire a Batman y Watchmen entre otros.

Sin duda es un producto que resultará atractivo a los fans de Marvel al mismo tiempo que puede ser interesante para otro tipo de público que busca ver una ficción un tanto más anclada en la realidad, o al menos en aquello que se interpreta como “real” dentro de las series dramáticas o de crimen contemporáneas.

La crítica especializada no ha hecho otra cosa que decir cosas lindas de esta nueva serie, y ya hay una segunda temporada asegurada. Pero no termina todo acá muchachos, esto es solo el principio y el puntapié inicial que va a preparar el terreno para The Defenders, una suerte de Avengers que se mueve por la misma geografía urbana que DD y se compone de Iron Fist, Luke Cage y Jessica Jones, todos personajes del MCU que tendrán cada uno su serie en Netflix en un futuro cercano.

Así que acomoden el sillón y tengan provisiones a mano, porque tendremos ante nosotros una temporada de binge-watching violento. Violento en el sentido más fantástico y marveliano que se puedan imaginar.//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *