Bajo la camisa de cowboy

Los vaqueros sensibles al ataque. La Humanidad, el esperado disco de Miro y su fabulosa orquesta de juguete,  finalmente vio la luz, y vaya que valió la pena la espera.

Por Claudio Kobelt

Luego de 3 años de su anterior disco, el excelente Los Caminos, llega La Humanidad, álbum cargado de melodías suaves y potentes, donde la voz de Ramiro García Morete brilla dulce e infalible  en esas tiernas canciones folk. La Fabulosa orquesta de Juguete no desentona y rockea duro y parejo, creando un clima y un sonido acordes, donde se destaca el excelente trabajo de guitarras.

El álbum abre con la canción que le da nombre, uno de sus hits innegables, con una de las mejores letras, o al menos de las más emotivas. Le siguen “Camisa de Cowboy”, ideal para cantar en un bar mientras un toro mecánico desparrama otra víctima, donde las botas bailando marcan el ritmo contra el piso del saloon.  Otro pequeño gran hit.

“Zapatos” e “Ido” son gemas. Relatos envueltos en intensas baladas power, crudas y honestas, que junto a la bellísima “Epifanía # 32”, destellan melancolía de atardecer.

“Bariloche” y “Volviendo de Las Flores”, por su energía y melodía contagiosa, son quizás las más pegadizas, con estribillos perfectos para cantar por siempre.

“Simple”, salvaje rocanrol hecho y derecho, cierra la placa, con larga zapada instrumental incluida, no sin antes pasar por “La mística del perdedor”, un encantador y romántico himno country para los losers conscientes del mundo.

A caballo del folk, el country, el pop y el rocanrol de cantina y pelea, Miro y su FODJ entregan un disco para calentar el otoño a pura leña y fuego de canción. Para esperar el invierno con una camisa a cuadros hecha de melodías sinceras y  sol.//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *