BAFICI 17: Segunda entrega

Continúa nuestra cobertura del 17mo. BAFICI con una de las candidatas a ganar el festival, otra solo para valientes y una obra maestra de Estudio Ghibli.

Por Martín Escribano

La mujer de los perros (Competencia Oficial Internacional / Laura Citarella y Verónica Llinás, 2015)

bafici 17 La mujer de los perros

La segunda película de Laura Citarella es codirigida por su protagonista, una outsider que comparte su vida con una jauría de perros callejeros que la escoltan vaya donde vaya. Como una suerte de Mononoke del conurbano, Llinás se mantiene apartada de los de su especie. Se sirve de ellos para conseguir objetos y herramientas (botellas, una pala, fósforos, alguna red abandonada) que le permitan sobrevivir; aunque en realidad, si bien el invierno y la lluvia suponen una amenaza para la salud, no se trata de supervivencia sino de la vida que parece elegir. Hay una escena notoria en la que la mujer (no sabemos su nombre ni tenemos datos de su pasado) bordea un alambrado. Del otro lado el pasto está corto, la gente viste bien y también hay perros, con correa. A lo largo de la película se verá qué es lo que tienen para ofrecer aquellos que están del lado de la civilización. La interpretación de Llinás es certera, apenas si abre la boca durante todo el film. Sus gestos le bastan para fluctuar entre el convencimiento y el desvarío. La cámara de Citarella fluctúa también entre lo más próximo y la lejanía, yendo del pelaje de los animales hasta ese memorable plano final en el que el paisaje, la mujer y sus perros nos regalan una simple y memorable conclusión.

Starry Eyes (Competencia Vanguardia y Género / Kevin Kolsch y Dennis Widmyer, 2014)

bafici 17 starry eyes poster¿Querían terror? Acá tienen. Y viene con gustito a Cronenberg. Estamos ante la historia de Sarah Walker (una contundente Alex Essoe) que, como cualquier hija de vecino, trabaja en una cadena de comida rápida y sueña con ser actriz. Sus amigos la tientan con una producción independiente de bajo presupuesto pero ella piensa en grande. Y cuando esa frase que dice que uno debe tener cuidado con lo que desea porque se le puede cumplir surte su efecto, Sarah cae en una audición bien particular comandada por un par de extraños sujetos que parecen parientes cercanos de la lyncheana Grace Zabriskie. A partir de aquí, el ascenso/descenso a los infiernos de la fama. Cuenta la leyenda que, durante su etapa de financiación vía Kickstarter, el proyecto supo capturar la atención del autor de Fight Club: Chuck Palahniuk. Se dice, también, que durante su première en Nueva York uno de los espectadores se desmayó con ganas. De visión obligatoria para amantes del terror y más visceral que Maps to the Stars pero con su mismo espíritu, Starry Eyes es otra muestra de que algo anda mal en Hollywood y que el acceso a sus ventajas y beneficios supone que rueden no una sino varias cabezas. Y ya que estamos, si chorrea la sangre, mucho mejor.

Kaguya-hime no Monogatari (Baficito / Isao Takahata, 2013)

bafici 17 Kaguya-hime no Monogatari

Mientras otra película de la factoría Ghibli se estrena en el circuito comercial (estamos hablando de Se levanta el viento, última película como director de Hayao Miyazaki), llega a las salas porteñas esa obra maestra que es El cuento de la Princesa Kaguya. Dos años después de su estreno en tierras japonesas, luego de su nominación al Oscar y de su paso por los festivales de Cannes, San Sebastián y Sitges, el largo basado en El cortador de bambú, cuento popular anónimo del siglo IX, agotó rápidamente las entradas de todas sus funciones.

Erróneamente programada en la sección Baficito (pues no es un film para niños), la última cinta de Ideo Takahata, a quien conocemos por esa otra obra maestra animada que es La tumba de las luciérnagas, entrega dos horas y cuarto de una animación sublime que mezcla pastel, lápiz y acuarela. Musicalizada por el capo de Joe Hisaishi, El cuento de la Princesa Kaguya es tan simple, pequeña y bella como esa vara de bambú de la que proviene la princesa. Es, también, una experiencia extraordinaria que solo puede entregar ese arte que nos convoca. Si el cine existe es para que podamos ver películas como esta.//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *