Ash vs. Evil Dead: Groovy Baby!

Una de las sagas más épicas del Terror Fantástico vuelve con una adaptación televisiva, de la mano de su creador Sam Raimi y su actor fetiche Bruce Campbell ¡Deadites y motosierras para todos!

Por Ale Turdó

Siempre son extraños los motivos por los cuales un producto audiovisual se vuelve “de culto”. ¿Se debe al encanto inocente del bajo presupuesto? ¿A la falta de pudor de los creadores jóvenes que quieren sacudir el avispero? ¿Al hecho de no tomarse a sí mismos tan en serio? Evil Dead es una saga de Terror y Fantasía –y mucho slapstick– que cuenta con tres películas en su haber, las cuales dieron a conocer a Sam Raimi: un director con una visión y un timming muy particular para combinar los sustos con el absurdo. Desgraciadamente después se metió en camisa de once varas cuando dirigió la trilogía de Spider-Man… pero eso es agua de otro pozo.

Tan importante fue Raimi en Evil Dead como su protagonista Bruce Campbell. Se volvió el actor fetiche del director, y así como Liam Neeson tiene un set muy particular de habilidades para romper cabezas, Campbell tiene un set muy particular de habilidades para el humor físico: su caras, acrobacias y reacciones son parte fundamental de eso que compone el espíritu de la saga original, nada hubiese sido igual sin el bueno de Bruce, que se convirtió en un ídolo indiscutido del fandom gracias a Evil Dead.

El culto de seguidores de la saga es tan grande y persistente, que los rumores de una nueva producción revolotean en el aire prácticamente desde que se terminó de rodar la última (Evil Dead: Army Of Darkness, de 1992). Los rezos fueron escuchados y en la San Diego Comic-Con del año pasado se conformó un panel especial que comunicó la buena nueva: Evil Dead iba a tener una continuación en la pantalla chica, con Raimi y Campbell subidos al barco.

ash-vs-evil-dead-posterEs así como Ash Vs. Evil Dead vuelve de la mano de la señal norteamericana Starz, con una primera temporada compuesta por 10 episodios, el primero de ellos dirigido por el propio Sam Raimi. La historia es retomada 30 años después de lo sucedido en la última entrada de Evil Dead. Aquí nos encontramos con Ash (Bruce Campbell vuelve a darle vida al personaje que claramente nació para interpretar) trabajando en una tienda de mala muerte y llevando una vida de lo más mundana, tratando de olvidar su pasado como guerrero de lo sobrenatural en la soledad de su casa rodante (el símbolo más pregnante dentro de la cultura yanqui para representar al más perdedor de los perdedores). El hecho de que Ash quiera olvidar su pasado no significa que deje lado su costado miserable y arrogante, razón que en última instancia vuelve a desatar el mal sobre la tierra y él es el único que puede detenerlo.

Originalmente íbamos a tener una cuarta película de la saga, pero los creadores tenían tanto material que decidieron adaptarlo en formato serial. Y sinceramente podemos decir que el corazón de la serie está en el lugar correcto: Campbell en plan anti-héroe forzado a hacer lo correcto funciona tan bien como siempre, el sello estético de Raimi sigue siendo relevante en el Siglo XXI y nunca deja de ser divertido ver la eterna lucha del bien y el mal desde la perspectiva de personajes que a pesar de ser falibles tienen un corazón enorme que los termina ubicando siempre en el epicentro de la acción.

Respetando el canon original, las tripas, la sangre, los golpes, las decapitaciones y las amputaciones están a la orden del día. Gran parte de este mérito se lo debemos a la cadena Starz, la única según los productores que les permitía absoluta libertad creativa.

Los diez capítulos de esta primer temporada presentan una historia que conforma el arco general de la serie, y cada capítulo en particular funciona como una suerte de monster of the week, donde Ash y sus dos aliados (un inmigrante bastante ilegal y una cajera, ambos colegas laborales) enfrentarán semana tras semana alguna amenaza sobrenatural lo suficientemente entretenida y manejable como para resolverse en treinta minutos. No se puede dejar de mencionar la participación de Lucy Lawless -mejor conocida por todos como Xena, la Princesa Guerrera- como la agente que investiga a Ash y el misterio que lo rodea.

La segunda temporada fue confirmada incluso antes del lanzamiento del piloto, por si quedaban dudas de la fé que tienen Starz y los productores en este proyecto. Una serie que tira todos los firuletes posibles para satisfacer a una tribuna que responde en concordancia, y de esa forma se hace un lugar entre tanta serie de superhéroes, zombies y dramas realistas que abundan en la caja chica. Nada podría ser más groovy baby//∆z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *