Vos y yo nos vamos a salvar

El pasado miércoles Las Ligas Menores llegaron al Centro Cultural Matienzo para confirmar su infinito crecimiento.

Por Claudio Kobelt
Fotos de Nadia Guzmán

Sus shows en el último Festilaptra, en la fecha de febrero pasado con Bestia Bebé y Atrás Hay Truenos en Niceto, y en sus calurosas presentaciones en El Especial, confirmaron a Las Ligas Menores como uno de los grupos con mayor evolución en cuanto a público y sonido. Su ascendente convocatoria y la creciente repercusión de su primer LP dejaron constancia de un grupo en pleno estado de ebullición y que a cada instante parece crecer más y más. Como prueba de ello, Las Ligas afrontaron el reto de ser el número principal en la noche del miércoles 1 de Abril en el Centro Cultural Matienzo, un espacio tan grande como las expectativas ante semejante desafío, pero no lo harían en soledad.

Srta. Trueno Negro abrió la noche con sus canciones etéreas y graves, poseedoras de una resonancia seca e impactante gracias al contrapunto logrado entre la voz cansina y monótona de Natalia Drago y las melodías enérgicas y claras de la banda que la acompaña. La batería empujaba, la guitarra danzaba y el teclado coloreaba los paisajes sensibles narrados por esa voz con aparente abulia e infinita melancolía, y en esa polifonía hipnótica y sentimental reside su secreto encanto. Drago posee un cantar misterioso, oscuro, como salido del mundo de los sueños y la nostalgia, el vehículo justo para esas descripciones hechiceras y detalladas de los actos cotidianos y su olvidado romanticismo.

03 Srta. Trueno Negro (1)Los Súper 1 Mundial fueron los siguientes en subir a escena. El grupo, formado por tres de los miembros de los recordados Go-Neko!, recuperó en parte la esencia de su anterior banda pero poniendo el foco en otros aspectos sonoros y estructuras. Pipe Quintans, al comando de las máquinas, fue el corazón y el nucleo del sonido mundial, la consola de mando de una nave que se movía entre un krautrock fervoroso y un space rock introspectivo. Allí ponía la lupa en selectos climas y detalles, seteando el destino de nuestra atención hacia las diversas atmosferas y sus posibilidades. Desde la guitarra, Manu incorporaba texturas y notas sutiles pero decisivas en la construcción de ese sonoro espíritu del cosmos, mientras que Tom Quintans en la batería fue un motor justo y preciso. Verlo tocar en vivo es ver brillar en lo suyo a uno de los mejores bateristas del país. Pipe fue también el encargado de la voz, repitiendo frases o gritos cruzados por un vocoder robótico que la envolvía de cierto encanto metálico y que aportó indudablemente a esa sonoridad cósmica, alienígena, como la música que bailan los planetas al momento de estallar.

02 Super 1 Mundial (1)Con una despojada versión de “Movimiento”, Las Ligas Menores abrieron su show ante un Matienzo colmado de fans, confirmando así lo antes expuesto. Le siguió “Tema 7”, dando inicio formal a un baile salvaje y un pogo feliz, porque cuando sus canciones suenan su público baila sonriente, se empuja cantando a viva voz esas canciones dulces y calientes sobre búsqueda y desamor. La descarga guitarrera de “Renault Fuego” multiplicó la energía y subió la temperatura del aire con ese relato frustrado sobre la noche soñada, a la que le pegaron “Europa” y su coro furiosamente catártico.

01 Las Ligas Menores (11)Entre el público, el mosh era cada vez más intenso, sostenido por decenas de alas-brazos en comunión, y movilizados por el poderoso embrujo de un puñado de canciones pop con fuerza punk y lo mejor de la nación alternativa. La iluminación fluía del rojo al fucsia, en concordancia con la policromía que denotan en sus melodías y sentir proyectado, mientras que su sonido claro y fuerte impacta y muta en forma de baile y movimiento.

01 Las Ligas Menores (12)Parte del éxito de la formula es la utilización de diferentes cantantes según el sonido y la lirica lo requieran, así Anabela Cartolano es una portavoz enérgica y honesta de la nostalgia y el desencanto; María Zamtlejfer, con infinita ternura, encarna la búsqueda y el deseo; y Pablo Kemper, dueño de una simpleza encantadora, es la voz de un futuro romántico y final. El baile no se detuvo ni por un minuto, y las masas agitaban y coreaban agradecidas cada instante, con los brazos extendidos al aire y cantando más fuerte que la voz principal amplificada. Tras la hermosa “Miércoles”, Las Ligas se despidieron pero el grito del publico pedía más a lo que el grupo respondió con dos canciones, incluyendo una frenética versión “De la mano” para el gran final.

01 Las Ligas Menores (1)Esta ha sido una noche especial. Se veía en la sonrisa de los músicos, en la agitación de los asistentes, en el aire caliente de tanta canción. Las Ligas Menores dieron otro gran paso en su carrera, uno que los posiciona entre los grupos más interesantes y de mayor proyección de la escena independiente para hacernos pensar que, tal vez, vos y yo nos vamos a salvar.//z

01 Las Ligas Menores (9)

02 Super 1 Mundial (3)

Un comentario en “Vos y yo nos vamos a salvar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *