Vinilos y era digital

El cantautor Pablo Dacal lanzó su nuevo disco El corazón es el lugar en formato vinilo fruto del Crowdfunding, o financiamiento colectivo a cambio de recompensas. Doce canciones criollas contemporáneas que prometen.

Por Pablo Díaz Marenghi

Al describir la escena musical rioplatense contemporánea, es imposible esquivar el nombre de Pablo Dacal. Músico y cantautor, ex integrante de The Killer Burritos entre 1998 y 2001, ha atravesado diferentes formatos, con mayor o menor intensidad rockera, para devenir en un cantor de música popular y acústica. En tiempos de era digital, descargas de música masivas via internet y replanteos por parte de las compañías discográficas, el músico presenta su octavo disco El corazón es el lugar, que ya estaba terminado desde febrero de 2013 pero cobra forma de vinilo gracias al Crowdfunding (financiamiento colectivo) cumplido el 10 de abril de 2013. A través de una herramienta que se vislumbra como una alternativa revolucionaria en la industria musical, desembarcan las nuevas melodías de Dacal junto a la orquesta Las Guitarras del Tiempo.

Dacal no es un simple músico. El adjetivo multifacético se queda corto para describir su vasta obra musical y artística. Formó el conjunto Viajantes con el cual editó el disco El Progreso (2009) con sonidos cercanos al rock progresivo y a la psicodelia. Al mismo tiempo, fundó en 2003 la Orquesta de Salón con la que giró por teatros, bares y pubs desperdigando ritmos acústicos, populares y minimalistas. Además, Dacal escribió artículos para revistas literarias y culturales, condujo dos programas de radio, incursionó en la actuación y compuso la música para trece obras de teatro. El hombre no se queda quieto. En la actualidad, con su incursión en plataformas digitales para solventar su último trabajo discográfico, suma un capítulo más a su heterogénea trayectoria.

Ahora bien, ¿De qué hablamos cuando hablamos de Crowdfunding? Según Ideame, plataforma elegida por Dacal para llevar adelante su proyecto y una de las principales en América Latina, el mecanismo es: “Creadores presentan ideas que necesitan financiamiento. Colaboradores descubren, financian y ayudan a compartir esas ideas. Entre todos, generamos impacto social, educativo y económico”. Es decir, cooperación entre ideólogos y consumidores –en este caso, entre artistas y adeptos a ciertas propuestas culturales– para financiar sus proyectos a cambio de recompensas. Este mecanismo ha cobrado un peso cada vez mayor en todas partes del mundo. Según un informe de la agencia Reuters publicado el 8 de abril en su sitio web, el financiamiento colectivo aumentó un 105 % en Norteamérica recaudando U$S 1.600 millones, en Europa %65 de aumento y U$S 945 millones de recaudación, mientras que en Latinoamérica, Asia y África un %125 y U$S 115 millones respectivamente.

En la Argentina, y en la escena musical independiente en particular, pueden encontrarse antecedentes de estas prácticas cooperativas por medio de las redes utilizadas por Dacal. El dúo acústico conformado por Ariel Minimal y la cantautora Flopa Lestani, Flopa/Minimal, financió su segundo disco La piedra en el aire con el aporte colectivo a través del Crowdfunding. Otro caso externo al ambiente de la música pero propio de la industria cultural, es el de la serie “Mamá soy gay”, producida por la actriz Sofía Elliot exclusivamente para la web y financiada por aportes en el sitio Idea.me. Asimismo, el grupo Mateo de la luna en compañía terrestrial también apela a esta nueva metodología para editar su primer disco, La energía de los planetas. Propuestas diversas que confían en la misma plataforma para impulsar sus proyectos desde una perspectiva auto gestionada y propicia para el auge digital contemporáneo.

En este contexto se enmarca el más reciente proyecto de Pablo Dacal. Él mismo describe el contenido del mismo como “ocho canciones criollas contemporáneas, tres versiones de género y una postal findelmundista del Santanderiano Nacho Mastretta, con ritmos y armonías de tradiciones diversas, dando paso a la invención y el desarraigo”. El proyecto original surge en La Dulce Revolución, evento multidisciplinario organizado junto a otros artistas en Barracas donde desarrollaron un repertorio con aires de tango, milonga y vals tomando como punto de partida a Ignacio Corsini, Agustín Magaldi o Gabino Ezeiza.

Las recompensas por contribuir al disco de aumentaban a medida que se incrementaba el aporte financiero. El radio abarca desde un ejemplar en vinilo del disco y su respectiva clave para descargarlo en formato digital, hasta el mismo premio y agregados. Copia en CD, invitación a una presentación exclusiva para los participantes, remera “El corazón es el lugar”, mención en el diseño como co-productor del disco y el plato fuerte para fanáticos: un concierto privado en sitio y fecha a convenir durante 2013.

El objetivo está cumplido y una nueva experiencia fructífera se suma a la buena imagen que el crowdfunding comienza a forjar a fuerza de alternativas frescas y adecuadas a los tiempos que corren. En ese océano se sumerge Pablo Dacal; en épocas de redes sociales y era digital, logra hallar un punto medio donde colarse con su guitarra criolla al hombro y construir una nueva obra en un formato clásico como el vinilo. Lo nuevo y lo viejo se funden generando una alternativa, quizás, superadora.

Pablo Dacal se presenta hoy en el ciclo “Hay otra canción” junto a Nacho Rodríguez en el ND Ateneo (Paraguay 918, CABA) a las 21hs.

Arecia_Octubre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.