Veinte años de hermandad: Los Hosen de festejo por Argentina

Los Die Toten Hosen cumplieron 30 años como banda y 20 de visitas a nuestro país. Lo festejaron con un histórico show en el Malvinas Argentinas.

Por Gonzalo Penas

Fotos de Martín Benavidez

¿Puede una banda alemana ser anfitriona predilecta de nuestro país? La siguiente crónica tratará de responder  -en gran parte- a esa pregunta.  Los Die Toten Hosen se presentaron el sábado 15 de septiembre en el Estadio Cubierto “Malvinas Argentinas” para festejar no solo sus 30 años de historia sino también para hacer un histórico show a 20 años de su primera visita al país. El 11 de septiembre de 1992 los Hosen tocaron en Halley (en lo que fue la presentación de Pilsen, ya disuelto los Violadores) y fue amor a primera vista. Volvieron en el 94, otra vez para telonear a Pil, en el 96 para el último show de los Ramones y recién en el 97 fueron cabeza de cartel. De ahí hasta ahora el amor nunca terminó. Tal es así, que en su próxima visita, en el año 2000 en Museum, grabaron su dvd “En misión del señor”. En el 2002 hicieron un par de shows en El Teatro para la presentación de Auswärtsspiel; en el 2003 además de tocar en el Quilmes Rock hicieron uno de los mejores shows de todas las visitas, llenando el Luna Park; en el 2005 tocaron en el Pepsi Music y llenaron El Teatro en un show que se hizo “de boca en boca”. Las últimas apariciones de los alemanes por Buenos Aires fueron 3 shows en el 2009 (El Teatro, Pepsi Music y un show gratis frente a la galería Bond Street en plena calle) y en el verano del 2010 en Auditorio Sur de Temperley. Después de todo este prontuario en Buenos Aires no podía pasar desapercibido ni sus 30 años ni los 20 visitando el país.

Los festejos empezaron el martes 11 –exactamente 20 años después de su primer show en Buenos Aires- con un mini concierto en los estudios “Luis Alberto Spinetta” de la radio FM Vorterix. Esa misma noche hicieron un show en El Teatro (ahora llamado Teatro Vorterix, propiedad de la FM) con entradas agotadas en menos de 4 horas. Pero el sábado fue histórico, no solo por el festejo en sí sino por el excelente recital –con un set list solo para fanáticos- que hicieron. Todo empezó a la tarde, cerca de las 19, con la banda de Pil que hizo varios clásicos de los Violadores: “Más allá del bien y del mal”, “Mercado Indio”, “Ellos son” y “Bajo un sol feliz” fueron bien recibidos por el poco público que llegó temprano al Estadio Cubierto Malvinas Argentinas. Más tarde, un invitado de lujo para los festejos: CJ Ramone con su banda para interpretar varios temas de los Ramones, la banda que dejó un enorme vacío desde 1996 (año de su separación) en el país y posiblemente los Hosen hayan llenado, no solo por el punk rock sino por el fanatismo que despiertan en sus seguidores. Desde “Judy is a Punk” hasta “Sheena is a punk rocker” pasando por “I wanna be your boyfriend” y “She’s the one” el publico pogueó con las canciones de la banda de sus vidas.

Pasadas las 21 –y con papelitos, como si fuera la salida a la cancha de un equipo de fútbol- salieron Campino (voz), Kuddel y Breiti (guitarras); Andi (bajo) y Vom Ritchie (batería) para dar un extenso show de más de 2 horas. El recital empezó con “Drei kreuze” y “Ballast der republik” (como empieza su último disco Ballast der Republik, 2012) para seguir con tres clásicos “Liebesspieler”, “Auswärtsspiel” y “Du lebst nur einmal (vorher)”. Con el estadio repleto, hubo varios tips que los seguidores de los Hosen interpretaron apenas empezaba cada canción. Así es como en “Hang on sloopy” el público movió las manos levantadas de izquierda a derecha o en “Steh auf, wenn du am boden bist” se sentaron en el piso y se levantaron en el primer párrafo para saltar cuando llegó el estribillo (la canción en castellano se llama “Levántate cuando estás en el suelo”). Después de “Bonny & Clyde” –clásico de la etapa más noventosa de la banda- subió al escenario el primer invitado de la noche: Piltrafa, con quien hicieron “Uno, dos, ultraviolento” y “Represión”, los dos máximos clásicos de Los Violadores, banda amiga de los Hosen y sin la cual no hubiesen pisado suelo argentino allá por el año 1992. Después vinieron una catarata de canciones que ya son himnos de la banda: “Hier kommt Alex”, “Pushed Again” y “Wunsch dir was”.  Otra banda invitada fue Attaque 77, que subió para hacer entre todos “Dónde las águilas se atreven”. Campino explicó que se hicieron amigos de los A77aque en la fecha donde telonearon a los Ramones en 1996. Antes de hacer el primer intervalo, tocaron “Días como estos” y el estadio se cubrió de papelitos de colores. Momento emotivo y que hacía entender que la fiesta se estaba terminando. Pero con los Hosen los recitales parecen nunca terminar o al menos, siempre queda un poco más.

Se vivía una noche histórica arriba y abajo del escenario en La Paternal. Abajo por la excitación que producía ver semejante recital, arriba por los festejos y también porque la banda fue distinguida como Huéspedes de Honor de la Ciudad de Buenos Aires. Al escenario subieron Norberto “Ruso” Verea (ex arquero, actual periodista y fan de la banda) que presentó a la legisladora María José Lubertino quien le ortorgó la plaqueta a la banda y se fue con un tremendo beso de Campino. La banda agradeció y pidió perdón de antemano por su precario castellano para cantar “Mi Buenos Aires querido” en versión punk. Luego de unos puñados de temas como “Paradies”, “Liebeslied” y una de las grandes sorpresas del set list como “Reisefieber” -del disco debut Opel-Gang (1983) que erizó la piel de muchos y emocionó a algunos hasta las lágrimas- subió al escenario CJ Ramone para tocar los covers “Blitzkrieg Bop” de los Ramones y “Should I stay or should I go?” de los Clash.

Luego del último intervalo, Breiti mencionó que iban a tocar un tema que tal vez muchos no conozcan pero que era una canción muy vieja y se la dedicaban al público que los siguió a todos lados. Cabe mencionar que vinieron en un vuelo directo desde Alemania cerca de 40 alemanes para ver a los Hosen en Argentina y también varias personas de Brasil que desplegaron en el campo una bandera de su país. La canción era la increíble “Wort zum Sontag” y al contrario de lo que pensaban los integrantes de la banda, la canción no solo la conocían la mayoría sino que fue otro punto fuerte, emotivo y hasta incluso sopresivo del set list del recital. Para finalizar, como es costumbre, cerraron con “Schonen Grub, auf wiederseh’n”, con el público moviendo los brazos de arriba hacia abajo en todo el estribillo, y el himno del club inglés Liverpool “You will never walk alone”. Así terminó la merecida fiesta de una banda que en Argentina hace de local siempre. Qué siga así este amor tan puro y tan recíproco. Qué siga así que mientras los Hosen nos sigan visitando siempre habrá motivos para festejar.

[nggallery id=12]

Como siempre agradecemos la gentileza a Mariano Asch por hacer posible el punk en Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *