Una puerta para salir a rockear

El Festival Serpiente de Agua fue un homenaje a toda máquina al nuevo año chino y a las ganas de cinco buenas bandas –con El Perrodiablo a la cabeza- de romperla en Niceto.

Por Seba Rodríguez Mora

Fotos de Florencia Videgain

Otro viernes para derretirse en Capital. Pero por una noche, la gente que fue a Niceto no envidió ningún álbum en Feisbuc de “Gesell con las chicas” o “Uruguay 2013”, por citar alguno. Las Diferencias, Los Espíritus, El Perrodiablo, Los Colmillos y Guachass agitaron el ambiente, cada uno a su manera. Además, ¡instalaron aire acondicionado! Un triunfo del rock. Porque todos sabemos de la fiebre, de la sacadez, del pogo, pero estos febreros nos dejan sedientos y con la sensación de incomodidad propia de la remera mojada y pegada a la espalda. Aburguesémonos, pero hagámoslo con el privilegio de estar ante lo nuevo, lo bueno, las vísceras musicales de Buenos Aires, Montevideo y aledaños.

Gulliver, el portero-astronauta (porque según contó, “todavía está tratando de entrar en órbita terrestre”) abrió las puertas a eso de las 21 hs y la gente fue llegando tranquilísima, tanto que la gran mayoría se perdió a Las Diferencias, una banda con blues-rock que, al igual que Los Colmillos –un gran dúo que de a ratos es trío, pero ya llegaremos a ellos- si tuvieran el nombre en inglés serían grandiosos. Enseguida vino una de las bandas que está en un gran momento, aprestándose a editar su primer disco producto de tres EPs bandcamperos: Los Espíritus. Sin su percusionista por esta vez, hicieron un set como siempre hipnótico, con Maxi Prietto a la cabeza de su fanatismo por el pedal y los efectos flasheros. “Jesús rima con cruz” es el funk borracho de una cantina tex-mex, donde Los Espíritus tocan por las monedas que les tiran con saña los parroquianos. Todo se vuelve bastante espiritual cuando cambia a una especie de reggae no tan canónico, pero seguimos parados sobre el piso, no estamos flotando después de todo.

Un rato después, El Perrodiablo. Toda la furia, el desenfreno y la visceralidad que se puede tener sin morir en el intento estuvieron en esa media hora que les tocó a los platenses. Si Doma y compañía no son lo mejor y lo peor que le pasó al rock argentino en el último tiempo, pega en el palo. Y son las dos cosas a la vez, sino vayan a verlos y después nos mandan un mail contando. Un quilombo perfectamente sincronizado, sin acoples inesperados ni tropiezos, suenan a huracán de fuego y transportan. Doma es un pibe de barrio y birra que recibió el don teatral sexy-border de Jagger o Iggy Pop en su época de gloria máxima. Sin jamás enroscarse con el cable, se lleva prolijamente el micrófono abajo del escenario a descontrolar y cantar con los que se saben la letra, mientras algunas chicas mitad no entienden y mitad le tienen ganas. Arriba queda el resto de la banda, medio en bolas y medio puestos atronando el tiempito que esta fecha les queda en el escenario. Andrea Álvarez aparece de improviso con percusiones varias y la bomba estalla del todo: el bajista se esconde un rato atrás del telón sin dejar de tocar, el baterista llora de emoción mientras le deja la bata a Andrea y su sonrisa. Doma grita “¡Viva Perón!” de la felicidad con su bastón de mando en el aire, rematado en una calavera. Y se termina el set destructivo, ahora quién se va a animar a subir al escenario, enchastrado de rock como quedó.

Salen un muchachito de anteojos hipster y una guitarra, una bajista de voz potente y mucha cámara en el micrófono. Nada más. Pero en el espacio que tuvieron, Los Colmillos  hicieron una lista de canciones traídas del mismo lugar que los Black Keys: bluses mínimos, con la única percusión de un bombo a los pies del muchacho. Es un dúo que a por momentos es trío cuando se suma una armónica, y las canciones ganan en versatilidad. En suma, una bella manera de cortar dos sets pesados.

Cerca de la medianoche, las chicas y los flacos de Guachass se mandaron a una lista de canciones densas, peleadoras, épicas. Camila canta moviendo todo, como quien está despechado y se deja llevar de a poco por la fiesta. Mariana reencarna de a ratos, en un envase chico y siempre muy seria, la Les Paul de Jimmy Page pero a mil revoluciones por minuto. Bien secundadas por la sección rítmica, las chicas reciben gran porcentaje de la atención por todo un acting entre torpe y malintencionado que interpreta la frontgirl. También Camila se baja como Doma del escenario, a perseguir amigas que la vinieron a ver. Montevideo, una oda amor-odio a su ciudad natal, va cerrando este festival y esta noche que salió poderosa. Una como las que nos merecemos los que nos quedamos en Buenos Aires, en la selva gris, violenta y freak que tiene algunos refugios perfectos para que fluya la semana, canalizada en un viernes como éste. Nada mejor.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.