Un proyecto destinado a estar juntos


Proyecto Mariposa
, la nueva película de Sergio “Cucho” Costantino, trae la increíble historia de dos detenidos durante la última dictadura militar, quienes se conocieron y enamoraron mediante las cartas escritas desde el encierro.

Por Agustín Argento

Cómo contar una historia de amor a través de cartas sin clichés; cómo contar la historia de un grupo de detenidos durante el proceso militar de los 70 sin caer el lugares comunes. Uno imagina que estas preguntas pudieron haber surgido en la cabeza del director de Buen Día, Día (2010) y que debió haber exprimido su cerebro para lograrlo. Y lo logró.

Por momentos pareciera una simple historia metafísica de amor, con cuestiones políticas de fondo. Por otros momentos, pareciera una pancarta política, con una historia de amor metafísica por detrás. Cuando uno de los dos elementos está por imponerse, aparece el otro para sacudir al espectador.

Lina y David, militantes peronistas en los 70, caen presos -uno en Buenos Aires, la otra en San Luis- y, por suerte para ellos, fueron blanqueados, lo cual significaba que, a priori, no desaparecerían. Luego de ser enjuiciados, siempre por separado y sin conocerse, son condenados a pasar ocho años en las diferentes cárceles del país. David, en uno de los encierros, comparte celda con Pedro, el padre de Lina, y gracias a él comienza a cartearse con la hija. De ser un intercambio epistolar para pasar el tiempo en la cárcel, pasó a convertirse en una correspondencia que aumentaba en la misma medida que crecía el amor entre ellos.

Hoy David y Lina viven juntos en Buenos Aires y tienen dos hijos. Testimonios de familiares y amigos completan esta increíble historia, cuya investigación, se nota, se realizó en profundidad.

Costantino, además, demuestra el gran manejo de cámaras, lo cual aleja a la película del mero documental periodístico, para rozar el tratamiento que una ficción puede tener. Planos detalle, generales, americanos, tres cuartos y travelling se intercalan para darle movilidad y demuestran la evolución del director de Imágenes Paganas (2013), quién, además, deja en claro su gusto por la música, armando pequeños video clips.

El único punto criticable es el tiempo dedicado al argumento. Recién a los 30 minutos, aproximadamente, se ingresa en la historia de las cartas. Aunque, como se dijo más arriba, el cómo y el por qué Lina y David son encerrados genera una historia paralela igual de interesante.//z

Proyecto Mariposa, de Buen Día Films, se estrena el jueves 9 de julio a las 19.30 en el Cine Gaumont, Rivadavia 1635, CABA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *