The Drones Obsession

Una persona que conocí una vez me dijo que debería escuchar Nico Muhly y que luego escriba sobre él.  Aquí estoy.

Por Glenda Jensen

Habiendo escuchado todo su trabajo me propuse presentarles a este joven compositor para aquellos que no lo conocen, hacer un breve recorrido de su trayectoria musical y por supuesto invitar a todos a que ingresen en el mundo de Muhly para no irse jamás.

Nico Muhly nació en Vermont en 1981 y creció en Providence, Rhode Island, Nueva York. Graduado en la Universidad de Columbia en Literatura inglesa, en el año 2004 recibió una maestría de Musica en la Juilliard School, donde estudió con Christopher Rouse y John Corigliano.

Él ha cantado desde pequeño, y ha compuesto extensivamente para coros, incluidas las comisiones del Clare College Choir y el Coro de Jóvenes de Brooklyn. Saint-Nueva York, Thomas Church encargó y realizó su misa brillante con los cánones, más tarde grabados en su disco Voces de América.

Sus obras orquestales han sido estrenadas en the American Symphony Orchestra, Aurora Orchestra (Seeing is Believing), the Boston Pops (Wish You Were Here), the New York Philharmonic (Detailed Instructions) and the Chicago Symphony (Step Team). Actualmente se encuentra trabajando en un nuevo concierto a pedido de los Five Browns.

También participó en trabajos cinematográficos como Josué (2007) y la nominada al Oscar como mejor película, The Reader (2008). Con el diseñador / ilustrador Maira Kalman, Muhly compuso una obra vocal basada en Strunk & White es The Elements of Style, y ha trabajado con el coreógrafo Benjamin Millepied para crear nuevas piezas para el American Ballet Theatre (From Here on Out), the Paris Opéra Ballet (Triade), y the Nederlands Ballet (One Thing Leads to Another). A su vez ha prestado sus habilidades como intérprete, arreglista y director de orquesta a otros músicos, como Antony and the Johnsons (The Crying Light), Björk (Medúlla, Drawing Restraint 9, Volta), Bonnie “Prince” Billy (The Letting Go), Doveman (The Conformist), Grizzly Bear (Veckatimest), y Jónsi de Sigur Rós (Ir).

Entre sus colaboradores más frecuentes se encuentran sus colegas de Bedroom Community. Valgeir Sigurðsson, músico islandés que ha colaborado con Muhly en Speaks Volume de 2007. Fue gracias a Speak Volumes que  Muhly fue invitado a presentar conciertos, tanto en el Carnegie Hall y el Museo Whitney. Desde entonces, ha publicado un segundo álbum, Mothertongue (2008), y trabajó en estrecha colaboración con compañeros de sello Valgeir, Ben Frost y Sam Amidon en sus respectivos trabajos solistas. Valgeir colaborado con Muhly y el perfumista Christophe Laudamiel para crear el “scent opera” Green Aria (2009), que se estrenó en el Museo Guggenheim de Nueva York, y en el ballet I Drink the Air Before Me a cargo de Stephen Petronio de la Dance Company para el 25to aniversario y fue lanzado en CD por Decca en el otoño del 2010.

Recientemente, comenzó a componer ópera. Estuvo a cargo de la  canción “The Adulteress”, en el año 2009, para la soprano Jessica Rivera que debutó en el Carnegie, y ese mismo año, el contratenor David Daniels y the Academy of St. Martin in the Fields realizó su Vocalise and Drones. En el 2012 estrena en el National Youth Orchestra del Reino Unido en colaboración con el coreógrafo Benjamin Millepied del New York City Ballet.

Una introducción a los Drones

Se llama Drone al sonido prolongado sobre el cual se suceden diferentes acordes. El Drone más habitual tiene lugar en el registro del bajo, aunque puede darse en otro registro vocal distinto. Habitualmente, es producido por la nota tónica o una quinta de la tonalidad en la que se está desarrollando el pedal, aunque en algunas ocasiones se puede realizar con otros intervalos.

Un Drone suele empezar con una armonía consonante en relación a sí mismo, por lo que el primer acorde suele contener la nota pedal; progresa hacia armonías menos consonante con él y finaliza sobre una armonía totalmente consonante.

Tiene tres fases: preparación, clímax y resolución. En la primera fase se debe establecer la nota que produce disonancia en función de la relación melodía-armonía y que dicha progresión de consonancia hacia disonancia sea fundamental, quinta, tercera, séptima y tensiones.

En la música clásica del subcontinente indio se utiliza el Drone como base durante el desarrollo de una actuación musical. El instrumento encargado de esta función es la tanpura, el surpeti, o el dispositivo electrónico shruti box.

Sobre su trilogía Drones

Muhly comenzó a escribir las piezas Drones como un método para desarrollar ideas armónicas sobre una estructura estática. La idea es algo parecido a cantar junto con un aspirador, o con el zumbido sutil pero constante en la mayoría de las casas. Muhly dice: “Nos rodeamos de ruido constante, y las piezas Drones son un intento de honrar a estos drones  y estilizarlos”. Así sintetiza su primer álbum de la triada Drones.

Drones y Viola se compone de cuatro pistas y fue grabado por Paul Evans en los estudios de efecto invernadero en Islandia y producido por Valgeir Sigurdsson y con Bruce Brubaker en el piano.

Nico Muhly tiene un don. Su álbum de 2007, lo dice todo, se abre con un violonchelo, que rápidamente lleva a una caída de varios octavos. Mothertongue, de 2008, se  lanza frenéticamente con una repetida de alto voltaje. En el 2010, Drink the air before me, perforó con una serie de flechas, algo stacatissimo, delicioso de  la música de orquesta, tan  ominoso que retumba.

Variado, exótico, Muhly es siempre señal de una verdadera experiencia de sonido. Con sus álbumes  Drones & Viola, y Drones & Piano, Muhly  deja los oyentes en estado catatónico: un arabesco repite en un violín curvas y giros como varias capas adicionales de cuerda y percusión se suman un espiral, a la vez complementan y contrastan toda la obra.

Muhly cuenta con una refinada sofisticación, templado con un sentido del humor descarado que permite a los oyentes a confiar en sus impulsos y caprichos musicales de manera implícita. Para una pieza tan estimulante, es un consuelo  poder deslizarse en este paseo musical al compás de Violas & Pianos.

Muhly escribió Drones & Piano, “como un método para desarrollar ideas armónicas a través de una estructura estática”. Él dice que no es muy diferente cantar junto a la aspiradora o escuchar el sutil zumbido que producen las viviendas, los sonidos ambiente. Y afirma: “me encantan (…) estoy grabando continuamente ruidos de ambiente, que no cambian. Me alojé en un hotel en los Países Bajos el mes pasado en el hueco del ascensor tenía ese sonido glorioso de una quinta abierta. El aire acondicionado de mi casa, el zumbido de una lámpara halógena. “

Las piezas  de Muhly se enrollan en la tradición minimalista, y su obra es un homenaje a todos los músicos que hicieron la drone music de los años 60 y 70.

Los exploradores de la Drone Music fueron: Theater of Eternal Music (aka The Dream Syndicate: La Monte Young, Marian Zazeela, Tony Conrad, Angus Maclise, mi queridísimo John Cale ), Charlemagne Palestine, Eliane Radigue, Philip Glass, Kraftwerk, Klaus Schulze, Tangerine Dream, Sonic Youth, Band of Susans, The Velvet Underground, Robert Fripp & Brian Eno, Steven Wilson, Ghola, Phill Niblock, Michael Waller, David First, Kyle Bobby Dunn, Robert Rich, Steve Roach, Earth, Rhys Chatham, Coil, If Thousands,  Labradford, Lawrence Chandler, Stars of the Lid,Lattice, Sonic Boom, Sheila Chandra, Hwyl Nofio, Janek Schaefer, This Will Destroy You and Sunn O.

Muhly confiesa: “yo estaba pensando en William Basinski, por supuesto, y LaMonte, Kraftwerk, por supuesto, allí también, como es la música ambiental de Aphex Twin. Voy a contar un secreto sucio que es que creo que no he oído más de veinte minutos de Sonic Youth”.

Drones & Piano es una obra de cinco pistas de tres minutos de duración o menos, aparte de la Parte III (The 8th Tune), que es un poco más de un minuto. Cada pieza  tiene su propio carácter, con el piano, la viola y una edición muy cuidada y arreglada de manera finísima Muhly eligió el pianista Bruce Brubaker por su “forma específica, por la emoción de la música, aparentemente seca “. La Parte I se inicia con un piano paranoico, hipnótico en capas sobre un zumbido encadenado.

Drones & Viola continúa en la segunda parte con acordes bonitos y entrecortados. La Parte III (Material with no Strings)  avanza con sutiliza y velocidad. En este caso, los drones parecen zumbidos de insectos y el piano, que suena como un cableado frenético, se vuelve más y más enredado antes de que llegue a un  suave y tranquilo coda perfectamente en la Parte IV. Esta canción se siente como un amanecer fresco, cubierto de rocío, una pequeña melodía frente al fuego. Su marcha se espera en una melodía suave y sinuosa, con la cremosidad que nos ofrece desde el piano.

El final se inicia con una sacudida. Cadenas frenéticas rozan los drones antes de romper en cadenas  de drones glissando  y acordes ostinato. La pieza no se resuelve por completo, deja espacio libre a las secuelas.

Muhly en una nota que dio al diario británico The Telegraph dice: “hice un gran mapa de la pieza y resolví básicamente cuán lejos quería alejarme de las notas  Drones. La grabación del piano es una de las tantas piezas de estos Drones. Yo comencé resolviendo sobre la textura del Drone, y desde allí recalibré mi sentido de disonancia/consonancia  en el tono del lenguaje de una pieza con dos notas siempre sonando”

“El silencio es tradicionalmente una característica importante de la música drone. De hecho, el último movimiento de la Sinfonía monotonía de Yves Klein es de 20 minutos sin un sonido”, rescata Muhly. Y agrega “el silencio es tremendamente importante. De hecho, algo que siempre me acuerdo de uno de mis profesores de música  es que la música comienza con el silencio. En la casa de mis padres en Vermont en el invierno, puede ser tan silencioso como una tumba, marcado por el sonido extraño de fusión del hielo en el techo. Es el Cielo (Heaven)”

Muhly tiene el mundo de la música a sus pies. Cree en el lenguaje, en el silencio y lo convierte en música. Su trabajo es una vertiginosa mezcla de dulzura coral, de energía minimalista, de una efímera  manipulación electrónica y de una mágica invención lírica, todo reunido por un hilo emocional y dramático del que pocos podemos escapar.

Para escuchar parte de la trilogía de los drones de Nico Muhly:

Bandcamp

 

 

Arecia_Octubre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.