The Code: Un Whodunnit australiano

Desde las lejanas tierras australianas llega una serie a puro suspenso conspirativo, crímenes y ciberataques a gran escala. Tiembla el Cuarto Poder.

Por Ale Turdó

Cualquier procrastinador habitual de la web habrá visto seguramente algún que otro chiste -o meme en sentido más contemporáneo de la palabra– sobre Australia, y como este país del continente oceánico es hogar de algunas de las criaturas más mortales del planeta: serpientes, arañas, escorpiones y tiburones entre otras especies poco amistosas. The Code viene a echar por la borda este mito: a veces el ser humano y su ansia de poder puede convertirse en el ser más mortal del mundo.

La nueva serie se ha convertido en una sensación desde su estreno en septiembre del 2014 y cuenta la historia de Ned Banks (Dan Spielman), reportero de un sitio web llamado Password a la espera de una historia que lo ponga en primera plana tanto literal como metafóricamente. Cuando Ned recibe por e-mail un video sobre un accidente de auto en una zona rural de las afueras de Canberra llamado Lindadra, un sinfin de hechos sospechosos comienzan a sucederse, como si un poder superior no quisiera que la noticia vea la luz.

Ned intentará llegar al fondo del misterio con la ayuda de su hermano Jessie (Ashley Zukerman) un joven con principios de autismo recién liberado de prisión por crímenes cibernéticos. Al mismo tiempo que trabaja en el caso desde Canberra, Ned tiene una fuente de confianza en la alejada Lindara: Alex Wisham es docente en la escuela del pueblo y es quién envió el video a Ned, en el cual se ve como una de sus alumnas muere misteriosamente mientras su acompañante sobrevive sólo para convertise en el blanco de todas las sospechas. Alex Wisham en interpretada por Lucy Lawless, mejor conocida en nuestras tierras por haber interpretado a Sheena La Princesa Guerrera, serie épica de acción de mediados de los 90s.

Conforme el periodista avanza en su investigación, se torna evidente que el hecho no fue un incidente aisaldo y todas las pistas desembocan en Physanto, una misteriosa corporación de medicina y biotecnlogía. La posibilidad de contar con altas esferas del poder involucradas en el incidente se torna demasiado real, al punto que todos aquellos en busca de la verdad se volverán blancos fáciles de una organización que parece operar desde las sombras con la bendición del poder político de la nación.

Lo que a primera vista aparenta ser un accidente casual en una región aislada podría esconder detrás una enorme conspiración que pone de relieve el poder de las nuevas tecnologías y comunicación digital, así como el enorme alcance e impacto de las noticias en las redes, tanto para bien como para mal.

Esta sorprendente producción australiana es obra de ABC1 (Australian Broadcasting Corporation) y en muy poco tiempo captó la atención de señales mundialmente reconocidas como la británica BBC y Sundance Channel. La primera temporada se compone de seis episodios que conforman un moderno whodunnit -obras de misterio en donde la trama se centra en descubrir quien “lo hizo”- que al mismo tiempo incorpora elementos de lo mejor del género de suspenso conspirativo y el drama humano. A ponerle entonces un par de fichas a The Code, los aussies parecen saber lo que están haciendo.//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *