Soundscape: narrar sin palabras, pintar sin imagen

Entrevistamos a Paolo Alberto Lodde, mejor conocido como Dusty Kid, uno de los Djs más jóvenes y revolucionarios de la actual escena electrónica.

Por Alan Ojeda

Paolo nació en Italia mediados de los 80’s. A la tierna edad de 10 años ya era un prodigio musical. Con tan solo un año de clases privadas de piano y violín, fue aceptado en el sexto año del curso de piano de su ciudad. Años después comenzó a experimentar con a alejarse de la música clásica, para sumergirse en el mundo de los sintetizadores y los samplers. A los 19 años lanza su single “I Found A Reason” en el sello inglés Lowered Recordings. En 2004 crea el proyecto Duoteque junto a su compañero Andrea Ferlin con el que edita varios maxis en el sello Boxer Recordings.

Uno de los proyectos más audaces e innovadores de Dusty Kid fue la creación de una trilogía de “films sonoros” que comprende los álbumes: A Raver’s Diary (2009), Beyond that hill (2011) y III (2013). En estas producciones Paolo experimenta con la capacidad del sonido para crear imágenes y paisajes mentales sólo a través del sonido (soundscapes). Eso no es lo único, cada álbum no solo pinta un paisaje, sino que también narra una historia. Narración sin palabras, paisaje sin imágenes. El color, la expresión y la historia como fenómenos de puro sonido.

Gracias a las producciones de Dusty Kid podemos responder ¿Cómo sería un mundo sin imágenes?

AZ: ¿Cuál es la diferencia entre producir tracks como los de Raver’s Diary y III y los que lanzás como singles?

Dusty Kid: contar una historia siempre ha sido importante para mí a la hora de hacer un álbum. Por eso es que el formato del álbum es distinto a los singles, porque tenés que llamar la atención del escucha durante una hora o más y por este motivo plantear un escenario a lo largo del álbum se convierte en algo prioritario.

AZ: ¿Cuál es la ventaja y la potencialidad de la imagen sonora frente la imagen visual?

Dusty Kid: la música es algo mágico: no la podés tocar y no la podés ver, pero puede estar en cualquier parte y podés llenar cualquier espacio con ella. Creo que todos tenemos una manera personal de “ver” la música, entonces lo que tiene que hacer el músico o el productor es crear sonidos que estimulen al escucha para entender mejor la música. Esto a veces puede ser un desafío, pero el lado positivo es que realmente no hay límites, podés impulsar las melodías y el sonido tan lejos como vos quieras.

AZ: ¿Cómo definirías el concepto de “soundscape”?

Dusty Kid: lo defino como la oportunidad que se le da a quien escuche de sumergirse en un espacio donde los sonidos son los muros o el borde del mismo espacio.

AZ: algunos de tus tracks pudieron ser parte del compilado hecho por Jimmy Edgar y Derrick May We Love… Detroit. ¿Cuál es tu relación con la tradición musical de Chicago y Detroit?

Dusty Kid: nunca fui un gran fan de Chicago excepto por algunos artistas. Siempre me sentí atraído por la escena de Detroit, más orientada al tecno. Chicago tiene definitivamente más soul, tiene raíces más negras, más americanas. Mientras que Detroit es más fría y europea, quizás por eso sea más cercana a mis sentimientos.

AZ: algunos artistas creen que la movida electrónica está estancada, vacía de nuevo contenido. ¿Creés que se ha alcanzado algún límite desde lo creativo o tecnológico?

Dusty Kid: absolutamente no. Hoy en día el mercado está saturado de “tracks”, pero si mirás con atención podés encontrar una gran cantidad de música muy buena. En lo personal es algo que me entusiasma, pero tiene un aspecto negativo: podés literalmente perderte en todo eso y no distinguir lo bueno porque tu mente no puede manejar todo eso.

AZ: hay nuevas tecnologías que permiten ofrecer nuevas formas de experimentar el sonido, como por ejemplo Subpac. ¿Qué clase de tecnologías te gustaría desarrollar para ofrecer nuevas experiencias en la pista de baile?

Dusty Kid: siempre me ha interesado desde los noventa el sonido holofónico. Creo que puede ser un instrumento muy interesante para hacer música más tangible, más cercana a mi idea del soundscape. Lamentablemente hay mucho sellos que no adoptaron esa forma de grabación y rápidamente se perdió el interés y en consecuencia su desarrollo.

He visto que algunos artistas están desarrollando una nueva manera de tocar en vivo, dividiendo su sonido a través de varios parlantes, algo así como un sonido envolvente. Creo que es muy interesante y que realmente podría hacer que la experiencia en los clubs sea algo más atractivo.

AZ: el acto de bailar conlleva una especie de experiencia mística, aun escuchando una canción solo en tu casa. Sin embargo, la gente ajena a las pistas de baile no lo logra comprender y lo cosifica. ¿Por qué creés que pasa eso?

Dusty Kid: es como los pimientos rojos en la comida: a mí me gusta la comida bien picante pero cuando cocino para mis amigos no puedo utilizar pimientos porque el 95% de ellos cree que anula el sabor de lo que están comiendo. Para mí es al revés, potencia el sabor.

Imaginate los años setenta y ochenta, cuando la música electrónica se estaba haciendo popular. Todos los fanáticos del rock y del jazz se sentían ofendido por el sonido. La música hecha con computadoras o con máquinas no era humana decían. Tal vez haya gente que todavía piensa así.

La música dance es para mí una combinación de ritmo y psicodelia: tiene que estimular tu mente para que sientas que querés moverte con ella, y está relacionada con antiguos rituales porque el cuerpo fue creado para moverse y la música ayuda al movimiento. Un cuerpo quieto es un cuerpo que muere.

AZ: ¿Cómo ves la escena de la música electrónica dentro de diez años?

Dusty Kid: prometedora. Muy, muy, muy futurista. Algo que no podemos ni imaginar. ¡Realemente me asusta!//z

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *