Resistiendo al dolor

Al frente de Ararat, su banda principal luego de la disolución de Los Natas, Sergio Ch. reivindica la lucha de sus antepasados y combate a sus propios demonios. Crónica del show en Niceto del viernes: música de la resistencia y rock visceral.

Por Matías Roveta

Fotos de Andrés Paredes

Durante las dos décadas pasadas, al frente de Los Natas y a partir de grandes discos como Ciudad de Brahman (1999) o Toba Trance Vol. 1 y 2 (2004), Sergio Chotsourian –alias Sergio Ch.- fue responsable de construir con su guitarra un sonido inédito en nuestro rock: uno que mezcló la psicodelia con el rock pesado y que estaba influenciado por el stoner rock californiano de Kyuss. Pero ahora su legendaria Gibson SG negra -de la que surgieron memorables cuelgues instrumentales y gemas como “Meteoro 2028” o “Tomatito”- dio paso a un bajo eléctrico con el que Sergio hace temblar paredes y el cuerpo, literalmente, de quien se pare en frente suyo abajo del escenario. Eso fue justamente lo que pasó durante la hora y media de show de Ararat en Niceto: un constante sonido penetrante de bajo que parece surgir del centro mismo de la tierra y te vuela la cabeza.

Pero el tipo no puede con su genio. Arriba del escenario, conecta su bajo a equipos valvulares de guitarra y por momentos lo hace sonar literalmente como una guitarra. En “Caballos” -que abrió el show- por ejemplo, disparó fraseos con suciedad y distorsión a lo Lemmy Kilmister y colgó notas para acoples corrosivos; en “Cazadores de Elefantes” pasó el sonido de su instrumento por un pedal de wah-wah, algo inédito y emocionante al mismo tiempo. Esas cuatro cuerdas son el corazón de Ararat. La columna vertebral, el esqueleto, lo conforman ese mismo bajo y la demoledora batería de Alfredo Felitte, dupla de la que nacieron infinitas zapadas en inspirados ensayos de estudio que fueron dando forma a Ararat II, el segundo álbum de la banda editado el año pasado.

Párrafo aparte para Tito Fargo. Él es quien le aporta matices a las canciones, el que pinta sobre esa base oscura de bajo y batería. Durante el show, Fargo repartió sus funciones entre su guitarra eléctrica, teclados, varios pedales, slide y sintetizadores. Generó climas opresivos y lisérgicos –“Castro”-, música electrónica desquiciada –la mencionada “Caballos”-, paisajes más clásicos –“Tres de Mayo”- y rockeo furiosamente en “Nicotina y Destrucción”.

También se unió a Sergio Ch. en un set acústico -quizás lo mejor del recital- que desnudó la fibra más íntima de esta banda. Esa que vibra en Sergio y su hermano mayor Santiago Chotsourian –alma mater de este proyecto-, que juntos crearon Ararat como el espacio idóneo para canalizar el sufrimiento por sus ancestros armenios perseguidos y exterminados durante siglos. Sonidos del Este, guitarras redentoras y ese dolor concentrado en melodías sentidas que atraviesan a canciones como “El Inmigrante” o “La Ira del Dragón”, se sucedieron es ese momento de la noche. También tocaron “Ganar-Perder”, la conexión Natas-Ararat, canción incluída en discos de ambas bandas –El Nuevo Orden de la Libertad y Música de la Resistencia, ambos de 2009-  y que mejor resume la esencia de este rock visceral: resistir al dolor con canciones que exorcizen el alma.

One thought on “Resistiendo al dolor

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.