Playlist para cantarle a una chica en la parada del colectivo

En esta oportunidad un listado que sorprenderá al sexo femenino apostado en la clásica parada del bondi. No sean tímidos y ensayen alguna de estas canciones ante la mirada atónita de esa chica ocasional con la SUBE en la mano.

Por Pablo Mendez 

La pregunta que surge no tiene una respuesta acertada. ¿Por qué los lugares de conquista siempre son el boliche, el casamiento de la prima o el after office semanal?

Quizás la tradición o la cuadrícula cultural hayan dejado este legado de generación en generación. Pero la verdad es que no habría ninguna restricción para que la conquista del sexo femenino esté restringida por el lugar geográfico o la hora del día. Una parada de colectivos bien podría ser uno de los escenarios no habituales en los que desplegar las armas de seducción masiva. Incluso me atrevo a indicar que el factor sorpresa siempre aumenta las chances: es bien sabido que a las mujeres no se les avisa nada, o acaso una mujer no siente cierta desilusión cuando le adelantan que va a ser besadas. Entonces contemplemos la situación: fila del 65; mujer morocha de pelo lacio vestida de oficina, con auriculares (esto denotaría en teoría un gusto por la música) y con el rostro transformado por el hartazgo; chico o chica alumbrado por la belleza o la onda de nuestra morocha elegida al azar se acerca (quizás colándose en la fila) y a una distancia prudencial (no sea cosa que la cercanía provoque la pavura de nuestro target) comienza a cantar. Lo que suceda de aquí en más ya nos deja fuera de la cuestión. La recepción de este acto tiene muchas posibilidades, enumeremos con cuidado:

1- La indiferencia total creyendo que los soltaron de la clínica sin la medicación.

2- La sonrisa vergonzosa producto de la osadía del emisor/a  pero también por la atención pública del resto de la fila ( si es en hora pico mejor, o sea, si la van a hacer, háganla bien)

3- La sonrisa cómplice que indicaría una leve posibilidad, pero que merece más énfasis la tarea.

4- La entrega total que les depositaría en el celular el número para una futura cita o, en el mejor de los casos, una charla compartiendo el asiento del bondi que podría terminar con una bajada del medio de transporte buscando un cuarto por hora.

Después de estas consideraciones, aquí dejo una selección de canciones que pueden ser el pasaje a una historia de amor eterna. Más allá de la exageración cursi, la música nos hace más fácil todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *