Mi vida con Stephen Hawking

El último filme de James Marsh una película adaptada de acuerdo a la autobiografía de su primera esposa de Stephen Hawking con gran contenido emotivo y varias nominaciones al Oscar.

Por Ignacio Barragán

A los pocos días de enterarse que sufría de una esclerosis lateral amiotrófica fulminante, Stephen Hawking relata en su autobiografía: “Dado que no sabía lo que me iba a ocurrir ni a qué velocidad avanzaría la enfermedad, me sentía perdido (…) Me sentía como una especie de personaje trágico. Empecé a escuchar a Wagner, pero la información que aparece en algunos artículos de revista sobre mis excesos con la bebida en aquella época son una exageración”. Estas declaraciones extraídas de su Breve historia de mi vida del año 2013 parecen las palabras de un Truman Capote al enterarse del cáncer que se estaba comiendo su hígado o de un Louis-Ferdinand Celine en silla de ruedas y en el ocaso de su vida, pero no. Éstas son las palabras de un simple hombre de ciencia como lo es Stephen Hawking, físico teórico y divulgador científico más famoso por sus apariciones televisivas que por sus investigaciones en el campo de la cosmología. The Theory of Everything es una película que intenta alejarse de esa imagen de científico rockstar y ahondar en los aspectos más profundos de su vida personal: esa es la apuesta que hace John Marsh en su nuevo largometraje.

Este filme obtuvo cinco nominaciones al Oscar en las categorías de mejor actor, mejor actriz, mejor guión, mejor banda sonora y por supuesto, mejor película. Protagonizada por Eddie Redmayne y Felicity Jones, es una obra basada en Travelling to Infinity: My life with Stephen, un libro en el cual Jane, la primera esposa de Hawking relata sus aventuras y dramas con él. James Marsh, quien también dirigió Man on the Wire, cuenta con grandes actores como David Thewlis personificando a Dennis Sciama, físico teórico y Simon Mcburney en el papel del padre de Hawking.

En verdad, la película es un fino producto de la industria cinematográfica pero carece totalmente de bases sólidas como para que sea considerada una gran película. El rasgo más destacable de todo el filme es la estética fresca que tienen las imágenes, unos cuadros y unos colores que fueron trabajados sofisticadamente de modo que la textura de las imágenes se encuentre en común consonancia con las distintas situaciones. Las actuaciones son realmente buenas, el trabajo que realizaron los actores para darle vida a esta pareja es digna de una mención. La manera en que ambos personajes fluctúan entre el drama y la alegría es uno de los puntos clave de la película y son relatados con gran eficacia. En el final, la empatía se encuentra asegurada.

De todas maneras, uno de los mayores defectos de la película es la banalización de la teoría de Hawking sobre el origen del universo en pos de la exaltación del drama matrimonial. Si bien esta muy claro que es una película hecha en base a la mirada de Jane sobre su ex marido, utilizar las distintas teorías sobre las singularidades del espacio-tiempo formuladas por Hawking para matizar y darle sustento a una linda historia de amor, es deplorable. Es entendible que la película resulte ser un drama amoroso de aquellos en los que hay una mente brillante y una relación complicada, pero siempre termina resultando vulgar la utilización de teorías científicas para hacerla mas emocionante.

The Theory of Everything es una película interesante y de buen contenido estético con ciertas nominaciones al Oscar algo pretenciosas pero que le pueden llegar a resultar. De todas maneras, es rescatable el hecho de que haya salido a la luz cierta faceta desconocida de Stephen Hawking, donde el amor y la pasión se confundían en una vorágine de conocimientos y música clásica.//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *