Melodías Vibradoras – Segunda Parte

Hace una semana uno de nuestros redactores comenzaba un repaso personal por sus veinte canciones favoritas de El Otro Yo. Aquí la segunda parte de dicha selección.

Por Claudio Kobelt

Los desafío: hagan un top 20 de las canciones que más los marcaron en su vida, que sean del grupo que los definió, que les dio sus mejores pogos, sus mejores amigos, su mejor amor.  Elijan solo veinte temas de ese artista crucial  que fue la puerta de entrada a un mundo de música inmensa en un momento decisivo de sus vidas, y que encima, tiene más de 20 años de trayectoria.  Verán que es prácticamente imposible.  Las veces que he modificado esta selección poniendo y sacando canciones es infinita, y como lamento la gran cantidad de temas que quedaron fuera, pero así son las reglas del juego. Aquí con ustedes la segunda parte de mi Top 20 de canciones de El Otro Yo

No entraron  “El Zumbido”,  “Infinito Celeste, “Los Pájaros”, “El Criollo”, “Yo te amo”, “Dibujito”, “Tiburón”,  “Hola Papá” , “Lo de Adentro”,  “Aun”, “El Destino”,  “Ella se fue”, “La Ola”, ”Melodías Vibradoras”, “Microcosmos”,   “Virus”, “Punk”, “Viajero”,  “Eoy”,  “Autodestrucción”, “Locomotora”,  “Nuevo Orden”, “Mascota del Sistema”y tantas más. Resulta imposible elegir solo un puñado de melodías de un grupo que nos dio tanta música y siempre tan diferente, que nos acompañó y que creció junto a nosotros, volviéndose parte importante de nuestra educación, no solo musical sino sentimental.

Volver a escuchar esos discos de EOY es un pasaje directo a una época dorada donde los problemas eran otros, el destino era incierto y el mundo se nos hacía infinito. Es un viaje sin escala a esos shows en Cemento, a la gira barrial, al estadio Obras, a los mamelucos,  a esa violenta dulzura en constante mutación que era, y sigue siendo, El Otro Yo.

Elegida por razones personales, emotivas,  alegres y musicales, este es la segunda parte del playlist con mis favoritas veinte canciones de EOY. Vamos, vamos, vamos, vamos, yo soy El Otro Yo.

“No sé por qué” – Traka Traka (1994)

El himno vernáculo para la Generación X. El desinterés,  la abulia, el “no me importa” y  la firme decisión de no querer formar parte de nada. El grito local de nuestra etapa Nevermind.

“Duraznos” – Traka Traka (1994)

City Limits fue más que un simple programa de TV. Transmitido por la señal Much Music y conducido por Gary Castro, City Limits fue el espacio que tuvieron los grupos de la movida alternativa en la televisión argentina durante los años noventa, y que el público seguía para acceder a ese prolífico momento del rock nacional.  Como ejemplo vaya este imperdible video de El Otro Yo en 1995 tocando en sus estudios una hermosa versión acústica de “Duraznos” y “Yo te amo”. Hoy es un día especial.

“Vaselina” – Traka Traka (1994)

Vaselina purifica mi cuerpo / Vaselina pura y dulce” cantaba Cristian Aldana en otra de las canciones que hacia evidente el imaginario sexual que rodeaba al grupo por aquellos días, aunque cierto rumor (negado por la banda) afirmaba que la canción hablaba de manera encubierta de cierta droga dura (la leyenda decía que al cantarla reemplazando la palabra “Vaselina” por “Cocaína” todo tenía sentido). El coro furioso y desgarrado de XMF en este tema es quizás de los más intensos y encendidos que se hayan escuchado.

“AD90”- Mundo (1995)

No se inglés / nada de política / menos de computación”. Esta fue, y quizás siga siendo,  la canción que mejor definió a una generación de adolescentes de la década del noventa hartos de la presión social y que solo estaban seguros de no querer pertenecer  a lo establecido.  Relacionada en ideología con “No sé por qué”, acá Aldana deja claro lo que le molesta, aunque el sentimiento es el mismo: “Confusión/Frustración/No sé, no sé, no se

“Larala” – Mundo (1995)

Pensar en esta canción es pensar en su video: María Fernanda flotando en una pileta mientras su voz suena como debe sonar la primavera.

“Caries”  (Mundo – 1995)

Mundo es un disco tan perfecto que habría que hacer un playlist exclusivo de ese álbum, y aun así resultaría imposible elegir solo algunas canciones. Y esta, que fue la balada que más nos hizo saltar y sonreír mientras nos ahogábamos en la timidez.

“Vacaciones” – Los  Hijos de Alien (1996)

No quiero estar en este lugar/ Yo quiero estar en un lugar mejor que este mañana”. La reedición en cd de su viejo cassette (su verdadero primer disco del 93) nos permitió rescatar esta joya que nos hacía soñar con dos semanas en la playa como un lugar mejor para estar.

“Descripción” – Esencia (1997)

Estar en el mundo / es como volar pero sin alas”. El disco solista de Cristian Aldana en el álbum triple Esencia es de una locura brillante. Pasando del enfermizo hardcore digital de “Yo soy anarquista, Duhalde me mando a dormir” al pop de “Tu Amor”,  y de la furia de “Cancha” a la sutileza de “Que sueñes con los angelitos”, por solo nombrar algunos, el disco mostraba la esencia pura de Aldana y sus múltiples facetas, y entre esas caras está la del compositor sensible de baladas de amor perdido. Como ejemplo vaya esta hermosa canción que pasa por tantos estados y momentos que se hacen carne en la percepción.

“Violet” – Abrecaminos (1999)

Delicadeza  pura. XMF se despacha con un tema cantado en francés que arranca  con un pianito para culminar en un in crescendo apoteósico. Una gema no tan valorada como debería.

“No me importa morir” – Abrecaminos (1999)

Éramos jóvenes y bellos, eternos e inmortales. Nada podía destruirnos, y si caímos en la lucha eso no nos detendría.  Un tema que habla sobre “el vértigo del sadismo” pero cuyo estribillo sirvió como grito de guerra de aquellos que lo dejan todo en cada combate.//z

Arecia_Octubre

One thought on “Melodías Vibradoras – Segunda Parte

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.