Más alegres que ruidosos

Gossip sacó a la luz su quinto material discográfico, A Joyful Noise. El álbum contó con la producción de Brian Higgins, hitero por naturaleza, que hizo lo suyo con Beth Ditto y compañía, llevando al trío de indie rock a caminar por la peligrosa cornisa del pop y las canciones de momento.

Por Estefanía Lestanquet

Tres años les llevó a Gossip sacarle el rótulo de último al querido Music For Men; y así fue como A Joyful Noise llegó para ocupar su lugar. El contraste se da a primera vista, ahora la música no será solo para hombres y se acercará mucho más al mundo alegre y colorido de la escena disco. De todas formas, esta novedad conserva de su antecesor la fórmula mágica para que los temas queden retumbando en la cabeza del oyente un buen rato, solo que esta vez se produce por inercia y no por la intensidad de la obra.

A Joyful Noise es un proyecto de laboratorio engendrado por el productor británico Brian Higgins y este no es un dato menor, sino un parámetro importante para entender todo el concepto del disco. El inglés es famoso por haber metido sus manos en las obras de bandas como Pet Shop Boys o Girl Aloud y solistas como Kylie Minogue, todos artistas con una palabra como común denominador: Pop, un estilo no del todo compartido por Gossip, o al menos no hasta este disco. La cuestión es que si Higgins tenía como propósito introducir a la banda de Beth Ditto en lo comercial, puede cantar victoria.

Los once temas son hiteros de principio a fin, letras carentes de sentido y melodías potentes pero ya escuchadas. Es que eso pasa al momento de darle play al álbum, se escucha a Madonna, a Cindy Lauper o, hasta, Lady Gaga más que a los propios Gossip. Si no fuera por esa voz rica y acentuada de la estrella del show, claro que hablamos de Beth Ditto, la aceptación de A Joyful Noise estaría en tela de juicio. En los casos de Brace Paine y  Hannah Billie, sin lugar a duda, este no es un disco para que se puedan destacar, debido a que el sonido de los sintetizadores se lleva todos los créditos en lo musical.

La elección de   “Melody Emergency” y  el corte de difusión “A perfect World” como temas inaugurales del CD no es para nada inocente. Este dúo junto a la canción menos original (pero que seguro tendrá mayor repercusión)  Move In The Right Direction se convierten en los temas más influyentes para toda persona con alta recurrencia a la música disco. Por el lado de “Get a Job”, uno de los primeros también, cabe destacarlo como el mejor tema del disco, el más cercano a esos Gossip que tanto nos gustan, con más fuerza que los otros diez temas restantes. El desenlace del disco no pierde la popularidad de las canciones ya mencionadas, se podría llegar a nombrar “Into the Wild” como otra pieza de importancia, pero, sin herir susceptibilidades, nada nuevo se va a encontrar durante todo su recorrido.

Se puede definir a este lanzamiento como una dicotomía constante, desde el arte de tapa con una Beth agresiva y reptilaria peleando contra la alegría y superficialidad de la cantante que encontramos cuando abrimos el CD. Gossip está muy lejos de enamorar a sus fanáticos con A Joyful Noise, tal vez está más cerca de despertar algún que otro fanatismo de momento en una nueva audiencia. O simplemente de hacer pasar un buen rato, oyendo música para no pensar. Lo que sí queda claro es que la mayoría de ambiguos deseará que esta sea solo una pequeña estadía de la banda por el universo pop y que las raíces indies no hayan sido cortadas.//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *