Los Productores #16: Pablo Betas

La mente detrás de Bungalovv en una entrevista a fondo sobre el oficio de diseñar el sonido que reclama baile a los cuerpos y el infinito universo de las bandas virtuales.

Por Gabriel Feldman

Fotos de Juliana Torres

En Chica de Oficina, la novela de Joe Meno recientemente editada en el país por Paprika, uno de sus protagonistas, Jack Blevins, está obsesionado con registrar los sonidos de la ciudad. Ambientada en Chicago a finales de los ’90, Jack recorre las calles llenas de nieve siempre con su grabador plateado guardado en el bolsillo izquierdo de su gabán. Atesora más de cuatrocientos minicassettes prolijamente etiquetados en cajas de zapatos (también etiquetadas) apiladas en todo su departamento. “La idea es que todas esas cintas, todos esos ruidos separados, son en realidad una ciudad, un pueblo único que él ha inventado y que está hecho sólo de sonidos”. Nunca hay que subestimar el poder de los sonidos, por más insignificantes que parezcan. Los diseñadores de Windows lo tuvieron muy claro cuando en 1994 contactaron a Brian Eno para que compusiera el ahora icónico sonido de inicio de su sistema operativo: seis segundos que te dicen que todo va a estar bien.

Así como el proyecto macro de Jack Blevins o muchas de las andanzas de Eno, las composiciones de este joven porteño también son paisajes imaginarios – despedidas agridulces, extraños deambulando en la ciudad, casas embrujadas, aulas vacías, bosques, animales nocturnos –. Pero imágenes de un mundo a las que les hace zoom in para poder ver cada uno de sus píxeles y jugar con sus imperfecciones. “No hay barreras ni límites a la hora de personalizar tu propia banda virtual. Esa inmensidad lo hace súper interesante”, reflexiona Pablo, quién además de presentarse con Bungalovv, trabaja como editor y postproductor de video, colabora con las visuales en Astrosuka, y creó la marca de ropa XIII junto con su novia.

AZ: ¿Cómo definirías el trabajo y el rol del productor? 

P: Creo que el rol de productor hoy en día no sólo está ligado a una propuesta de diseño creativo sino a generar varios estímulos y conceptos. El ejemplo de Arca es muy clave en su trabajo con Jessee Kanda. Así como antes se componían partituras para instrumentos físicos y existentes en el “mundo real”, actualmente se compone para instrumentos que son completamente virtuales y que pueden ser creados por nosotros mismos desde nuestras computadoras. La experimentación y lo lúdico son factores muy importantes, al menos en mi manera de componer.

AZ: ¿Cuándo empezaste en esa tarea de productor, pensar la música en términos de producción artística?    

P: Si bien siempre estuve en contacto con la música y el arte en general, mi proyecto Bungalovv nace a mediados del 2011. Al principio fue sólo una cuestión de experimentación con vídeos y música electrónica casi todo en 8bits. La idea que tenía en ese entonces era sacar un “disco” en formato VHS. Sabía que era un formato obsoleto, pero fantaseaba con la idea de que la persona que tenga el cassette en sus manos podría revelar su contenido en muy pocas ocasiones. Esto le daba un aspecto mágico o de ritual a la situación. Durante ese proceso de experimentación aprendí mil cosas nuevas e hizo que después de un cierto tiempo el proyecto fuera evolucionando y tomando nuevos matices.

AZ: ¿Cómo fue tu formación?
P:
Comencé de chico a tocar la guitarra y eso mismo me abrió las puertas al mundo de los pedales y los efectos procesadores de sonido. Recuerdo que a los pocos años de tener computadora en mi casa (lo cual en ese entonces era toda una magia) comencé a usar el Cool Edit para grabarme y crear mis propios temas. Siempre fui autodidacta tanto con la guitarra como con la música electrónica y con otras cosas de mi vida. Creo que en algunos aspectos me da mucha seguridad hacer las cosas solo. Así que empecé a investigar algunos programas por mi cuenta y caí en el Fruity Loops y el Reason.

En ese entonces tenía dieciséis o diecisiete años y recuerdo que me la pasaba jugando videojuegos en la PC y tocando la guitarra todo el día, lo que llevó a que use soundtracks o audios que sacaba de las carpetas donde se instalaban los juegos para procesarlos y sumarle guitarras. La llegada de internet y los tutoriales me guiaron mucho a lo que quería hacer con mi música. Sólo es cuestión de dedicarle un poco de tiempo y ser tenaz, al menos al comienzo.

AZ: ¿Un referente?

P: Es un asunto complicado nombrar sólo un referente en este caso. En la escena internacional debería mencionar artistas como Forest Swords, Fever Ray, HEALTH, Drip-133, Holy Other, Loops Hunt, Spooky Black y Lorn. Creo que con mi música intento articular varios aspectos de estas bandas. Ciertos climas y texturas o una búsqueda similar a la hora de expresarse musicalmente.

Por otra parte, algo que fue muy importante para mí fue ver que en la escena local estaba emergiendo un público abierto a estas nuevas propuestas en el under. Cuando conocí Astrosuka y los vi en vivo por primera vez sentí esto mismo y me disparó a seguir avanzando y llevar adelante mi música. Al mismo tiempo mi hermano Diego estaba avanzando con un sello independiente junto a su novia Maya y me propuso sacar los temas de mi compu y llevarlos a disquerías lo cual me impulsó muchísimo a moverme más con el proyecto. Personas como Sergey de Astrosuka, Tomas Bonilla de Treeless Forest y Tati de Qeei, me incentivan muchísimo en el día a día. No sólo por la música que ellos hacen sino también porque me demostraron que se puede. Hace unos meses atrás comenzamos un proyecto llamado TRRUENO para organizar y difundir fechas o eventos relacionados a lo que hacemos.


AZ: ¿Un disco iniciador, que te disparó la atención a nivel audio/producción?

P: Podría elegir a NoSummr4u de oOoOO. Este disco me acompaño muchísimo durante viajes enteros en micro en un amor a distancia. oOoOO logra climas que me fascinan y me llevan a un estado de ánimo muy específico. Honestamente sus discos siempre me inspiraron muchísimo a la hora de componer. Los recursos que utiliza y las melodías que logra me despiertan muchas ideas para plasmar en mi música.

AZ: Si tuvieses que definirlo, ¿cuál dirías que es tu búsqueda cómo productor?

P: Hay un aspecto que suele repetirse en mis temas, fotos y videos, que es el retratar escenarios de la naturaleza interviniéndolos y procesándolos digitalmente. Yo soy un bicho de ciudad, no suelo viajar o pasar tiempo en lugares verdes, preferí siempre tener electricidad, ciudad y ruido, pero igualmente la naturaleza siempre me llamó muchísimo la atención. Sobre todo por su inmensidad avasallante y su violencia. Para la gran mayoría de los temas de Bungalovv utilizo sonidos o samples que fueron grabados en bosques, ramas, golpes de piedras, lluvias, viento y animales nocturnos, que a su vez los voy alterando con diferentes efectos y filtros. Pienso que el resultado de esta búsqueda es justamente transponer diversas formas y escenarios naturales en los formatos o medios que están más a mi alcance desde el paisaje más urbano. Por otro lado estudié Diseño Imagen y Sonido en la UBA y trabajo editando videos. Varias personas situaron a Bungalovv como posible banda sonora y creo que está bastante ligado lo uno con lo otro.

AZ: ¿Se tiene en cuenta a la hora de pensar un álbum el hecho de que tal vez el formato en el que más se termine escuchando sea via streaming por alguna plataforma digital o la propia descarga de los archivos (en cualquiera de sus calidades)?
P: En mi último disco traté de lograr una pieza única. Generar un sistema en el cual cada tema funcione como conector y que también presente un paisaje distinto con su propia identidad.
A su vez todos comprendemos que el CD es un formato cada vez más obsoleto y por lo general la gente que suele comprarte uno en una fecha o disquería es porque quiere colaborar económicamente con tu proyecto. Posiblemente la gran mayoría de esos discos vendidos ni sean reproducidos y tomen la forma de recuerdo como objeto mientras las mismas personas escuchan tu música desde bandcamp o soundcloud. Dándole una vuelta a este asunto se me ocurrió hacer una tirada de discos físicos de mi último álbum con el sello TZKATZ que vienen con una aplicación para Android que desarrollé en Unity. Para que ese objeto no quede simplemente olvidado y cobre algo más de valor.

 pablo betas

AZ: ¿Un disco o canción que te llena de orgullo haber participado?

P: Hace unos meses hice un mix llamado “NO EARTH” en base a composiciones que no quedaron en mi último disco y que utilicé para musicalizar una muestra, PARAXIS, del fotógrafo Benjamin Garay Wietig en la galería de arte Fóvea. Este mix, al igual que mi último álbum, fue publicado y difundido por el sello virtual Aural Sects. La verdad fue una hermosa experiencia haber podido contactarme y charlar con los creadores del sello, que les guste y les motive mi música y decidan publicar mi disco en su sello. Eso para mí fue tremendo, yo siempre seguí sus publicaciones y es un sello que me guió a artistas de todo el mundo. Fue uno de los días más felices de mi vida cuando vi mi último disquito publicado ahí en su bandcamp.

AZ: ¿Hay algún disco al volvés a escuchar, tipo oráculo, para inspirarte?

P: Siempre hay discos clave que a uno lo acompañan toda la vida y uno de ellos es In The Aeroplane Over The Sea de Neutral Milk Hotel. Sé que musicalmente hablando no tiene mucha relación con lo que hago con Bungalovv, pero muchísimas veces me ha inspirado a crear melodías. Creo que se trata de un estado de ánimo a la hora de componer más que nada. Pero, igualmente, depende mucho de la etapa de mi vida. En un momento lo fue Sigur Rós, Purity Ring, Slow Magic o Sleep Party People también. Hoy cada vez que escucho FKA Twigs, SEVDALIZA o glxy me mueven las ganas de hacer melodías y beats nuevos.

AZ: ¿Cómo es el proceso de composición en Bungalovv?

P: Por lo general mis composiciones parten de la experimentación ya sea deformando samples o jugando con los parámetros de algún vst hasta crear algún sonido o textura que me permita empezar a componer melodías. Creo que lo lúdico tiene bastante importancia en mi música. Muchas veces he intentado de concretar melodías que están atrapadas en mi cabeza en un tema y en el momento caótico de creatividad se surgen cosas que van evolucionando el disparador inicial.

AZ: La música electrónica podemos pensar que “reclama” los cuerpos de una forma particular. ¿Cómo pensás esa relación entre los sonidos, imágenes y los cuerpos?
P:
Yo creo que mi música propone ciertos climas o paisajes sonoros que pueden resultar cinemáticos para el oyente. A veces escucho algún tema que estoy mezclando e intento proyectar en mi cabeza escenarios o situaciones. Creo que en la música melódica, a diferencia del noise, la melodía musical y la armonía apelan más a las emociones. Un tema puede ponerte feliz o deprimirte o comunicar una mezcla de sentimientos, mientras que el noise y las texturas juegan con la imaginación del oyente y disparan imágenes o situaciones de manera casi inmediata. Con Bungalovv por lo general me pasa un poco eso. Está cargado de texturas y capas de ruiditos que intento ir dosificando a lo largo del tema y a su vez ir acoplándolos a la melodía. La conjunción de esas cosas me parece clave para llegar a las emociones y la imaginación del oyente. En mis shows intento generar un clima más bailable que conserve todo el espíritu de Bungalovv pero que no sea tocar los mismos tracks de los discos, porque muchos de mis temas son bastante más introspectivos.//z

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *