LAS EDITORIALES #5: NUDISTA

728X90_Arecia_Mayo

En una nueva entrega del ciclo de charlas con editores, hablamos con Martín Maigua, responsable de Nudista.

Por Joel Vargas y Alejo Vivacqua

Dentro del vasto mercado literario argentino aparece la figura de Martín Maigua, que desde hace ocho años lleva adelante una editorial surgida en Córdoba (‘desde Córdoba, no de Córdoba’, aclara siempre) con la que apostó desde un principio por un catálogo local y, por ende, enfocado al idioma español, en géneros como poesía, cuento o novela.

Salteño, del ’78, pinta de boxeador amable, narrador y poeta, Maigua vive en Río Tercero, y dice que, visto desde Buenos Aires, su trabajo se hace desde el interior del interior. Sobre las dificultades de llevar adelante un proyecto en la periferia de un país periférico, sobre la industria editorial y su visión de la literatura contemporánea, sobre la relación con sus colegas y con los autores a los que publica, el editor responde.

AZ: ¿Cómo surge Nudista y qué lugar creés que ocupa en el panorama literario nacional?

MM: Nudista nació en el 2010. Un año antes había dejado de asistir al taller de Luciano Lamberti y me dediqué a estudiar todo lo relativo al panorama, diseño y circuito editorial. En ese entonces ya conocía a Pablo Natale, Fabio Martinez, Kuki, Federico Falco, Elosía Oliva, al mismo Lamberti y muchos más, a quienes luego publiqué. También en el mismo taller conocí a Juan Cruz Sánchez, quien sacó las fotos de la mayoría de los títulos e integró la editorial desde el 2013 hasta el 2016. Desde el inicio supe que con los libros de esos autores ya podía conformar un catálogo muy sólido. Fue una época muy valiosa. Leía todo lo que ellos tenían publicado y no publicado. Algunos incluso escribían en blogs. Así fui construyendo en un primer momento el corpus de nudista, que luego se fue abriendo de manera natural, por recomendación, por descubrimiento, sensibilidad, intuición y suerte. Actualmente el catálogo tiene 48 títulos y creo que es un buen número, porque está más vivo que nunca. Nudista tiene una identidad definida y un recorrido de mucho riesgo. Eso valora mucho el lector de la editorial. Pero además es un proyecto que genera contenidos por fuera de los libros y por eso decimos que la literatura es el nuestro punto de partida. Dentro de la literatura argentina, en nudista ves claramente un cruce de escrituras, geografías y generaciones.

AZ: ¿Se es independiente por convicción o porque no queda otra?

MM: En el caso de nudista se es independiente por condicionamiento de las circunstancias, aunque en ese sentido, me permito agregar, también somos todos dependientes. Es que el término en sí no dice mucho. Se es una editorial y punto. Luego podemos hablar de los desafíos que enfrenta cada proyecto, los recursos con los que cuenta, el objetivo que busca y la forma de encarar su propuesta. ¿A quién o a qué responde? Esa podría ser una buena primera pregunta.

AZ: No publicaron traducciones. ¿Por qué apuestan por la literatura en español? ¿Qué tienen en cuenta a la hora de formar su catálogo? 

MM: A lo largo del país hay muy buenos escritores, que están escribiendo en un altísimo nivel y construyendo obras increíbles y sólidas. Ese es el foco de interés de la editorial. La apuesta es desarrollar un catálogo fuerte y a la vez diverso. Como lector me cautiva en primera instancia la sensibilidad y madurez de los libros a los que me voy acercando, y como editor, la articulación y los lugares que podrían ocupar entre sí: la cosmogonía que conforman. No descarto que en algún momento publique traducciones, pero no es algo que ahora me desvele. Por suerte ya varias editoriales se dedican a publicarlas y lo hacen con mucha calidad.

AZ: ¿Cómo es el mercado cordobés en particular, en cuanto a lectores, ferias, difusión y políticas culturales? ¿Cuáles creen que son los beneficios y desventajas, si hubiera, de no estar en Buenos Aires?

MM: Desde hace tres años vivo y trabajo desde Río Tercero, a 100 km de la ciudad de Córdoba; o sea, visto desde Buenos Aires, el trabajo de nudista se hace desde el interior del interior. Eso, a priori, me pone a cierta distancia de las movidas y mercados de las capitales. De todas maneras, el desafío siempre fue que nudista cobre presencia en cada lugar adonde llegue. En particular, en Córdoba hay un circuito muy rico de editoriales, autores y lectores. Hay ciclos literarios, lecturas, un Festival Internacional de Poesía y un Festival internacional de literatura. En varias ciudades hay Ferias de libros. Sin embargo, me gustaría que existan más instancias y espacios de visibilización de los proyectos editoriales. Lo lamentable es que casi todo se hace a pulmón. Solo hay dos líneas de fomento que alivian el trabajo para las editoriales cordobesas: una compra anual que hace la Legislatura a las editoriales de la provincia y el programa de fomento a la producción local que otorga la municipalidad. Dentro de ese contexto, impulsar la editorial desde Río Tercero tiene sus beneficios y sus contras, como en cualquier otro lugar. Lo cierto es que la elección del catálogo y el trabajo de fondo se hace con una apertura que no responde al circuito literario de una ciudad o región determinada. La visión y apuesta es expansiva: hasta hoy el catálogo está compuesto con libros de autores de Santa fe, Santiago del Estero, Tartagal, Córdoba, Sunchales, Buenos Aires, Salta, Chaco y más. Por eso uno de los slogans que uso para referirme a nudista es que no se trata de una editorial “de Córdoba” sino “desde Córdoba”. No sé si existen desventajas por no estar en Buenos Aires, no me gusta analizarlo en esos términos. Lo que sí me parece es que la actividad editorial también genera una red de vínculos que la distancia condiciona. Muchas de esas relaciones facilitan el acceso a la prensa, a las reseñas, a las invitaciones, a los faveos y RTs. Pero en cierto modo, al estar lejos físicamente, también nos desentendemos de esos alcances. Para nudista, el centro de interés y trabajo es otro.

foto 12

 

AZ: En el último tiempo ha habido críticas desde el sector editorial hacia las políticas culturales del macrismo. ¿Cómo ven el panorama editorial? Y, en un plano más general, ¿cómo ven esta etapa de la literatura argentina?

MM: Bueno, hay varias cuestiones para analizar en torno a este tema. La actualidad del sector editorial argentino es complicado, como lo indican los últimos informes de la CAL. Igualmente, considero que el panorama editorial es más complejo como para solo tener en cuenta la política económica del gobierno argentino. En primer término, la industria editorial está cambiando a nivel global y hoy es cada vez más fácil advertir cuáles son esos cambios a los que está sometido el sector. En ese sentido, comparto lo que dice Daniel Benchimol en sus charlas, quien apunta que hay dos certezas: 1) En un futuro, la industria editorial va a ser radicalmente distinta a la que conocemos hoy. 2) No sabemos cómo va a ser ese futuro. Lo cierto es que las nuevas tecnologías aplicadas al sector nos plantean nuevos desafíos; entre ellos: repensar las posibilidades que brinda el libro electrónico, las publicaciones digitales, evaluar cómo ofrecemos los contenidos, en qué soportes, en qué formatos y a qué precio. Además, ya existe una gama de plataformas de lecturas online y bibliotecas digitales, que son otra posibilidad para acercar nuestros libros a los lectores. En otros mercados el audiolibro ha crecido de manera rotunda y acá también puede llegar a pasar. La impresión por demanda y la distribución 1 a 1 ya es una realidad y solución necesaria para muchas editoriales, que de otra manera no se podrían sostener. Conclusión: las editoriales tenemos (o vamos a tener) que prepararnos y adaptarnos a todos estos cambios, porque el libro en papel no va a desaparecer nunca, pero las nuevas tecnologías llegaron para quedarse y lo están llevando más allá de sus posibilidades físicas. El libro en papel, en sí mismo, ya es un dispositivo tecnológico.

Ahora bien, desde mi punto de vista, a pesar de las críticas que le podamos hacer a la política cultural del gobierno, la literatura argentina está en una etapa muy rica en cuanto a la producción. A lo largo del país hay escrituras y obras que pueden mantener muy alta la vara de cualquier canon. Pienso en las propuestas de distintos escritores del interior del país. Pienso en las editoriales, revistas, movidas y ciclos que trazan su sus propios recorridos. Todo converge en una sana vitalidad de la literatura.

AZ: Apuestan también por los libros electrónicos. ¿El mercado del ebook es redituable en Argentina o sigue en clara desventaja frente al papel?

MM: En este caso también hay que tener una mirada global. A mí no me interesa pensar el libro electrónico en términos de si resulta redituable o no. Aquí hay una gran pregunta previa a todo esto: ¿queremos que nuestros libros se lean más o que se vendan más? Sinceramente prefiero lo primero, aunque es obvio que sería grandioso que sucedan las dos cosas. Suscribo lo que dice Javier Celaya: “la lectura es conocimiento y educación, no se trata de la industria papelera ni de la potente industria tecnológica”. Por eso, si invierto tiempo en diagramar, programar y publicar un ebook y luego obtengo una sola lectura del mismo, ya siento que la apuesta ha sido positiva, porque hay alguien que se interesó y si le gusta va a recomendar ese título. Además, pensemos en quien reciba esa recomendación: tal vez luego vaya a buscar ese mismo título, en papel o en digital. ¿Peco de optimista? No lo sé, pero sé que también es un tema del que se desprenden varias disyuntivas; por ejemplo, si a los ebooks los protegemos con DRM o si los ofrecemos sin DRM. También, si los publicamos gratis o si los vendemos, y si lo vendemos, ¿a qué precio? Son decisiones que cada editorial tendrá que tomar. Lo cierto es que en nudista vendemos nuestros ebooks a un precio bajísimo y sin DRM. Por último, como para responder a su pregunta, si bien el mercado del ebook siempre fue muy inferior al de los libros en papel, la tendencia en los últimos años es que está creciendo y no creo que tenga que ver con la venta. Habría que analizar por un lado cuánto se vende y por otro cuánto se lee. Pero insisto, me parece que hoy más que nunca tenemos la posibilidad de hacer uso de las nuevas tecnologías. En ese sentido, me encantaría que los títulos de nudista se encuentren disponibles en todos los formatos posibles, en las distintas plataformas, además de estar impresos en papel. Ya desde hace un tiempo me apunté que en algún momento vamos a crear audiolibros.

TAPA NUDISTA 4 - SURGHI LECCIONES 22-04 F  TAPA NUDISTA 2 - LA TARDE PROFETAS F NATALIA NUDISTA

AZ: Ponen un énfasis particular en el diseño de las tapas y la realización de booktrailers. Además, con Estudio Q fomentan la producción literaria cordobesa a través de mini documentales y ciclos. Los escritores publicados participan activamente. ¿Cómo surge el proyecto Estudio Q? ¿Consideran que la publicación del libro debe complementarse con otros formatos? ¿Cuál creen que es la participación que debe tener el autor en general en la publicación de su libro?

MM: El interés desde el inicio fue vincular lo estrictamente editorial y literario con otras disciplinas. Al principio el modo de llevar adelante ese interés fue a través de la producción de fotografías para las portadas de los libros y la realización de booktrailers para la comunicación. Eso lo seguimos haciendo hasta el día de hoy, aunque con algunos títulos nos tomamos ciertas libertades. La experiencia de producir contenido audiovisual fue muy inspiradora y nos trajo nuevas motivaciones. De ahí, junto a Rocío Pochettino, surgió la idea de producir Estudio Q, para crear un nuevo reservorio de contenidos. Estudio Q es un proyecto de investigación y producción audiovisual y editorial, centrado en escritores que producen desde Córdoba. Se trata de escritores que no necesariamente fueron publicados por nudista. Lo realizamos durante el año 2014 y este año lo vamos a retomar, por lo que ya estamos grabando nuevas entrevistas. La idea de ese proyecto en particular es ir trazando una cartografía acerca de autores que producen desde acá, indagando en su propia búsqueda y vinculación con la escritura. Nos pasamos todo un día con el escritor y grabamos las charlas que tenemos. Luego editamos todo el material (el video final no dura más de 10 minutos). A la vez, creamos un ebook con la desgrabación y edición de la entrevista completa. Creemos que además de los objetivos propios del proyecto, el contenido creado sirve para difundir el trabajo de los autores.

No sé si es un deber que el libro se complemente con otros formatos, lo que sí estoy seguro es que la editorial, al menos nudista, puede ser un verdadero canal de creación y distribución de contenidos. Y eso trae más desafíos, porque hay que desarrollar todas las habilidades posibles para gestionar esos contenidos y que los lectores, finalmente, puedan acceder y/o conectarse a ellos. Siempre es sano que el escritor y la editorial trabajen por la empresa en común que es la publicación del libro y la difusión de su obra. Son pocos los casos en los que un autor no quiere acompañar esa tarea.

AZ: Editaron los primeros libros de Federico Falco y Luciano Lamberti, que han emergido en el último tiempo como dos autores bastante leídos. ¿Cómo surge la relación con ellos?

MM: En 2008, como dije, conocí a Luciano porque me anoté en el taller literario que él coordinaba. Ese año fue el inicio de todo. Los títulos que le publiqué en realidad no fueron sus primeros libros. Antes de la salida de El loro que podía adivinar el futuro, Luciano ya había publicado Sueños de siesta, en editorial La Creciente,  San Francisco / Córdoba en Funesiana y El asesino de chanchos, en Tamarisco. Por su lado, antes de Cielos de Córdoba, Fede Falco ya había publicado los libros de cuentos 00 y 222 patitos, en Alción, y el libro de poemas Made in China, en Recovecos. De modo que a nudista llegaron como dos autores que se estaban consolidando como referentes en lo que era la nueva literatura argentina de ese entonces (estamos hablando de hace una década o un poco más). Para la editorial fue muy importante haberlos publicado. Siempre va a ser un orgullo y siempre voy a estar agradecido. Y me pasa eso con cada uno de los libros y autores que conforman el catálogo. Pero además, tanto Luciano como Federico desde el primer momento acompañaron los pasos de la editorial: brindando consejos, presentándome otros escritores y difundiendo el trabajo que se hace desde nudista desde el principio.

  FALCO NUDISTA LAMBERTI NUDISTA

AZ: ¿Qué otras editoriales te gustan por su catálogo, diseño, ya sean nacionales o internacionales?

MM: Me gusta mucho 17grises, que es una editorial que admiro porque supo reinventarse, reformular y agudizar un catálogo que era disperso en su primera etapa. Desde hace unos años cambiaron su estética y supieron desarrollar una identidad. Además la editorial tiene entre sus editores a Maximiliano Crespi, que para mí es uno de los mejores lectores, críticos y editores de la Argentina.

También me gusta la editorial Documenta Escénicas, de Córdoba, que viene construyendo un catálogo exquisito en poesía, teatro y que acaba de presentar una nueva línea: Colección Escribir, que es una belleza. Gabriela Halac, su editora, realiza un trabajo silencioso y de grandísimo nivel.

AZ: ¿Hay algún autor en particular al que les gustaría editar y que todavía no lo han hecho?

MM: Hasta hace un tiempo me pasaba eso con Leopoldo Castilla, hasta que le publicamos ya tres libros y pronto publicaremos uno nuevo. El Teuco era alguien a quien soñaba con publicar, incluso antes de haber creado a nudista. Pero siempre estoy buscando y conociendo nuevos autores, y siempre me entusiasmo cuando conectamos y además de un buen libro hay buena energía y comunicación. Eso hace mucho más feliz cada proceso.

AZ: ¿Cuáles son los próximos títulos a publicar?

MM: Los próximos títulos serán: el intenso diario titulado C6C7, que el escritor santafesino Fernando Callero escribió mientras se encontraba internado, en rehabilitación, luego de sufrir un accidente que le afectó la column. A su vez, vamos a publicar al santiagueño Claudio Rojo Cesca, con su libro de relatos El montaje obsceno. También publicaremos El teru teru XY, un libro gráfico de Jorge Brondo, músico y artista fenomenal de Río Tercero.

Además de esos libros, junto a Julián González, Lucía Leiva y Rocío Pochettino, quienes forman un equipo de colaboración permanente, estamos trabajando en la realización de una nueva tanda de estudio Q, podcasts y otros contenidos que luego vamos a ofrecer desde nudista. //z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *