Las buenas costumbres de Cadena Perpetua

La banda punk repasó todo sus éxitos con show contundente, en el que además presentaron oficialmente su nuevo DVD.

Por Gonzalo Penas

Fotos por Emiliano Romero

“Este show está dedicado a todos los afectados por las inundaciones”, dijo Hernán Valente en nombre de todo los Cadena Perpetua recién arrancado el show que la banda dio el sábado en el Teatro Vorterix. Cadena, que en el recital presentaba el DVD que muestra la primera parte de la gira del año pasado, empezó con “Malas Costumbres”, donde afirman que “fingir ser normal es más complicado que serlo” y que “si ya nada más nos pueden quitar, el oro lo llevamos dentro” y hará otros guiños a los damnificados por las inundaciones: si la banda siempre tuvo letras punks desde el compromiso político, hablando en contra de la corrupción de la década del noventa -y la que sigue hoy en día- también le canta precisamente a las situaciones evitables. Así entonces también sonaron en el arranque la irónica “Secretaría de turismo” (“no es un país tan cruel, rezá que salga el sol, si llueve vas a ver la fiesta de la inundación”) y “Panorama” que lamenta que “el cielo se enojó otra vez, tu casa se parece al mar”, ambas canciones de Malas Costumbres (2003).

El público “cadenero” sigue siendo uno de los más fieles dentro de la actualidad del punk en el país. Se siguen observando entre la gente camperas de cuero, tachas, crestas y flequillos ramoneros. Los integrantes de la banda también se comportan igual que siempre: cada “trapo” que les tiran al escenario, lo levantan y lo muestran para que todos lo observen, tal cual lo hacían en Cemento en los primeros diez años de vida como grupo. Otra costumbre que se mantiene son las serpentinas y los papelitos a la hora del comienzo del show y que se repetirán durante alguna canción histórica.

Durante la presentación, la lista de temas iría alternando clásicos de todos sus discos con canciones de su último trabajo (Plaga, 2010): “No quiero flores” y “Luisito” de Cadena Perpetua (1995) fueron los más festejados por los fans, pero también estuvieron “Angel del pasado” y “El sistema/1” –aquel homenaje a Eduardo Galeano- de Buscando Salidas (1997), “Fiel soledad” y “Vivirías” de Largas Noches (2000); y “No mires al cielo” y la perfecta “3 Historias” –de los mejores temas de la banda que siempre pasó desapercibido- de Demasiada Identidad (2006). Todas estas viejas canciones eternas, no solo para la banda sino también para el punk local, fueron matizadas con (nuevos) hits como “Qué mundo” (“seguiré buscando algo que me saque de todo este dolor, si sé que cada día estoy muriendo ¿por qué voy a vivirlo padeciendo?” dice la segunda estrofa como un grito a la esperanza), “Relaciones peligrosas”, “Delincuentes” y “Pálido y oscuro”, todos del último disco. Hubo tiempo para dos de los mejores covers que hizo Cadena en su historia: “Todo por nada”, de M.C.D. (banda punk de España de la década del ochenta) y también “In the Crowd”, de The Jam.

Para el final, a “Sobrevivir”, “Algo personal” y “Si me ves” le siguieron –como siempre- “Dispara” pero esta vez el recital terminó con una perlita de la que después “ya no se puede cantar más nada” dijo Valente: “Everybody Knows”, el último tema del EP que la banda sacó el año pasado llamado Armas y opio, junto a los Motorama, que habían sido la banda telonera que hizo bailar al mejor estilo rockabilly a los que llegaron temprano.

Cadena es esa banda punk que sigue en carrera y que tiene bien claro el camino. Siempre sus influencias fueron los Ramones, las bandas de punk vascas y las inglesas que siguieron el camino más allá del “no future” y de los pelos teñidos de colores informales. Ya no tienen que demostrar nada y aún así cada vez que uno los ve en vivo termina con la sensación que cada día suenan mejor y tienen mucho camino por recorrer.

Arecia_Octubre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.