Las bandas de(l) sonido

El Bonus del Ciclo Laptra nos dejo con la cabeza de parlante. Nos hizo festejar las bandas de sonido de la amistad. ¿Los culpables? Antolín, Bestia Bebé y The Hojas Secas

Por Claudio Kobelt

Fotos de Matt Knoblauch

En las calles/
bajo la tormenta/
otra noche/
estuve dando vueltas (solo)

Casi la una de la mañana, y Antolín arrancaba cantando “Prince of Persia” en lo que sería la noche Bonus del Ciclo Laptra, aquel que tuvo lugar durante Septiembre en el Matienzo, ahora en Plasma.  Otra vez junto a los Excursionistas ( Franco Jaubet en bajo y Reno en batería), Antolín dio otra clase magistral de lirica, sensibilidad y melodías para imaginarse películas de aventura y  romance.

Antolo sigue deleitando a sus seguidores con sus estribillos de pandillas y amor, los cuales  corean enfervorizados cada una de sus canciones, agradecidos, llenos de emoción. Seguiría “Días del futuro”, “ Ya no siento nada” y “Chico triste del desierto”.

Soy tu chico explorador

Soy rudo pero estoy lleno de azúcar

Las navajas son mi pasión

En mi fogata brilla el fuego de tu amor

Antolín queda solo en el escenario para “Scoutismo para muchachos”, y caigo en la cuenta que esa seria la banda de sonido perfecta para Moonrise Kingdom de Wes Anderson.  El grupo vuelve para dos temas nuevos aun no editados: “Suelten a los perros” y “Panteras en el parque” , que continua la línea Antolineana de  hablar de amor con frases de los Simpsons, de películas y de su poética tan particular.  Una bola de espejos en el techo desparramaba luz  pero esas melodías y esa voz iluminaban más que nada. El cierre con “Asalto Comando” dejo a los espectadores clamando por otra, y mientras Antolín dudada, el DJ comenzó a poner música y nos quedamos con ganas de más.

La noche pintaba bien,  y para subir el volumen a 11, llego Bestia Bebé, que comenzaría con un nuevo instrumental llamado “Game” y pegadito “El amor ya va a llegar”, power version del amado Daniel Johnston.  Seguiría “Omar”, tema nuevo que junto a “Wagen del pueblo” y  “Uruguayo”, aun no fueron editados pero ya son festejados y cantados por la audiencia en estado de efervescencia pura.

Es un auto nuevo para mi/

Aunque para vos sea viejo/

Lo llevo en mi corazón/

Canciones a: amigos, autos, jugadores de futbol, películas. Bestia Bebé es la celebración de la amistad, de la camaradería, del “Bromance”, como le dicen en ingles, amor de hermanos,  de Jonah Hill diciéndole “Te amo” a Michael Cera en Superbad.  Amor a los amigos. Y otra vez caigo: banda de sonido justa para cualquiera de Apatow o de Mottola, para cantar después de un picadito con amigos, tirados con una birra en los labios y una sonrisa en el corazón.

Lo quiero mucho a ese muchacho/

No me importa lo que digan de él/

Lo quiero mucho a ese muchacho /

Yo lo voy a defender/

 

Y si se canta sobre los amigos, ¿cómo no cantar una de los amigos? Las reversiones, rebosantes de corazón de “Otra vez” de Reno y los Castores Cósmicos, y “Ahora imagino cosas” de Santiago Motorizado, no hicieron más que confirmarlo.  Si quedan dudas, Lucas Jaubet,  de Hojas Secas, cantó “Patrullas del terror”,  y el cierre con “Lo quiero mucho a ese muchacho”, canción sobre y para amigos, en el primer pogo de la noche. Uno de los micrófonos cae a la gente, que lo agarra y canta el estribillo del nuevo hit bestial.  Dan ganas de buscar alguien para abrazar. El show se nos va entre los dedos, con otra gran noche de la ya grande Bestia Bebé.

Te abrazo tan fuerte

Que empiezo a brillar

 

Con toda la fuerza de “ 13700 Millones de años”  llega la última banda de la noche: The Hojas Secas. Con su identidad y sonido ya bien definidos, con esa voz tan única, que pone el alma y fuerza en cada palabra que sale de su enorme cantante. Hojas Secas despliega un arsenal de canciones que estallan en el aire, dejando esquirlas de sonidos emotivos en el recuerdo.  Sube Reno a cantar “La vida que te embrolla”, esa del pedazo de carne con arroz que todos cantamos con los puños en alto y la voz desgarrándose.

Un amigo una vez me preguntaba ¿Por qué cuando el público canta mira fijo al escenario, a la banda que está haciendo la canción? , y esa noche con los Hojas lo entendí. Tenemos que devolverle algo de esa energía que ellos nos regalan, celebrar sus melodías como si fueran nuestras, festejar esas letras que nos apropiamos para decir algo que nunca pudimos.

Estas cansada de buscar
lo que llamas felicidad
Estaba en mis ojos

La enorme  Balada “Solé” destella potencia y sensibilidad, “Convide” invita al pogo  y  “Pagar los impuestos” a la fiesta sin fin.  Hojas no deja de crecer. Con la mezcla de tonadas de su primer y segundo disco los pibes saben agitar a las masas sedientas de canciones con distorsión. Canciones para el cine catástrofe, de amor y lucha en el medio del holocausto zombie.

Casi a las 4 de la mañana salía de Plasma con mi amigo Matt y caminábamos hacia Parque Lezama hablando de películas, claro.  Y ahí volví a caer: gran noche junto a los artistas que con su música nos hacen pensar imágenes, nos hacen sentir nuestro un momento que quizás vimos en un film, nos trasladan a un planeta de colores y acción, a evocar algo no vivido, musicalizando un recuerdo, volviéndolo feliz.  Aun resuenan , y espero pronto vuelvan,  esas, nuestras, bandas de sonido.

Arecia_Diciembre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.