La tercera parte de un todo

Los Pixies devuelven en esta iniciativa tripartita un poco de su esencia y obsesión: fundar su música más allá de la consideración de banda de culto.

Por Pablo Mendez

Cualquier introducción es débil si se escribe sobre una banda fundacional, sobre todo si tanto se ha publicado al respecto. A saber: banda que dio origen al movimiento alternativo que inundó la década del noventa, y con esta frase se inscribe un lema repetido hasta el hartazgo. Por eso es mejor pasar a la música.

-“Bagboy”: una lógica sideral, una voz pausada en monólogo confesional y un estribillo con la tonalidad femenina precisa para vociferar un grito épico.

-“Silver Snail”: una intro en clave de misterio, con una voz entre brumas de efectos y un eco que sobrevuela para hacer constante el ambiente. Las guitarras entre el noise sutil y una melodía espía que aparece y se esconde.

-“Ring the Bells”:la clave pop del EP, la mística que hace de Pixies una bisagra se bifurca en la crudeza árida y/o la melodía suave, hasta pegajosa.

-“Jamie Bravo”: track que vislumbra una ética de acordes conocidos y para nada fallidos. La ecuación Pixies llevada al plano del minimalismo discográfico. Una canción que se ha repetido a lo largo de toda una trayectoria sin que eso implique una saturación; solo es la continuación de un sonido familiar que se afinca en la orfandad de lo cotidiano.

Tres EPs que se ordenan según la réplica de la crítica. Ordenados en un disco completo: Indie Cindy es el descanso, el placebo comercial, una organización empleada para público ávido de simetría rockera. Un complejo que atestigua los tres EPs en un larga duración que debería haber conseguido el orden de un puzzle musical. Las apuestas luego de tenerlos en mano supieron acomodarse bajo la tutela de productores improvisados a todo fanático con el objetivo de poner las canciones en jerarquía discográfica: no hay primeras o segundas, solo hay climas que los discos esconden en la posición de sus canciones. La lógica conceptual enmascarada en una intención prevista por la banda. Tres EPs conglomerados que tuvieron sus partes como anticipo publicitario o como simple capricho de una banda de culto y que sabe y dispone de esa concepción. El mensaje siempre está para que lo acomode el receptor. Licencia comunicacional de la que el sistema poco sabe.

Arecia_Diciembre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.