El año de la Perla

Hace 20 años el grunge le pegaba una patada al mundo. Una catarata de bandas de Seattle inundaba la escena musical: Soundgarden, Alice in Chains, Nirvana y Pearl Jam eran las más reconocidas, pero también estaban Screaming Trees y Mudhoney entre otras. Quizás ese fue uno de los últimos puntos del mundo de donde surgieron al unísono grandes cantantes. Este año estuvo cargado de varios hechos significativos para la única banda de esa camada que se mantuvo siempre vigente.

Por Joel Vargas

El vigésimo aniversario del nacimiento de la perla dio mucho que hablar, vamos a repasarlo.  En febrero editaron Live on Ten Legs, la continuación de Live on two legs, un disco con 18 canciones en directo que refleja diferentes recitales registrados entre los años 2003-2010 alrededor del mundo. La inclusión de la versión de “Porch” que tocaron en el ya mítico recital de Ferro en 2005 fue un mimo muy grande para los argentinos. En marzo reeditaron Vs y Vitalogy, dos de los albúmenes más importantes de la carrera de la banda. Las reediciones con varias rarezas se sumaron a la ya exitosísima reedición del 2009 de Ten. En mayo, Eddie Vedder sorprendió al mundo con otra producción solista: Ukelele Songs, un puñado de temas emotivos compuestos solamente por un ukelele. El álbum sirvió para demostrar que la voz de Eddie sigue más vigente que nunca.

A mediados del año se hablaba tal vez de un año sabático de Pearl Jam. ¿Pero justo se iban a tomar vacaciones en su cumpleaños? Imposible. En julio anunciaron su esperadísima gira latinoamericana, otra vez estarían pisando suelo argentino, ¿La fecha? 13 de noviembre en el Estadio Único de la ciudad de La Plata. Las entradas se pusieron a la venta el 1 de agosto y volaron. Se vendieron como pan caliente a pesar de las quejas por las divisiones del campo. Otra vez el vip hacia de las suyas. Pero su gran festejo de cumpleaños fue en septiembre en un festival producido por ellos mismos con grandes invitados: Queens of The Stone Age, The Strokes, Mudhoney, Glen Hansard y Chris Cornell. Sin duda fueron dos noches emotivas, con el regreso de Temple of The Dog como el punto saliente de ese fin semana.

¿Quieren más? Hay más. Ese mismo mes se estrenó mundialmente un documental sobre la historia de la perla dirigido por Cameron Crowe. Pearl Jam Twenty desnuda a la banda, desde su génesis hasta la actualidad. No faltan ni el conflicto con Ticketmaster, ni la tragedia de Roskilde, ni el síndrome Spinal Tap de los bateros, ni sus enfrentamientos con Nirvana, ni esas rarezas que todos esperábamos. Una película clave para entender a los muchachos de Seattle que se muestran tal cual son: cero caretas, sin transar con nadie, resistiendo los embates de la prensa y del mercado. El film fue todo un éxito, lo acompañó un libro y la edición de la banda sonora: un disco doble lleno de perlitas, canciones nunca antes escuchadas, maquetas y presentaciones en vivo memorables.

Para coronar el año la gira latinoamericana fue todo un éxito. Miles de fanáticos fueron a darle energía y apoyo a la banda que aman en su propio suelo. La Argentina no fue la excepción, un estadio colmado y ansioso vibró con treinta y tres canciones impecables. Una lista que repasó toda su carrera. Himnos inmortales como “Release”, “Black”, “Alive”, “Jeremy”,  “Corduroy” y  “Betterman”. Pequeñas sinfonías rabiosas de la mano de “Do The Evolution”, “Go”, “Even Flow”, “State of Love and Trust” y “Life Wasted”. Confesiones intimas en “Just Breathe”, “Garden” e “Inmortality”. Y homenajes importantes como “Last Kiss”, “I Believe in Miracles”, “Rocking in the Free World” y “Mother”.

Al día siguiente Jeff Ament, bajista del grupo, dijo: “Desde el escenario, el mejor show y público de todos los tiempos. Un viaje ácido de pasión Argentina. Es difícil de explicar no sólo lo que estábamos viendo, sino lo que estábamos sintiendo. Es la primera vez en mucho tiempo que no puedo dormir después de un show. Todavía lo estoy procesando…” Si en el 2005 fue el bautismo de la banda en suelo argento, este año fue la confirmación de lo que parece ser un amor eterno. No se admite discusión, fue el año de la perla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *