La máquina de hacer canciones

En su cuarto disco en apenas dos años, los Guided by Voices nos presentan English Little League. Un álbum tan redondo como los de sus mejores tiempos.

Por Nahuel Ugazio

Desde su primer disco, Devil between my toes (1987), los Guided by Voices se caracterizan por no dejar de grabar nunca. Gracias a su técnica lo-fi, con uno o dos discos por año, tuvieron una destacada discográfía. Hasta el 2004 cuando llego el momento de su separación, continuaban presentando sus clásicos discos con muchísimos temas, pero cortos y totalmente apasionados.

A todo esto, Robert Pollard, fundador y mentor de GBV, nunca paró de grabar. Aún cuando los GBV seguían presentando algún disco, Bob editaba sus álbums solistas, llegando a tener hasta el momento más de quince. Y ni hablar de sus proyectos paralelos como Boston Spaceships. Pollard es el hombre de las mil canciones, literalmente: lleva registradas más de 1600 canciones!

En junio del 2010, el mítico sello Matador realizaba en Las Vegas un mega concierto festejando sus 21 años de vida. La principal atracción era el regreso de Guided By Voices, con su clásica formación. Aquella histórica presentación dejó marcas claras en sus integrantes quienes, un par de años después, anunciarían definitivamente su regreso.

Let’s go eat the factory, editado el año pasado, sería su primer disco en la nueva etapa. A los pocos meses salió otro (Class Clown Spots A UFO) y después, otro (The Bears For Lunch). Uno mejor que el otro. En el 2013 nos reciben con English Little League que, ya no solo es uno de los discos del año, sino que es el mejor desde su retorno, apenas el año pasado.

Siempre fieles a su marcado estilo -canciones bellas, simples, humildes y grandiosas-, Pollard y sus muchachos cierran uno de sus discos más redondos de sus últimos años. Canciones como “Xeno Pariah” que abre el disco, “Islands” (compuesto y cantado por Tobin Sprout, el otro gran aportador de GBV), “Noble insecto”, “Flunky Minnows” y “Taciturn Caves”, muestran su poder compositivo y hacen un disco repleto de canciones que seguramente quedarán en la memoria de los fans de la banda, y que a la vez, son totalmente accesibles para todos.

En definitiva, las 17 canciones en apenas 45 minutos de English Little League, no solo son lo mejor de Guided by Voices desde su regreso, sino que el disco se cuela entre los mejores de su ya extensa discografía. Qué buena noticia saber que en apenas unos meses, tendremos otro disco para seguir completando esta grandiosa colección.//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *