La Flor: un elenco estable

La nueva película de Mariano Llinás, La Flor, es un film monumental y ecléctico estructurado en base a cuatro actrices.

Por Ignacio Barragan

La última película del director de Historias extraordinarias es una obra odiseica que se comenzó a filmar en 2009 y que tiene como saldo un conjunto de actrices del teatro independiente que representan seis historias distintas nucleadas en tres partes. La primera de ellas, que se acaba de estrenar, tiene una duración de tres horas y media. Esta ambiciosa obra se encuentra estructurada de forma tal que si se quisiera explicar en un diagrama, formaría una flor. Es decir, un relato empieza y termina mientras que el siguiente comienza a mitad de camino del anterior hasta que el film se termina cerrando sobre sí mismo.

No existe ningún tipo de relación entre cada una de estas partes, ni causales, ni temporales. Lo único que se sostiene en cada capítulo son las actrices que interpretan estas historias. Pilar Gamboa, Elisa Carricajo, Laura Paredes y Valeria Correa son de alguna manera los únicos puntos de contacto visibles en toda la obra, lo demás es eclecticismo e hipérbole, procedimientos fundamentales de la narrativa de Mariano Llinás. Los sets de filmación siempre varían, pueden ser el norte argentino como también París, Mongolia o Mar del Plata. Todo vale a la hora de desarrollar la particularidad de cada historia.

12a

Los dos capítulos que conforman la primera parte de La Flor son un buen muestrario de lo que será probablemente el conjunto de la película. En el mundo cinematográfico de Mariano Llinás, podemos estar en un momento sumergidos en un paisaje sanjuanino pintado de esoterismo y espíritus mientras que una hora más tarde nos trasladamos a Mar del Plata, donde una historia de amor es interpretada por una pareja de cantantes estilo Pimpinela.

Hay algo que resulta muy interesante en esta última obra de Llinás y es lo que podríamos llamar el concepto de elenco estable, idea que también se aplica a la mayor parte de la producción de El Pampero Cine. Esta modalidad consiste en un grupo particular de actores que conforman un elenco donde cada uno de ellos interpreta distintos personajes de una misma obra de acuerdo a las necesidades del director. Por ejemplo, un día quien hace de Hamlet puede interpretar al bufón del rey mientras que la misma actriz que actúa de Lady Macbeth puede pasar fácilmente como una de las brujas del mismo guión. Es decir, un actor que en una obra interpreta varios papeles en distintos momentos. Este concepto o idea es la piedra angular de La Flor, un conjunto de cuatro actrices desarrollándose en diferentes planos narrativos.

Lamentablemente, existe cierta incertidumbre con respecto a las próximas proyecciones de esta obra. Si bien ya están pautadas algunas funciones en lugares como Córdoba, San Juan, Santa Fe o Rosario, aun no existe una fecha definitiva para su estreno comercial en las salas porteñas. Se dice por ahí que la segunda parte será estrenada en el BAFICI del 2017 pero eso aun es un misterio. Solo nos quedará esperar, lo que probablemente haga más emocionante la recepción final de la película.//∆z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *