“La felicidad está en hacer lo que nos gusta”

Bárbara Gilles, nos cuenta cómo fue el proceso creativo que dio origen a Carpe Diem, su nuevo disco. En una entrevista exclusiva para AZ, la cantautora compartió anécdotas, habló sobre sus influencias musicales, y adelantó cuáles son sus próximos proyectos.

Por Nayla Madia

Bárbara Gilles es cantante, compositora y pianista. Actualmente, junto a su banda, la Favoriti Quartet (Martín Rodríguez en guitarra, Agustín Alonso en batería y Lisandro Seppia en bajo), la cantautora se encuentra presentando Carpe Diem, su nuevo material discográfico -grabado en Estudio Quinto y editado a través del sello Epsa-, un álbum en el que los sentimientos fluyen a través de  diversos géneros musicales y sorprendentes arreglos de vientos y cuerdas. El rock, el jazz, el folk y el blues conviven en ocho canciones en las que, desde diversos climas sonoros, la fortaleza, la calidez y la sensibilidad salen a la luz a partir de  la expresiva voz de Bárbara.

En esta charla, la cantautora compartió todos los detalles de su disco, contó cómo vivió la experiencia de tocar por primera vez en New York  y cómo fue el proceso de grabación del primer videoclip del álbum, dirigido por Hugo Meyer.

AZ: ¿Cómo fueron tus comienzos en la música? ¿Recordás alguna anécdota en particular?

Bárbara: Siempre cantaba de chiquita, y además me gustaba escribir, entonces hacía canciones. A los ocho empecé a tocar el teclado, con un Casio Tonebank que me regalaron. Mi papá y gran parte de mi familia son muy melómanos. Siempre escuchamos mucha música. Recuerdo que en la escuela, en tercer grado nos dieron como tarea inventar una canción sobre un cuento que nos habían leído. Yo hice una que se terminó transformando en una especie de hit, porque la profesora de música después la orquestó y pasó a formar parte del repertorio de la clase, y del acto de fin de año. Se llamaba “Rayito de sol”.

AZ: ¿Qué es lo que más disfrutas de tu profesión?

Bárbara: Lo que más me gusta es compartir, interactuar. Disfruto mucho ir a ver y a escuchar a mis amigos, descubrir todo el tiempo expresiones artísticas formidables me entusiasma. Apreciar nuestros caminos paralelos que de tanto en tanto se cruzan, para hacer algo juntos, es algo que me encanta. También mirar para atrás y ver cuántas amistades hermosas te va dando esto es genial. Compartir el escenario, o un proyecto, es especial, te conecta con el otro en un nivel íntimo.

AZ: ¿Cómo surgió la posibilidad de tocar con un grupo como el Favoriti Quartet?

Bárbara: Siempre tuve bandas de rock, pero componía temas que no hacía con ellas. Mi novio en ese entonces (hoy mi marido) me insistía para que me animara a armar algo con mis canciones. Entonces tiré una propuesta. Y los músicos que convoqué accedieron. Eso brindó la posibilidad y estoy muy agradecida a ellos. La característica del grupo es que no es un formato solista + sesionistas. Los chicos son parte viva de la banda, aportan musicalmente y aconsejan en todos los aspectos. Debatimos, es como una mesa redonda donde yo tiro los temas y después los vamos resolviendo entre todos cual cubos rubik. La formación fue cambiando desde su inicio en 2008, pero la premisa del amor al proyecto y a los compañeros siempre está, es lo que permite esta dinámica de trabajo.

AZ: En tus canciones se percibe fortaleza en temas como “Anestesiada” y a la vez hay sensibilidad en canciones como “Tristeza Folk” ¿De dónde partís para crear una canción? ¿Hay aspectos auto referenciales en tus canciones?

Bárbara: Sí, por supuesto. A veces se da que tengo algo para decir, entonces la canción parte de la letra. Sobre las frases más potentes trato de cantar melodías hasta elegir la que más me gusta. Sobre eso desarrollo el resto de la canción. Otras veces parto de una idea puramente musical, a veces cantando, otras desde el piano. Para ponerles letra recurro a una colección de notas que tengo, ideas fugaces que anoto para no olvidar y que pueden servir de disparadores. De esos pequeños nodos han nacido letras completas para mis canciones.

AZ: Estuviste en New York. ¿Cómo viviste esa experiencia de tocar en la “ciudad que nunca duerme”?

Bárbara: Estaba bastante nerviosa porque toqué al día siguiente de llegar y el impacto de la ciudad es enorme. La gente es copada, más de lo que imaginaba, y a pesar de haber hecho casi todo mi repertorio en castellano, prestaron atención a mis explicaciones en inglés y fueron muy respetuosos. Allá hay un espectro cultural impresionante, es como una ciudad perteneciente al mundo, no a un país en particular, y es fácil sentirse parte. Fue una primera pequeña experiencia. Tengo muchas ganas de volver a tocar ahí.

AZ: ¿Cómo fue el proceso creativo que derivó en “Carpe Diem”? ¿Dónde grabaron el disco? ¿Cómo viviste ese proceso?

Bárbara: Carpe Diem tardó dos años en materializarse, desde las primeras maquetas hasta la concreción del disco-objeto. Con el Favoriti habíamos grabado un EP en 2008, y los temas nuevos que surgieron después de ese trabajo empezaron a formar parte del nuevo disco, el primero “de larga duración”, aunque no es tan largo en realidad. La grabación fue en Estudio Quinto y tuvo una primera parte en 2010 y una segunda en 2011. Durante 2012 laburamos en la mezcla.  Todo estuvo a cargo de Rodrigo López, un gran músico e ingeniero de sonido, y por sobre todo un alma maravillosa. Yo lo viví de manera muy intensa, porque acababa de tener a mi bebé. La toma de decisiones fue desde un lugar totalmente nuevo para mí, con todos los sentimientos a flor de piel, el aprendizaje a los ponchazos, enredos de tiempos, ayuda (mucha) que vino de todos lados, multiplicidad de roles. El arte de tapa tiene mucho que ver con eso. Recibí tanto de tanta gente para poder hacerlo que siento que es un poco de todos ellos.

AZ: En el disco conviven diversos géneros como el Rock, el Blues, el Folk, el Soul y el Jazz ¿Cómo definirías a Carpe Diem como disco?  ¿Cómo consideras que es tu estilo musical?

Bárbara: Es un disco de pop-rock ecléctico. Los temas tienen ritmos y texturas diferentes, aunque aunadas por la identidad sonora de la banda. Así lo veo yo. Es la música que me gusta escuchar. Soy muy amplia, disfruto tanto a Steve Reich como a Illya Kuryaki. Pero igual está el denominador común que son las personalidades de los músicos. Todas estas propuestas tocadas y procesadas por ellos terminan encontrando identidad. Por eso soy bastante fanática del ensayo. Conocerse, buscar, es muy importante.

AZ: ¿Cómo llegaste al título del disco?

Bárbara: Carpe Diem es una frase en latín que significa “aprovecha el día”. El tema que se titula así habla de todo aquello que te hace sentir realmente bien y de tratar de ampliar esa parte dulce del día. Aunque se trate de algo que esté al final de todo un día de estrés, eso hace que las cosas tengan sentido. El mensaje es que todos los días tengan sentido y no perder vida en callejones sin salida. Me interesa el tema del encuentro con uno mismo, la vocación. Creo que la felicidad está en hacer lo que nos gusta. Me impresiona ver mucha frustración en nuestra sociedad en ese aspecto. El cumplimiento de los mandatos, el encajamiento en los moldes sociales, el embudo humano al que nos lleva el sistema capitalista.

AZ: Carpe Diem también es el primer corte de difusión del disco. El video parece mostrar distintos momentos de creación del disco, es como meterse de lleno en  tu música ¿Cómo llegaron a eso?

Bárbara: El video fue dirigido por mi gran amigo Hugo Meyer. Combina registros de lo que fue la presentación oficial del disco, los ensayos previos, imágenes mías tocando en mi casa y de mi pequeña familia. Tal cual como vos decís, muestra distintas postales de la rutina de la música, mientras los timelapses de la ciudad en cámara rápida marcan el paso del tiempo, es un ejemplo de un ritmo intenso. Al final del clip está la imagen que hace que todo tenga sentido. El cable a tierra es lo más simple, y lo más imprescindible: la sonrisa de tus seres queridos. El guión lo fuimos charlando juntos, y Hugo interpretó muy bien el mensaje del tema.

AZ: ¿Qué opinas de internet y las nuevas tecnologías para  difundir música?

Bárbara: Me parece genial compartir. Estoy 100% a favor de subir la música a internet y que todos la puedan escuchar. Hay tanta oferta independiente, y a la vez lo que ofrecen los medios masivos es tan comercialmente selecto, que si no existieran estos soportes no podríamos conocer ni la mitad de lo que logramos escuchar gracias a internet. El futuro está ahí y también en las disquerías. Pueden convivir.

AZ: ¿Cómo ves este nuevo mapa musical  y el rol de las cantautoras femeninas?

Bárbara: En el mapa musical actual hay tanta gente talentosa que las esperanzas en un mundo mejor se renuevan. Además, y esto es muy importante, muy de a poco se van poniendo a tono los circuitos, gracias a importantes cambios como la ley de la música, el auge de los colectivos de autogestión, la fuerza de los músicos organizados para tener mejores condiciones laborales. En la música el rol de las cantautoras femeninas se me hace que es el mismo que el de los cantautores varones. Solo que ahora parece haber más cantautoras que antes, y eso hizo surgir ciclos temáticos, solo de chicas, o grupos de autogestión también Participar de eso me da mucha satisfacción. Los círculos femeninos siempre son grandes generadores de energía. Entre nosotras nos damos una mano, pero eso es parte de las bambalinas, arriba del escenario no hay una división entre masculino y femenino, se comparte todo.

AZ: ¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

Bárbara : Tocar, viajar, trabajar en un próximo disco y seguir participando de mis otros proyectos paralelos, algo que este año me hizo crecer mucho. Es una bendición poder dedicarme de lleno a la música y compartirlo con mi familia.

Arecia_Octubre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.