Jairo Manzur: “Lo que hago no es algo pasajero, es un estilo de vida”

Hablamos con el creador de Latinoamérica Shoegaze, medio encargado de documentar y difundir este particular movimiento en esta parte del mundo, que también edita discos, organiza ciclos, mientras escribe sobre el género para medios de todo el mundo.

Por Claudio Kobelt

Si pensamos en su traducción al castellano, esta sería algo así como “Mirarse fijamente los zapatos”, y solo hay que pensar en las figuras de todos esos guitarristas encorvados, tocando minuciosamente su instrumento, observando el titilar y activación de sus amadas pedaleras de efectos, meciéndose envueltos en una búsqueda interna y climática, para entender esa traducción y de qué hablamos cuando hablamos de Shoegaze.

Este ¿Estilo? ¿Subgénero? nacido a finales de la década del ochenta, de la mano de My Bloody Valentine (chequear el imprescindible Loveless), Ride y Slowdive como sus principales y mejores exponentes, fue ganando terreno y adeptos en todo el mundo. Las guitarras abrasivas, las voces escondidas, la melancolía espacial, una cadencia envolvente, y cierta languidez hipnótica eran algunas de sus principales características. Algo así como un primo sensible, nostálgico y melódico del noise. Un abrazo largo, emotivo y dulce a la piel del sonido.

Si hubo alguien que se encargó de registrar, difundir, apoyar e incentivar el crecimiento de la escena shoegaze en la región latina del continente fue y es Jairo Manzur, creador del sitio conocido como Latino América Shoegaze, portal referente del género que reseña, comenta y cubre todo lo que sucede con el shoegaze y su familia sónica más cercana: dreampop, ambient, noise, psicodelia experimental y más. Pero Manzur no se queda ahí y su fervor y pasión lo hacen comprometerse y trabajar cada día más: Curó y editó diversos discos compilados con artistas de toda américa latina, participa como especialista en diversas publicaciones de todo el mundo, ayuda a cuanto grupo y sellos del género conoce y organiza ciclos y festivales. Un apasionado y meticuloso motor de la escena que tomó muy en serio eso del rol activo del espectador y de involucrarse para que lo que le gusta y moviliza siga existiendo y creciendo.

A horas de una nueva fecha de Sesiones Espontaneas, el nuevo ciclo que organiza para apoyar y difundir artistas de la nueva escena argentina, y donde celebrará los primeros cinco años de vida de su sitio web, aprovechamos a hablar con él y que nos cuente todo sobre su labor, el trabajo con su página, su visión del shoegaze hoy en Latinoamérica, cómo ve la escena argentina y todo lo que sigue aportando y generando para que sigamos perdiéndonos en las cálidas distorsiones de aquellos que  mientras miran al piso ejecutan el lenguaje de las almas.

 ♦

AZ: Para comenzar, te pido una definición que ayude a entender a aquellos no tan cercanos al estilo ¿Qué es el Shoegaze? ¿Cómo lo contarías?

Jairo Manzur: Personalmente creo que se puede definir el Shoegaze de dos maneras. Por un lado, es un género que se definió a fines de la década del ochenta. El termino como tal fue la manera que algunos periodistas usaron para calificar bandas -como My Bloody Valentine, Slowdive, Pale Saints o Chapterhouse que hacían fuerte uso de los pedales de distorsión, razón por la cual siempre miraban hacia al suelo, dando origen al termino.

Por otro lado lo veo más allá del término, del momento y del género, como una constante búsqueda sonora a través del uso de pedales para aplicar diferentes efectos al sonido de la guitarra. Esta segunda definición es la que me llama más la atención ya que considero que con el tiempo muchas bandas fueron más allá del sonido clásico que se gestó en su momento llevando la idea hacia otros terrenos. Un buen ejemplo es Astrobrite y Loveliescrushing del músico Scott Cortez, o más recientemente The Stargazer Lillies.

AZ: ¿Y qué fue lo que te llamo la atención del género, y en particular de sus representantes latinoamericanos, para involucrarte tanto con su difusión?

JM: La sonoridad, la posibilidad de crear diferentes tipos de sonidos y expandirlos de diferentes manera. Esto sin dudas me llevó hacia otros géneros -aunque más bien me gusta ver la música más allá de las etiquetas- como la psicodelia, el ambient o la música experimental. En su momento fui descubriendo bandas que hacían música de ese estilo a través de comunidades musicales, sin embargo la información era más bien dispersa, así que con lo que fui conociendo empecé a recopilar material e información.

AZ: Contame un poco de cuándo y cómo comenzó Latino América shoegaze.

JM: Comencé en el 2011, fue sin lugar a dudas mi primer intento serio, no tanto en ese momento de difundir sino de conocer mucho mejor lo que pasaba en la música independiente latinoamericana. No tenía ni idea de cómo manejar una página o un blog, así que fue todo un aprendizaje tanto a nivel de escritura y técnica como de difusión a través de redes sociales. El proyecto creció muy rápido, semanalmente recibí siempre mucha música y eso me ayudó mucho a ir descubriendo lo que pasa en diferentes países musicalmente.

latinoamericashoegaze az 1

AZ: ¿De qué manera sentís que creció en todo este tiempo el sitio?

JM: Sin dudas, creo que Latino América shoegaze está en evolución constante. Como comentaba comencé sin tener mayor idea del cómo manejar un proyecto de este tipo así que con el tiempo fui aprendiendo mucho y tratando de mejorar cada vez más. Si veo hacia atrás las primeras cosas que hice eran bastante básicas pero con el tiempo fui tratando de lograr un estilo y una identidad que es lo que marca la evolución del sitio.

AZ: Teniendo en cuenta la gran cantidad de material y artistas reseñados, parece una tarea imposible para un solo hombre ¿Hay un equipo atrás de la web, o realmente sos sólo vos?

JM: La redacción y labor investigativa en general es toda labor mía. En algunas otras cosas, como el diseño, hubo varios colaboradores como por ejemplo la marca Colakuerno quien ideo la identidad grafica de Latino América Shoegaze.

Como decís parece una labor imposible, pero tengo la ventaja que al ser yo solo quien se encarga de la redacción tengo un control general de tiempo. De a poco he desarrollado una dinámica: escribo todos los días muchas veces mientras escucho música voy haciendo frases y luego cuando puedo me siento y junto todo y trato de darle forma. Charlo mucho con las bandas lo que me ayuda a darme una perspectiva más real tanto de su música como de su situación.

La desventaja de trabajar solo es que soy el único filtro -por así decirlo- y entonces tratar de no repetir ideas es algo que me preocupa. Para que el lector no sienta que todo es lo mismo he ido creando secciones que me sirven para liberarme de la labor ejerciendo un pequeño control sobre la misma. Por ejemplo están: Lupa Libre, donde busco contar un poco más como historia el trabajo de una banda; “Juguetes Para Grandes”, donde los artistas hablan sobre equipos y proceso de grabación; y “Música Hecha Trazos”, una sección de hace un par de años, en la que un artista plasma gráficamente lo que una banda le hace sentir. Esto sumado a que con las entrevistas trato de refrescar un poco el contenido más allá de mi opinión.

AZ: ¿También trabajas en otras páginas y blogs? Sé de unas colaboraciones que hacías para una revista japonesa especializada en el género. Contanos un poco sobre esas y otras colaboraciones “extras”.  

JM: Si, participé por un año en Muso Planet, un magazine japonés especializado en shoegaze donde aportaba más que todo sobre la escena latino americana. Hubo varios volúmenes muy interesantes y me dio la oportunidad de comentar sobre música a otro público y en otro idioma. Esporádicamente participo en algunos otros sitios aunque me es difícil mantener un buen ritmo por lo que ya hago en mi propia página. Sin embargo, este año retome una colaboración en El Ukelele, una página española que me extendió la invitación a participar y ha sido muy interesante. Ahí aporto un poco de todo y espero dinamizar más con el tiempo mis colaboraciones. Me gusta escribir en otros sitios, y me gustarían que fueran más. Me ayuda mucho a no quedarme en una misma idea.

AZ: En la página también se cubren y hablan de otros géneros y estilos cercanos en búsqueda, clima o intención al shoegaze, como el noise, el dreampop, el kraut, lo experimental. ¿Cuáles son los criterios para que hablar de un artista o un disco en un sitio con una temática tan específica?

JM: Desde el principio se habló de otros tipos de sonidos. Me gusta ver la idea del Shoegaze como algo menos encajado en un término sino más bien en una búsqueda,  por eso no me parece extraño hablar de ambient, noise o dream-pop. Sin embargo,  mi interés en la música es bastante cambiante, últimamente me gusta mucho el folk experimental, entonces cubro bastante sobre eso. La idea inicial se extendió y creo que está bien que haya sido así. El criterio para bien o para mal es el mío, y como trabajo solo no puedo ir más allá de eso, pero creo que con el tiempo se forjó una línea de identidad que hasta el día de hoy los lectores siguen y respetan con agrado.

AZ: En el 2011 salió el primer compilado de Latinoamérica Shoegaze, con grupos y artistas de toda Latinoamérica. Algo que siguieron haciendo, editando,  creciendo, ampliando –como lo hicieron con el folk experimental en Psicodelia Rural Latino Americana Vol. I – y  llegando a hacer ediciones físicas y presentaciones. Contanos un poco de esas placas que lanzaron, de qué se tratan, y cómo nace la idea de meterse a trabajar, compilar y editar discos.

 JM: La idea de los compilados surgió muy naturalmente. A finales del 2011 después de unos meses de trabajo con la página compile todas las bandas que las que se habló ese año en un compilado, luego Diego Scagni se encargó de crear un diseño. El año siguiente traté de ir más allá y compilé tres discos diferentes -cada uno con una identidad sonora- y para cada uno algún diseñador hizo una portada acorde. Esto fue importante para definir la línea de sonidos que la página cubría.

La idea de compilar música siempre me ha gustado y constantemente tengo en mente hacerlo, me ayuda mucho ir haciendo una perspectiva de lo que pasa musicalmente en Latinoamérica  para desarrollar compilados que siento buscan documentar esos momentos musicales.

AZ: Ya que tu sitio habla de la escena de toda Latinoamérica, recomendanos cinco referentes del shoegaze latinoamericano que no debemos perdernos.

JM: Para empezar, Silvania. Para mí una banda clave en el desarrollo de los sonidos de vanguardia latinoamericanos. Un dúo peruano de fines de los 80s que estuvo activo bastante tiempo y dejo varios discos importantes. Su primer disco Miel Nube Hiel creo que fue un claro ejemplo de que una banda más allá de las influencias extranjeras puede crear música original. Otra sería Ceus de Abril. Esta es una banda bastante nueva, tienen un EP. La manera como las letras cantadas en portugués se mezclan con las distorsiones de las guitarras es simplemente genial y encantadora.

Después Polen, que no sé si es una banda de shoegaze, pero por momentos sí. Es un dúo chileno que la verdad creo no ha recibido el reconocimiento que merece. Su sonido es altamente creativo, creado desde una base muy lo-fi. Tienen tres trabajos y cada uno va siendo mejor que el anterior. También Car Crash Sisters, es la banda mexicana a la que más me he aficionado en el último tiempo. Hay mucho de un sonido muy clásico en ellos, pero lo que los hace originales es el espíritu y emoción que ponen en cada una de sus cancines.

Y recomiendo mucho Un.real. Llevan 20 años activos, son de Costa Rica y representan un grupo de músicos muy importante de ese país. Siempre han estado presentes con grandes trabajos y han hecho canciones que no deberían quedar en el olvido.

AZ: No mucho después del blog y los discos, por si fuera poco, una vez en Argentina te metiste con la organización de ciclos y eventos… ¿Qué fue lo primero que organizaste que recuerdes? ¿Y qué es lo que tiene este momento en particular de la escena argentina que te tiene tan motivado e involucrado?

JM: Comencé mucho colaborando con amigos como la gente de Discos Dojo. Ayudé  muchas veces en puerta en eventos de otra gente (por ej. en el Ciclo Technicolor) todo eso ayudó a aprender un poco como organizar y llevar a cabo un evento. En el 2015 hice un pequeño ciclo con mi amigo Lautaro Nahuel, de Abril y los Pajaritos Zombies, llamado Retablo Profano, y ahí aprendimos mucho de cada fecha. Buenos Aires es una ciudad con una fuerte actividad musical que te brinda por suerte muchos espacios.

latinoamericashoegaze az 3

AZ: ¿Cómo ves la escena independiente argentina en todos estos años que la seguís de cerca con tu sitio?

JM: Excelente, lo único que podría decir es que a veces es apabullante la cantidad de eventos y bandas creo que es algo muy importante y que brinda muchas opciones pero a la vez puede ser dispersante. No creo que hayan escenas definidas por genero sino más bien por camaradería y eso es muy importante, ya que ayuda a involucrar a mucha gente en el proceso, muchos de los ciclos actuales son hechos por gente que no son músicos – como el Marte Ataca o el Dinámica- sino más bien fanáticos, y  eso me parece muy importante porque logra dar un lugar a personas que quieren organizar cosas más allá de un redito económico.

AZ: Antes te pedí cinco artistas latinoamericanos. Si te pido cinco artistas argentinos, sean o no del género, ¿Qué nos recomendarías?

JM: Sin dudas, Fusibles es una. Una de las mejores bandas de la actualidad, una propuesta que hay que ver en vivo antes de morir. También está Nomateo, un cantautor experimental y artista de Escobar con una fuerza estética y musical única. Y si antes hablábamos del folk experimental, Pan del Indio es uno de los mejores representantes de ese término/corriente.

Rosalux, que lanzaron no hace mucho su disco debut y la verdad es impresionante. Un trabajo con dos excelentes colaboraciones y en general con un clima muy bien creado. Y La suma de Todos los Tiempos. Para mí una banda con un gran potencial y que lo está desarrollando cada vez más. Su segundo disco es tremendo y actualmente preparan el tercero que creo va llevar su apuesta musical mas alto.

AZ: Contame un poco de Sesiones Espontaneas, este nuevo ciclo que estás curando en Espacio Dinamo.

JM: Sesiones Espontaneas es un ciclo que busca en cada edición centrarse en una cierta corriente sonora. La primera fecha fue orientada hacia el noise-rock, y la siguiente que es este viernes 20 de Mayo es puramente shoegaze. Mi idea a futuro es hacer unas ediciones más, en mente tengo una fecha solo con bandas instrumentales y otra donde toquen diferentes tipos de dúos. En cada una se edita un compilado limitado en algún formato, el primero fue un CD artesanal y ahora es un cassete. La idea además de explorar corrientes sonoras también es explorar formatos de grabación y reproducción.

latinoamericashoegaze az 4

AZ: ¿Qué se viene en este 2016 para Latino América shoegaze, notas, secciones, discos, ciclos? ¿Qué nos podes adelantar de algo en lo que estén trabajando?

JM: Se vienen varios compilados y nuevas fechas. Recién anunciamos el lanzamiento de Frecuencias en Expansión, que estará disponible en la fecha por los 5 años de Latino América shoegaze en Espacio Cultural Dinamo. Además re-edité en cassete también un compilado del 2014 llamado Planos Definitivos/Secuencias Infinitas. Estamos celebrando estos 5 años en la fecha de Sesiones que tocarán La Suma De Todos los Tiempos, Videoclub y Cuarteles de Invierno. La mejor manera.

AZ: Periodista, organizador, productor, curador… ¿Cómo te definirías?

JM: Antes que nada como un entusiasta y  fanático. No tengo una formación académica en este campo pero creo que con el tiempo he ido aprendiendo bastante. A futuro me gustaría formarme en esto  y dedicarme ojala de lleno. Para mí no es algo pasajero, es un estilo de vida.//∆z

Sesiones Espontaneas Vol. II: 5 años de Latino América Shoegaze
Con los shows de Videoclub + Cuarteles de invierno + La Suma de todos los tiempos.
En Espacio Cultural Dinamo: Sarmiento 3096 – CABA
Entrada: $60.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *