Furia en VHS

¿Volvieron los 80s? ¿Alguna vez se fueron? Un sueco ex-director de videos musicales tomó Kickstarter por asalto y un montón de gente se subió a su tren retro-lisérgico para apoyar a Kung Fury, uno de los cortos más delirantes de internet de este 2015.

Por Ale Turdó

Desde hace tiempo venimos poniendo énfasis en el hecho de que la nostalgia cotiza alto. Un gran número de producciones audiovisuales de diversa escala y variante ambición nos atacan por todos los flancos. Jurassic Park, Star Wars y Terminator seguramente son los casos más resonantes del mainstream, pero la marginalidad de la web también esta llena de hermosas sorpresas.

Una de esas sorpresas es David Sandberg, un director de video clips que desde su Suecia natal inició una campaña en Kickstarter para poder realizar un corto que mezcle artes marciales, películas de policías y comedia inspirada en las películas clase B de la gloriosa era del VHS. Filmó algunas escenas con pantalla verde en su oficina con la ayuda de un par de amigos, y las usó para lanzar la campaña con la que buscaba juntar $200.000 dólares para su proyecto… juntó $630.000.

Todo esto dió como resultado a Kung Fury, un corto de acción que en escasos 31 minutos se mete en el bolsillo a toda la generación del videocassette. El mismo Sandberg interpreta a Kung Fury, un policía de Miami que debe viajar en el tiempo para detener a Adolf Hitler, la mayor amenaza del Siglo XX que se ha rebautizado así mismo Kung Führer… sí, el juego de palabras da para algo tan genial como eso.

kung fuhrer

Estéticamente la propuesta esta invadida de tropos ochentosos: luces de neón, policías rebeldes con jefes malhumordados, autos deportivos, doblajes desporlijos, música de sintetizadores, gráficos pixelados, diskettes de 5’ ¼’’ y toda la tecnología démodé que puedan imaginar. La imagen en sí sufre problemas de tracking, pérdida de imagen, baches de audio y demás inconvenientes típicos del formato ferromagnético. Todo esto funciona como envase contenedor, es el bastidor sobre el cual va a suceder todo aquello que para el conocedor del tema es sumamente familiar e inmediatamente identificable.

Como parte de la estrategia promocional del corto, sumaron a una de las figuras más icónicas de la década de las permanentes y los pantalones nevados: David Hasselhoff. Sí, el que manejaba un auto que hablaba y corría por las playas de California en cámara lenta. The Hoff presta su voz para el tema principal de la banda sonora titulado “True Survivor”, un himno en clave “Eye Of The Tiger” cuyo video clip tampoco se guarda nada de la parafernalia ochentera. El mismo Kung Fury maneja un auto deportivo con una inteligencia artificial que tiene la voz del bueno de David, como para cerrar el círculo.

Todo aquello que en su momento condenaba a este tipo de Cine Clase B a ser apenas un subproducto para las bateas más ocuras del videoclub de barrio se resignifica en el nuevo milenio, y desde el lugar de la nostalgia nos hace reflexionar sobre una época en la que existía un cine que no buscaba tomarse a sí mismo en serio, sino solamente entretener a pesar de no resistir el más mínimo análisis.

El corto está disponible de forma gratuita en Youtube desde fines de Mayo, y ya suma más de 17 millones de visualizaciones. Sandberg llamó la atención de muchos y se comenta que en el futuro podría haber un largometraje de Kung Fury, con material 100% nuevo. También podés jugar al video juego homónimo que se puede descargar gratis en cualquier smartphone, un guiño –como no podía ser de otra forma- a los juegos beat ‘em up de 8 bits.

kung fury game

Kung Fury podrá ser considerado por los más estrictos como un producto de nicho, una idea demasiado insmersa en los códigos de su propio universo hermético como para ser disfrutada por las masas. Pero tal vez lo más importante de todo esto –sin importar el target- es que Kung Fury es una oda, una declaración de amor a los 80s, a un tipo de cine que priorizaba el entretenimiento por sobre todo, incluso por sobre la lógica y el verosimil.

Porque –siendo sinceros con nosotros mismos- ¿a quién le interesa qué es lógico o qué es creíble cuando podemos viajar en el tiempo y pelear contra Hitler haciendo equipo con Thor y un T-Rex? Chau, me fui a comprar una videocasettera a MercadoLibre…//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *