Ensamble Peripecia: “Un disco es un universo”

Hablamos con Hernán Ocampo de Ensamble Peripecia, un (casi) instrumental demoledor con destellos marsvoltianos desde Chilecito, La Rioja. Un vuelo de pájaro por la escena independiente del Interior, con sus luchas, sus conquistas y sus desafíos mirando al futuro.

Por Sebastián Rodríguez Mora

AZ: ¿Cuánto hace que empezaron y cómo surgió el proyecto? “Ensamble” parece referirse a algo como una orquesta.

Hernán Ocampo: Comenzamos cerca del 2007 si mal no recuerdo y con otra formación, con la idea de hacer música instrumental y libre, casi sin estructuras o bases, solo una especie de jam con lo que teníamos de carga musical en ese entonces, un proceso de desarrollo musical progresivo y exploratorio para nosotros. Desde esa época nos interesa la mezcla de lenguajes y de culturas, en lo personal estaba mirando mucho cine y mucha peli muda (hemos musicalizado El hombre de la cámara de Djiga Vertov, El gabinete del doctor Caligari, La Muñeca de Ernst Lubsich y algunos cortos de Man Ray). Nosotros vivimos en un valle, un lugar chico que es Chilecito que vendría a ser como la segunda ciudad de La Provincia de La Rioja, y eso de encontrar alguien para las visuales no fue fácil pero lo intentamos varias veces. Hoy nos acompaña Aylén Almendra, artista visual, pero los primeros recis fueron solo música y era improvisación durante unos 40 minutos. Recuerdo la primera fue en una iglesia evangélica creo, en un evento solo de fue divertido.

La idea de Ensamble surge porque no queríamos armar una banda de rock que era en lo que ya tocábamos, sino algo que tenga que ver más con ideas por ahí  del jazz, de Miles Davis, ensamblar y transformar las estructuras, un poco de la formación de Miles en los 70 y las sesiones de Agharta y Bitches Brew. Me gusta pensar que se trata de una orquesta, o sea es un ensamble de músicos que tienen en común una base rockera pero cada uno trae una carga diferente: jazz, psicodelia, salsa, krautrock, electrónica, metal, folklore, dub, etc.

AZ: Valle suena casi inconfundiblemente a Mars Volta, ¿cuánto quieren parecerse a ese sonido o es simplemente herencia auditiva?

HO: La verdad que nos gusta y nos sentimos inspirados por esa libertad que tienen los Volta, esa nueva psicodelia súper necesaria que rompe con muchas cosas en el rock casi tan copada como sucede en el free jazz, Cada uno tiene una carga diferente, Martin el percusionista escucha salsa y le gusta mucho, algún toque latino sale de ahí y a Omar Rodríguez-López lo escuchamos mucho. Junto con Nels Cline y Johnny Greenwood son los guitarristas que más me llegan.

Además nos gustan muchas otras cosas que no sólo son musicales y son las experiencias, nos toco viajar por varios lugares del país y conocer otros grupos, otra forma de vivir la música y conocer pares que están en lo mismo. Valle es la búsqueda de un estilo también, tocamos hace mucho y lo que escuchás ahí es un resultado de varias mutaciones de los temas durante el tiempo.

AZ: ¿Qué dificultades tuvieron, si es que existieron, para grabar este disco? Se nota que tiene encima una producción muy profesional.

HO: Dificultades creo que tuvimos en poder hacerlo cuando queríamos, que era mucho antes, por dificultades económicas. Luego quizá el cambio de bajista cuando se fue Leo y entró Evelyn en el medio y bueno, después de pensarlo mucho y habernos grabado nosotros mismos, sacar dos EPs, encontrar el método que nos servía para que sonemos como queríamos y adquirir un poco de experiencia el resto se hizo algo más fácil pero aún desconocido. Lo mejor era grabar en simultáneo y que suene de manera expresiva, cálida y con energía en vivo. Elegimos grabar entonces en Casafrida, que se ajustaba a nuestra búsqueda y a la producción. Tratamos de no dejar ningún cabo suelto antes de meternos a un estudio en Buenos Aires por primera vez, con dos sesiones de ocho horas para aproximadamente diez temas. Quisimos dar un paso grande en experiencia y trabajar de verdad, de manera artísticamente profesional. La mezcla es como hacer el montaje de una película; creo que un disco es un universo y tiene que sonar como un mundillo, mi idea viene de escuchar discos conceptuales. El objetivo era que suene homogéneo y de pe a pa escucharlo completo y que sea ecléctico que no suene a ninguna época, hoy por hoy la industria musical puja por pocos minutos y temas hiteros. Nosotros lo que dejamos en Valle fue mucho trabajo sin duda..

AZ: ¿Cómo es la relación de la banda con Caos Records?

HO: El sello Caos surge para nuclearnos varios artistas que nos conocemos y tenemos una búsqueda a través d la experimentación. Lo comencé porque todos mis amigos de grupos están en uno o tienen uno, así se amplía la paleta de producción y cómo se piensa en articular esta cultura con las demás escenas. El sello está para seguir con las experiencias, ya sea del proceso de grabar, de hacer el arte, sacarlo online y en edición física. Por ahora tenemos siete artistas y se vienen asomando más, gente de Córdoba, La Rioja. También esta una faceta del sello de rescatar material perdido de bandas que grabaron en la provincia y ya no están tocando. Le pusimos Caos no por un caos material sino más bien que va por dentro, nosotros decimos caos astral y la idea de transformación aleatoria.

valle

AZ: ¿Cómo está hoy el circuito de la música independiente de La Rioja y en general del Interior, a veces poco accesible para el porteño/bonaerense?

HO: Para mí hace unos cuatro o cinco años que viene creciendo en cantidad de grupos activos, bandas con estilo propio y laburándola, sacando discos. En La Rioja lo que está costando es encontrar los lugares donde tocar, sobre todo en Chilecito. Por eso optamos por ir a otras provincias. Como movida independiente, con una postura independiente, hay muy poco. Nosotros hacemos música no solo porque nos gusta sino que nos gustaría cambiar cosas: abrazamos las luchas como las antimineras en defensa del cerro Famatina, por ejemplo. Nosotros tenemos en La rioja una lucha cultural ahora mismo. Porque la otra cara es lo de siempre, lugares que quieren sólo bandas de covers o tributo, una falta de respeto, hasta te quieren hacer pagar por tocar, hay bandas que se prenden en esa y no construyen nada. En respuesta a eso, hicimos un Festival en un lugar no convencional con la temática del grupo por primera vez el año pasado con la idea de propagar esta forma de juntarse y hacer. Se llama Festiperipecia, tocan  bandas con propuestas interesantes y ferias de todo, ropa, objetos de arte lo que sea. Nos sirvió para autogestionarnos la masterización de Valle, que la hizo Carl Saff un groso que reside en Chicago y trabajó muchos discos copados, entre ellos el de nuestros amigos de Persona.

Grupos de las provincias hay muchísimos: de Tucumán podría nombrarte a los Random  o la Senegal Grindcore Mafia. En Rosario están los ÑÑÑÑ que me parecen increíbles. Los Alimaña creo que son de Chaco. De Córdoba: Sur Oculto, Colibrí, Fly Fly Caroline, Círculo Polar Ártico, Moola. Y muchos más en Buenos Aires, ahí tocamos con grupos impresionantes: La Tumba del Alca, Nomateo, Persona, Fusibles, Dislexia Free, Elcho. La discográfica sello Cabello, Noseso, Sadness. Tienen mucho potencial. Y el punto es que están todas fuera del mainstream que está que explota de tanto plástico.//z

Ensamble Peripecia se presenta en Córdoba Capital:

5 de junio Club Paraguay, junto a Persona y Moola

6  de junio en Cabezas de Tormenta junto a Fly Fly Caroline y CPA.

Un comentario en “Ensamble Peripecia: “Un disco es un universo”

  1. Recién leemos con tu padre la nota completa y nos pareció bárbara, nos cuesta un poco entender los términos referidos a estilos musicales que no conocemos pero se nota que estás muy embebido en eso. Exitoso estreno del disco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *