El Pueblo de los Malditos

Fox se la juega y en pleno mid-season presenta una nueva serie, Wayward Pines, producida por M. Night Shyamalan. Pueblo chico, misterio grande.

Por Ale Turdó

El receso a mitad de temporada suele ser ese momento en que las series del prime time se toman un pequeño descanso y las cadenas televisivas aprovechan para probar con alguna que otra apuesta que logre llamar la atención de nosotros los espectadores. Si bien Netflix está rompiendo de a poco con este paradigma al no respetar ninguna lógica en lo que respecta a elegir un momento determinado para lanzar series –y casi siempre lograr fidelidad extrema de sus seguidores- el mid-season sigue siendo un terreno fértil para la experimentación televisiva.

Es así como la cadena Fox se la juega y pone en su grilla una serie producida por M. Night Shyamalan… sí, el director que después de Sexto Sentido (1999) parecía que se comía a los chicos crudos y lamentablemente se fue apagando de a poco. Después de hacer sapo con sus últimas películas (After Earth, ¡estamos hablando de vos!) se mete de lleno en la caja chica.

Wayward Pines cuenta la historia de Ethan Burke, un agente del Servicio Secreto de EEUU cuya misión es averiguar el paradero de dos de sus colegas, desaparecidos en un pueblito perdido del estado de Idaho, llamado precisamente Wayward Pines. Pero la cuestión se complica cuando el Agente Burke sufre un accidente automovilístico que lo manda derechito al hospital del pueblo. La cosa se pone densa cuando él se da cuenta que es imposible escapar del pueblo, y que algo raro pasa con sus habitantes.

Matt Dillon interpreta al agente del servicio secreto y sin dudas ha aprendido a sobrevivir en la industria superando el karma de estrella juvenil carilinda. Desde mitad de los 90s en adelante ha hecho todo tipo de papeles, desde un detective bizarro en Loco Por Mary ( 1998) pasando un maestro pervertido en Juegos Salvajes (1998) hasta un policía conflictuado en Crash (2004). También lo acompañan Juliette Lewis y Carla Gugino, dos actrices que por el contrario no tuvieron tanta suerte al momento de hacer esa transición de jóvenes promesas a actrices establecidas.

poster

La nueva serie se nos presenta como una suerte de mix entre Twins Peaks -la obra maestra del genio demente de David Lynch- y En La Boca del Miedo (1995) una gran película de ese otro genio que es John Carpenter, responsable de la que para muchos es una joya incomprendida del cine de Terror. Y los más gamers tal vez encuentren cierta similitud entre Wayward Pines y el video juego Alan Wake, donde un escritor de novelas se ve envuelto en la desaparición de su esposa en un pueblito fantasmal ubicado en el medio de la nada.

El misterio es el elemento clave de la serie, con ciertos toques sobrenaturales. El Agente Burke busca entender qué es lo que pasa en el pueblo, qué pasó con sus compañeros y por qué es imposible escapar, ¿qué o quiénes se esconden detrás de todo esto? El mismo Shyamalan dirige el primer episodio, en el cual se perciben por momentos similitudes con La Aldea (2004), otra de las obras del director devenido en productor.

El 14 de Mayo es la fecha de estreno a nivel mundial. Como no estamos en los dominios de Netflix -ni de ninguna otra plataforma de contenidos digitales- habrá que armarse de paciencia y esperar semana tras semana para ver un nuevo episodio en Fox, como en las viejas épocas. Situación que pondrá a prueba la resistencia de más de un seriéfilo.

La primera temporada se compone de 10 episodios. Sólo resta esperar para ver si Mr. Shyamalan repunta desde la pantalla chica o sigue derrapando y se ve forzado a recluirse en un pueblito en el medio de la nada. El mayor de los misterios por el momento.//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *