El hombre de las mil voces

A fuerza de creatividad y caradurismo, Mark Lanegan, el indisputable autor de las canciones más sombrías se mantiene vigoroso como un sobreviviente de los noventas.

Por Damián Jarpa

Si hay alguna persona a la cual no se la puede describir como haragán es Mark Lanegan, quien viene de colaboración en colaboración. Durante la década pasada se mantuvo bastante ocupado, proveyendo su voz a diferentes artistas, desde los tozudos de Queens of The Stone Age hasta el dúo electrónico Soulsavers –It’s not how far you fall, it’s the way you land (2007)- probablemente uno de los trabajos más jugados de su carrera.

Después del lanzamiento el año pasado de Blues Funeral, uno podía suponer que habría que esperar un largo tiempo para escuchar un sucesor.  Pero estamos en el 2013 y ya tenemos nuevo material. El segundo de este año, ya que también lanzó un disco con Duke Garwood en mayo.  Se trata del segundo disco de covers en su vasta carrera, el primero data de 1999, I’ll Take Care Of You.

Lanegan vuelve al ruedo con ayuda de sus viejos amigos: Mike Johnson, el experimentado multi-instrumentista quien hasta Field Songs (2001) había tocado en todos sus discos; además retornan Barrett Martin y Mark Pickerel, ambos ex-bateristas de la leyenda grunge, Screaming Trees. Después la participación de los mismos de siempre, Alain Johannes y Duff Mckagan.

El disco comienza con un cover de Chelsea Wolfe, exponente del folk oscuro, una bella versión pero no tan visceral como lo que viene después. “I am not the loving kind” primer corte del álbum es un tema perteneciente a John Cale (miembro fundador de The Velvet Underground)  sinceramente  hipnotizante  y encantadora, con ayuda de Bill Rieflin en el mellotron sumados a los violines y cellos la hacen probablemente uno de los singles del año, con seguridad. “You only live Twice” de Nancy Sinatra, es una  interpretación simple, dos guitarras acústicas que hacen recordar la crudeza de  The Winding Sheet (1990) Otros de los momentos más álgidos es “Lonely Street” original de Carl Belew. Uno definitivamente siente que Lanegan se apodera de las letras. Simplemente impecable. Para terminar “Autumm Leaves” de Jacques Pérvert, melancólica pero poseedora de un swing perverso.

Es su segundo álbum de covers, lo cual reduce la sorpresa y espontaneidad del primero; sin embargo, la elección de canciones está vez es más jugada que la anterior. Por eso vale la pena explorarlo. Sin olvidar su marca registrada: la voz de barítono, grave, contaminada de whisky y tabaco es la que realmente marca la diferencia.//z

Arecia_Octubre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.