El Desertor

La música y el arte son la válvula de escape para la rutina asfixiante de Adrián Outeda, cantante de Satan Dealers.

Por Gabriel Feldman y Joel Vargas
Foto de Gonzzalo Iglesias. 

“Acá enfrente apuñalaron a uno”, nos comenta Adrián Outeda tras un saludo. Hace tiempo que vive en el barrio de Once, algunas cosas ya parecen no sorprenderlo. Más de una vez tuvo algún entredicho en esas calles. “Prefiero tener el pelo largo antes que ese corte que parecen todos policías”, le contestó a uno que lo quiso apurar por el lado de la cabellera, cuando se paseaba una noche con un amigo mientras intentaba encontrar un bar que no pase bachata.

Antes de subir al departamento decidimos ir por provisiones al almacén. Nos invita las cervezas y aprovecha para comprar un limpiador de pisos porque se le terminó el que tenía. Volvemos. Subimos, entramos y nos ponemos cómodos en el comedor, sentados debajo de un par de guitarras que están colgadas en la pared. En la pared de enfrente hay dos bastidores a todo color, que más tarde sabremos que pintó él, egresado de Bellas Artes. Cuando hayamos terminado la charla, nos mostrará el taller donde despunta su pasión por la pintura. También conoceremos el otro taller, una habitación contigua dedicada a la estampación textil y la serigrafía,  ahí confecciona los pedidos que le llegan por internet. Diseños que van desde Iggy Pop, pasando por Neil Young hasta Einstürzende Neubauten. Recientemente mudó sus herramientas a esta habitación cuando tuvo que cerrar su taller anterior. Ahora trabaja en una gráfica por las mañanas. Parece evidente de donde sale la fuerza y la sustancia de Canciones Para Desertar, el nuevo trabajo de Satan Dealers.

Es un tipo muy calmo, piensa mucho antes de hablar y después dispara. Nos dice que escuchó uno de los temas de su banda en Animales Sueltos, el programa que conduce Alejandro Fantino en las medianoches de América: “me dio vergüenza ajena, un programa lamentable, loco. Lamentable.  Un DJ en el piso, los nabos que están ahí pidiendo temas. Llegué hasta un momento en que pasan un tema de Spinetta y lo cantaban solamente dos. De terror. Después un amigo me comentó por Facebook que pasaron AC/DC y se hacían todos los rockeros. Hacían la air guitar y ponían caras de malo. Unos boludos. “

AZ: ¿Qué canción pasaron?

Adrián: Solamente el riff de “It’s too late to go back”, segundo disco.

AZ: ¿Vos sabías o te sorprendiste?

A: Estaba acá, lo vi y no lo podía creer. Los llamé a los pibes y me dijeron bueno, eso lo vamos a tener que cobrar. Y están averiguando ahora.

Adrián justo enganchó el programa haciendo zapping, no tiene cable y lo único que mira son los partidos de fútbol, lo entretienen. Es hincha de Boca, hace mucho que no va a la cancha pero todos los martes juega a la pelota. Uno de sus mejores amigos por ser tan fanático casi se muere de un “bobazo”. No quiere que le pase eso a él: “no te vas a amargar por esa manga de hijos de puta que ganan un montón de guita”.

Outeda se identifica con el punk, aunque afirma que no lo es. Es partidario del hazlo tu mismo y de lo independiente pero más que eso se considera una persona socialista. “Creo que las ruedas en todo ámbito tienen que girar para que todos podamos vivir, lamentablemente hoy es la plata, quizás el día de mañana sea una horma de queso, ojalá. “ Y agrega, “uno desde su lugar trata de hacer lo mejor posible”.

Hace más de un mes por razones ajenas a la banda se canceló la presentación de Canciones para desertar en el Teatro Vorterix y se reprogramó para mañana 11 de mayo en el Roxy Club.Cuando nos cancelaron el show de Vorterix yo pensaba en mucha gente que se debía estar cagando de la risa. Nosotros tratamos siempre de estar al margen y hacer siempre la nuestra. No entrar en ese amiguismo del rock, porque ya lo conozco y sé que es totalmente falso. Así que lo mejor siempre es ‘estoy, pero no’”.

AZ: ¿Te sentís reflejado en Canciones para desertar o desfasado en algún punto?

A: Cada vez que terminó de hacer algo siempre encuentro una cosa que hubiese hecho de otra manera. Pero creo que en este disco logramos el sonido que realmente queríamos y, teniendo ahora esto, queremos otra cosa más. Siempre es avanzar en algo. Si sacamos veinte discos que suenen iguales, como Bad Religion, me pego un tiro en la cabeza.

AZ: Es la fórmula ganadora.

A: Claro, llegamos a esto, con esto lo hicimos, entonces vamos a sacarlos como si fuesen chorizos. Y no, no es la manera de pensar de la banda.

AZ: ¿Por qué creés que les encajaron la etiqueta garage?

A: Porque lo mismo sucedía con el hardcore. O sea, cuando vos eras una banda de hardcore ya te ponían las siglas: “No, nosotros somos No Demuestres Interés, no somos N.D.I.”. Y es pum, palo y a la bolsa, total estos no son los Callejeros.

AZ: ¿Cómo hacés para no quedar pegado a eso? Es difícil.

A: Es que lamentablemente quedas pegado, los periodistas cumplen esa función de meterte siempre en la misma bolsa porque la gente necesita saber qué carajo es. Para mí el rock es totalmente lo contrario a eso. No hay que ponerle una etiqueta a nada, uno hace lo que hace y punto ya está. Satan Dealers es una banda de rock y nada más.

Antes de ser el frontman de los Satan, fue el cantante de No Demuestra Interés, una de las bandas más importantes que hubo en la escena hardcore argentina. En Mensaje no preciso de imagen, cambiaron radicalmente su sonido y crearon canciones eclécticas, mutantes, con muchos climas. “En ese momento la gente se lo tomó como una traición y toda esa pelotudez. Al día de hoy es un disco de culto. El público de acá es muy nostálgico. A la nostalgia la detesto. Por eso cuando me ofrecieron de que se junte No Demuestres Interés (en el 2009), dije bueno ok, está todo bien, pero hago cuatro fechas porque tengo mi banda. Satan Dealers es el presente y no quiero vivir colgado de la nostalgia de algo que ya está, ya pasó. A No Demuestra Interés lo vio generaciones que no lo pudieron ver. Ahora ellos siguen con el okey mío, no hay ningún problema, pero a mí no me representa.

AZ: Cuando te preguntan por No Demuestra Interés y por esa época ¿Te molesta de algún modo tener que seguir hablando siempre de eso?

A: En realidad me molesta porque me gustaría que me pregunten más por lo que estoy haciendo actualmente. Pero así pasa con todo. Creo que también la gente tiene que tener un respeto por el músico que está conmigo tocando en la banda. Todas las veces que vamos a una nota me terminan preguntando de No Demuestres Interés. “Loco, están los chicos, somos otra banda, otra  cosa totalmente diferente”. Pero bueno, es una realidad y uno trata de decir está todo bien, pin, pan, pun, responder de compromiso, y seguir con la nota que venimos a hacer que es con Satan Dealers.

AZ: En todas las notas te hablan de lo mismo,  te preguntan “los pibes, ¿te parece bien que sigan tocando?”

A: Si, a mí me parece bien que sigan tocando. A mí me parece bien.

AZ: Ahí está el tema, buscan que bardeés.

A: Bueno, saben que quizás yo a veces estiro un poco la lengua de más entonces son como de apretar. En realidad no estiro la lengua de más digo las cosas como realmente me parecen.  El tiempo en algunas cosas me hizo cambiar y a veces me he equivocado en decir ciertas cosas, pero creo que la honestidad pasa también por decir las cosas aunque estés equivocado.

Arecia_Diciembre

One thought on “El Desertor

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.