El crimen de Avellaneda

A principios de Abril se estrenó la película “¿Quién mato a Mariano Ferreyra?” que propone una vuelta al cine militante y a una revisión de los hechos acontecidos antes y después de la muerte de Mariano. Es con una ficción enmarcada en la realidad que esta película se desenvuelve en los hechos de una historia trágica.

Por Ignacio Barragán

La pregunta ha recorrido las cabezas de cientos de personas, ha sido utilizada en gran cantidad de diarios amarillistas y publicaciones de izquierda pero por sobre todo es, hoy en día, el titulo de una gran investigación de Diego Rojas que dio origen a una película que nos propone nuevamente a preguntarnos: ¿Quién mierda mató a Mariano Ferreyra?

Martín Caparrós es un periodista con el nombre de Andrés Oviedo. Su vida parece de las más normales hasta que un día llega al laburo, pone C5N y ve las últimas imágenes del cuerpo aún con vida de Mariano Ferreyra. Oviedo no entiende nada. Suena el teléfono.

– Petisoooooooo- dice Caparrós.

Es el jefe de redacción del diario en el que trabaja Oviedo, encarnado en la voz de Enrique Piñeyro. Como la mayor parte de los jefes, él es el típico boludo que se mira el culo al momento de hacer algo por los demás. “Háceme una notita, algo como para publicar, sobre el quilombo ese de los piqueteros, no quiero nada muy producido eh”, le dice el jefe. Andrés Oviedo llegó tarde al laburo y no quiere saber nada. Decide empezar la investigación en el Archivo General de la Nación.

La película ya empezó y no teme llegar hasta el final del asunto. Con una excelente diagramación de las partes es que se desarrolla este filme de cine militante. Los temas son principalmente la tercerización pasando por los puntos clave de este movimiento como son las burocracias sindicales con sus consecuentes patotas de acomodados hasta llegar a la cabeza de esta infamia y al malo de esta película: José Ángel Pedraza. Aquel sindicalista de la izquierda peronista que los dólares y los viajes a Miami convirtieron en el más asqueroso monstruo del sindicalismo. El momento cúlmine de este relato es la revelación de los diálogos obtenidos de Pedraza hablando acerca de la muerte de Mariano ya casi hacia el final de la película.

No se puede dejar de resaltar que desborda de belleza el hecho de que esta película continúe una línea de cine militante originado en los años setenta. Las claras referencias al cine de Pino Solanas, Raymundo Gleyzer y grupo Cine Liberación además de verse en la película generan una continuidad en este marco de combatismo, un cine que nos faltaba en estos tiempos del nuevo cine argentino y estatización de medios de comunicación.

Lamentablemente ya conocemos cómo fue el final de esta historia y también sabemos que los hechos hablan por sí solos. Pedraza obtuvo únicamente 15 años de prisión y varios de sus allegados entre 3 y 18 años dependiendo de su implicancia en el asesinato. Se ve  la burocracia sindical no es fácil de atacar, en fin…

Ideal para recordar cantitos de las marchas y recuperar un dialogo político que prácticamente había quedado en el pasado. La película “¿Quién mato a Mariano Ferreyra?” es clave para estos tiempos de cine barato y discursos ya usados. Vayan a verla al Cosmos o al Gaumont antes de que la bajen.//z

Arecia_Octubre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.