Deporte Ilustrado Episodio #10 Tomás Downey – Mariano Quirós

728X90_Arecia_Abril_02

728X90_Arecia_Marzo

En este nuevo episodio los invitados son Tomás Downey, autor de Acá el tiempo es otra cosa (2015) y El lugar donde mueren los pájaros (2017); y Mariano Quirós, que escribió Una casa junto al Tragadero (2017),  La luz mala dentro de mí (2016), entre otros títulos. 

DESCARGA EPISODIO #10

A continuación un extracto de la charla que mantuvimos con Downey y Quirós. Del capítulo participaron Cristian Franco; Sebastián Rodríguez Mora; Joel Vargas y Alejo Vivacqua.

Alejo Vivacqua: El año pasado nos había quedado pendiente hacer un capítulo dedicado a cuentos. Mariano tiene novelas publicadas pero ambos ganaron el Fondo Nacional de las Artes por la categoría cuentos. La primera pregunta, la clásica, es con qué arrancaron a leer, eso es lo que más nos interesa.

Mariano Quirós: Empecé a leer de chico, pero supongo que mucho tiene que ver la imagen de lector que tenía. Uno por ahí se queda prendado de flashes de cuando era niño, ya me llamaban la atención las letras aunque no entendiera para nada lo que eran, la posición del cuerpo de la gente para leer. Hacemos mucho eso cuando somos chicos, jugás a leer. Con esa intención empecé a leer lo que mis viejos leían, que son militantes políticos. Tenías a mano biografías del Che, por ejemplo. Me fueron dando los libros que debería haber leído. Me acuerdo de quedarme prendado con un librito de cuentos tobas, indios del Chaco, ese tipo de libros que uno lee y vuelve a leer. Lo mismo me pasó con Gustavo Roldán, que era un escritorazo de literatura infantil, sobre todo con uno que se llama El monte era una fiesta. Mi viejo me regaló un libro de obras de teatro e historia, eran todas muy colonialistas, sin embargo me quedé copado. Con los años me llamó la atención que mi viejo me regalara ese libro, capaz fue de casualidad. De ahí hice un camino bastante cursi en algún punto porque me copé mucho con los uruguayos Galeano, Benedetti, bien adolescente. García Márquez me partió la cabeza, Soriano. Cuando uno se hace amigo hay otro click importante. Lo de mi viejo es bastante variopinto, porque por él caí en El gran Gatsby por ejemplo, un cimbronazo. Con los amigos entre los 18 y 20 años, terminé de conocer a Fitzgerald porque se publicaron los cuentos completos por Alfaguara, creo. Con esos me volví loco, lo parangonabas con John Cheever, se cruzaba con Roland Barthes y la cuestión del discurso amoroso que veía en Comunicación Social. La facultad me robó bastante tiempo de lectura, te ordena en algunas cosas y en otras te resta. Después me voló el cráneo Bolaño, quería ser Bolaño.

Cristian Franco: Todos queremos ser Bolaño.

la luz mala

Alejo Vivacqua: Tomás, ¿vos venís de familia literaria?

Tomás Downey: No, nada que ver. De hecho yo no sé bien de dónde salí. Hablaba Mariano de tener modelos de lectores, pero yo no lo tenía. Ninguno de mis padres leía, mi vieja quizás algún best seller de vez en cuando; recuerdo la imagen de algún libro en la mesa de luz. Alguna referencia tenía, pero nadie era de leer mucho. Y a mí se me ocurrió empezar a leer no sé por qué. Sí me acuerdo que en ese momento en el jardín donde iba me enseñaron a leer. Cuando empecé primer grado era el único que leía y me dí cuenta que era algo importante.

Sebastián Rodríguez Mora: Había un poder (risas).

Tomás Downey: Claro. No sé si a raíz de eso empecé a leer, y después como leía toda mi familia me regalaba libros. De vuelta, era como un valor la lectura.

Joel Vargas: ¿Qué libros?

Tomás Downey: Me acuerdo mucho de chico leyendo a Julio Verne. Uno que me impresionó mucho y siempre lo menciono es Tulipán negro de Dumas. No sé cómo me llegó y me acuerdo mucho de ella, no me acuerdo lo que hice la semana pasada y me acuerdo lo que le pasaba al tipo ese en el calabozo, con una mina que le pasa un tulipán por la ventanita… Después leía a Elsa Bornemann, los Cuentos de la selva de Quiroga. Ese cuento de Elsa Bornemann, de las hermanas o primas que duermen en una cama y se agarran de las manos de noche también, son imágenes que me quedaron marcadas a fuego. De hecho lo releí el año pasado por una cuestión, no me acordaba nada del cuento pero esa imagen…//∆z

tomás downey

Edición de episodio: Fernando Baigorria.
Equipamiento técnico: Matías G. Fernández, Gastón Iachini y Jorge Noro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *