Defórmica: ¡Bang! ¡Bang! Estás liquidado

Defórmica se presenta este viernes 16 de octubre en Niceto Club. Antes charló con ArteZeta sobre su pasado, presente y futuro.

Por Gabriel Feldman

Defórmica se formó en Ituzaingó a mediados del 2004. En ese momento eran cuatro y después de algunos cambios de formación se consolidó como un quinteto integrado por Leo Ghernetti y Nicolás Pedrero en guitarras eléctricas, Pablo “Chino” Vega en bajo, Martín Benito en batería y Alejandro Carrau en piano Rhodes y sintetizadores.  Por su sonido se los asocia al rock progresivo con su esplendor en los años ‘70s y al math rock, su hermano más desinhibido que caló hondo tanto en Estados Unidos como en el lejano Japón una década más tarde. Sin embargo, el disparador para empezar a probar ideas estuvo más relacionado con decodificar los climas oscuros y los cambios de ritmos de las canciones de PJ Harvey.

En sus primeros discos las canciones remitían a escenario en movimiento, ensalzados por las subdivisiones rítmicas, el vuelo de las guitarras y los títulos enigmáticos. Piezas como “Mecanofónico”, “Sofisma”, “Liberticida”, “Algo se lo lleva todo” o “Novelesco” eran los sueños húmedos de cualquier  atormentado por Yes, King Crimson, Henry Cow y Don Caballero. “¡No se fían del blues, son de acá y la deben poner!”.  Pero más allá de las etiquetas de los géneros o las desviaciones estilísticas, lo que sobresale en Defórmica es su capacidad para crear un lenguaje distintivo que fue puliendo disco a disco, a la vez que se posicionaron como una de las propuestas más atractivas arriba del escenario.  Una banda instrumental con mucha imaginación que es pura energía y no se regodea con su propio virtuosismo.

En el 2013 editaron su disco homónimo, el tercero, bajo la supervisión artística de Lucas Martí (además de la producción, fue el autor del dibujo de la tapa). Con el gurú Pop consiguieron hacer simple lo difícil,  sacándose ciertas muletillas musicales. El resultado fue un sonido más crudo y tracks contundentes, con arreglos tan precisos como bailables,  y títulos tan explícitos como insólitos (“PaTunTum”, “Pirrriiuum”,  “Toms”, “¡¡!!!”). Después de presentarlo Alejandro dejó la banda, y sin el colchón de los teclados el ahora cuarteto avanza vertiginosamente como un equilibrista sin red. El viernes 16 de octubre tocan con Malviaje en Niceto Club.

AZ: ¿Cómo eligieron el nombre?

Defórmica: Lo definimos en la casa de Leo que funcionaba como sala de ensayo. Fue idea de Lyon Iglesias ex bajista de la banda. Le surgió a partir de una situación que vivía cotidianamente en su trabajo, pero los detalles de la anécdota se fueron con él.

AZ: ¿Qué es lo mejor de tener una banda en Argentina?
D: Vivir en Argentina

AZ: ¿Y qué es lo peor?
D: Muchos lugares donde suelen tocar bandas ni  siquiera cumplen con las mínimas condiciones de seguridad para el músico y la gente que consume el espectáculo.

AZ: Si tuviesen que elegir cinco discos que de alguna forma hayan influenciado la música de Defórmica, ¿cuáles serían?

D: Serge Gainsbourg , You are under arrest (1987); Prince, Musicology (2004); A-Tirador Laser, Sunburst  (1998); P.J. Harvey, Stories from the City-Stories From the Sea (2000); The Mars Volta, De-Loused in the Comatorium (2003); Animal Collective, Feels (2005); Dirty Projectors, Bitte Orca (2009); Talking Heads, Remain in light (1980)

AZ: ¿Y películas?

D: Apocalipsis Now y Rumble Fish (F.F.Coppola); Lost Highway y  Mulholland Drive (David Lynch); Permanent Vacation (Jim Jarmush); El gabinete del Dr Caligari (Robert Wiene).

AZ: En el último disco especialmente, con el nombre de las canciones y una tapa más despojada,  cerraron un poco más el sentido en el ritmo y el cuerpo en vez de paisajes evocativos o cosas más enigmáticas ¿Por qué tomaron esa decisión? ¿Estaban cansados de cierta pompa y mitología que rodea a la música instrumental y en particular a los sonidos que se asocian al “rock progresivo”?

D: Cansados no, porque en realidad nosotros no curtimos mucho “rock progresivo”. El disco suena así porque intervino Lucas Martí en la producción y él fue el encargado de llevar el sonido para ese lado. Nos cantaba melodías y armábamos los temas todos juntos. Los nombres aparecieron sobre el final, antes de la impresión del disco. Y ahí sí, caímos en la cuenta de que tenían que estar cercanos a la música que se había grabado y fueron surgiendo los nombres, en su mayoría, onomatopéyicos.

AZ: Con Lucas como productor pudieron simplificar ideas, ¿pero qué es lo que no puede faltar en una canción de Defórmica?

D: A diferencia de los anteriores, este disco (además de incorporar al Chino en el bajo), tiene una idea musical más clara y definida. Sobre todo desde la batería a cargo de Martín. Ese es el instrumento desde donde las ideas se van enganchando, como un eslabón invisible que funciona para juntar las melodías en una gran cadena. Pero en definitiva somos una banda y lo que no puede faltar son las personas que la integran.

AZ: ¿Cuál es el tema que más disfrutan tocar?

D: Disfrutamos todos los que tocamos en la actualidad en vivo. Nos cuesta seguir con los temas de los discos anteriores  porque quedan rezagados con las cosas nuevas que vienen apareciendo. Aunque en este momento volvimos a repasar algunos viejos y salen con el sonido que estamos barajando en ahora. La partida de Ale nos hizo resumir muchas cosas y darles mayor claridad a otras. Eso le dio un cierto aire a nuevo a esos temas.

AZ: Como banda han acompañado a Andrés Ruiz para una versión de Litto Nebbia y también han formado parte de las bandas de Juanito el Cantor, Violeta Castillo y Santiago Pederero, entre otros. ¿Se imaginan haciendo un proyecto acompañados con cantantes?

D: No, por ahora no está en nuestros planes.

AZ: ¿Cómo viene el EP en el que estaban trabajando?

D: En realidad el EP terminó siendo un disparador de un nuevo disco. La idea es hacer un proceso de pre-producción en la sala donde ensayamos (actualmente la casa de Nico Pedrero) y después grabar en algún estudio.

AZ: Hace poco, por las políticas de Facebook tuvieron que fusionar el usuario de la banda con su fan page, perdiendo contactos, publicaciones y una forma de comunicación más directa. ¿Cómo viven el mundo de las redes sociales? ¿Se sienten cómodas en la web o les saca tiempo y los obliga a tareas que preferirían eludir?

D: Nos dividimos las tareas y las disfrutamos como enanos en el polo norte haciendo juguetes.

AZ: ¿Qué balance hacen de estos años con la banda? ¿Qué planes tienen en el futuro?

D: Con el tiempo fuimos organizándonos mejor. Sobre todo desde que Franco Italiano (amigo de la banda,  baterista de otras tantas y también camionero) organiza las cosas que están por fuera de la sala de ensayo. Lo próximo que tenemos presente hacer es el nuevo disco

AZ: Habían iniciado una búsqueda por Facebook para poder dar con el paradero de un fan idéntico a Jimmy Page que bailaba de forma increíble, ¿pudieron localizarlo y contactarlo? 

D: Todavía no…pero lo seguimos buscando.//∆z

Have you seen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *