Cristián Baral: “La responsabilidad de abrir espacio al arte emergente es nuestra”

El conductor del programa radial Cinema-Scope, organizador de un ciclo de cine, periodista musical, y mucho más. Cronista, curador, entusiasta y creyente. Todo en una sola persona, en esta entrevista imperdible para nuestra sección #Motores.  

Por Claudio Kobelt

En sus palabras se mezclan el crítico especializado, el periodista inquieto, el organizador de eventos, y el fanático devoto. Cristián Baral es eso y mucho más, pero sobre todo es un fervoroso creyente de la nueva escena independiente argentina. Cuando habla de música y cine, se enciende, algo lo emociona y moviliza. No se refiere a géneros, ventas o convocatoria. Menciona reiteradas veces términos como “calidez”, “generosidad”, “profesionalismo” y “trabajo”, algunos de los aspectos que más le entusiasman del circuito local.

Y Baral no se queda ahí, en esa pasión de oyente, sino que trabaja, genera espacios, comparte, invita, difunde todo lo nuevo relacionado al cine y la música independiente. Tanto en Cinema-Scope Radial, el programa que conduce y que lleva cinco años al aire, como en el ciclo de cine que organiza, como en su labor como periodista para la revista digital A Sala Llena. Un verdadero y autentico motor para la escena.

Poco antes de una nueva función de su ciclo de cine mañana, hablamos con Cristián sobre sus diversos proyectos, el programa de radio, el cineclub, su visión de la actualidad del cine de género argentino y la escena alternativa, y el porqué de tanto compromiso. Una entrevista a fondo para nuestra sección #Motores.

baral 1

ArteZeta: Conducís un programa de radio, organizas un ciclo de cine, escribís sobre música para una revista digital… ¿Cómo te definirías?

Cristián Baral: En principio me definiría como un productor de radio que tuvo la necesidad de trasladar desde los márgenes hacia el centro todo aquel consumo cultural -si se me permite la caprichosa y hasta incómoda expresión- que durante muchos años fue material de regocijo, y que nunca trascendía o lo hacía tímidamente para unos pocos. El oficio lo aprendí desde chico siendo “fan de todo”, y luego lo estudié. La internet tanto a mí como a varias generaciones nos posibilitó las herramientas necesarias para exponer.

AZ: Todos tus proyectos están cruzados por la idea de difundir y apoyar la música y el cine independiente argentino de los últimos años ¿Qué tiene este momento de la música y el cine que te tiene tan entusiasmado?

CB: Más allá de la vocación, lo que más me entusiasma es la generosidad que se encuentra en varios ámbitos. Los instrumentos para ejecutar cine, música, e incluso medios en alta calidad son parte de una revolución cada vez menos sigilosa, en donde existe una necesidad vital de querer interpretar el contexto vía una de estas ramas del arte mencionadas.

Este entusiasmo general me hace impulsar contenidos que en mis comienzos en la radio -a los catorce años- eran casi imposibles de difundir, ya que el adoctrinamiento del medio tanto como del artista solo proponía como objetivo llegar al mainstream. Caso contrario desistías de las ganas de expresar al mundo tus ideas, y así acumulábamos varias generaciones de personas alejadas de lo que más les gustaba realizar en la vida y por ende, masas de gente joven e infeliz.

AZ: Contame un poco de Cinema-Scope Radial, el programa de radio que conducís y que está por entrar en su sexta temporada.

CB: Cinema-Scope en principio nace como mi primer proyecto de radio como parte fundacional en conjunto con Julián Iñiguez, compañero de facultad en Comunicación y anteriormente amigo desde la adolescencia. Los primeros dos años del programa se insistía en darle espacio a las nuevas generaciones del cine y la música. Luego de ese tiempo transcurrido nos dimos cuenta que pocos espacios online aprovechaban el poder de tener un medio a disposición para comunicar las inquietudes del arte local, y es por eso que decidimos hacer foco en lo que pasaba en el país e incrementando el número de colaboradores.

Actualmente la base del programa reside en Ximena Brennan, con quien comparto la conducción, la producción de Flavio Hidalgo del Castillo, Gustavo Winkler, el sitio web de espectáculos A Sala Llena, cuyo jefe de redacción es Matías Orta, y el sello discográfico Fuego Amigo Discos. En conjunto a todos ellos, definiría a Cinema Scope como un programa de radio en donde el cine y la música Independiente conviven y asumen el compromiso de ser los representantes de esta era. Esto parte tanto de quienes lo hacemos como de aquellos que son invitados al espacio para difundir su trabajo.

AZ: Los shows en vivo en el piso de la radio eran uno de los platos fuertes del programa, ¿De cuál tenés el mejor recuerdo? Por una cuestión de gustos, anécdotas, momento….

CB: Son varios. Desde la interpretación de la música de los artistas en sí, como de los diálogos mantenidos con estos y sus formas de pensar. Ver crecer a grupos con proyección internacional que pasaron por el programa como Los Coming Soon y La Pandilla del Verano, bandas que a mi criterio son punta de lanza del nuevo pop argentino son situaciones que nos hacen muy felices.

Escuchar la osadía de bandas como La Ola Que Quería Ser Chau, la armonía musical y pensamientos de Gastón Massenzio y Manuel Embalse, e incluso vertientes no tan conocidas como el under del soul nacional como Traffic City, siendo a mi criterio estandarte de esta movida, me dieron enormes momentos radiales y emocionales.

Otro de los momentos más emotivos que vivimos haciendo radio y en relación a las presentaciones en vivo ha sido el evento solidario que hicimos en La Oreja Negra, donde los concurrentes donaron para navidad útiles escolares y alimentos no perecederos mientras presenciaban la transmisión radial y veían tocar en el escenario del espacio a Auricular, Bife y Las Ligas Menores. Tanto en la transmisión como en el fuera de aire comprendí y disfruté la cofradía natural de todos los músicos involucrados por la causa aquel día.

AZ: Si tuvieras que elegir tres momentos sucedidos durante estos cinco años de Cinema-Scope Radial al aire, ¿Cuáles elegirías?

CB: Precisamente la jornada solidaria, uno de los momentos más gratos de mi vida comunicacional y personal. Además de los artistas convocados, por nuestro aire desfilaron una gran parte de los que hicieron Cinema Scope durante estos cinco años, lo cual me hicieron ver el enorme compromiso con el programa. Habíamos generado ganas de “seguir haciendo” en todos ellos, y eso nos enorgulleció.

Las entrevistas realizadas a directores como Nicanor Loreti y Ariel Winograd en pleno comienzo de exhibición de sus óperas primas fueron momentos muy altos en nuestras carreras, porque estábamos apostando por directores que estaban llegando a un público popular. Y eso es un enorme mérito en el cine argentino que vale doble.

En relación a otro momento épico en el programa ha sido la visita de José Celestino Campusano, director de cine argentino incisivo cuyos métodos poco convencionales de contar historias nos acercan mucho más a la cruda realidad de la clase media baja que cualquier otra ficción. La perspectiva del consumismo, el adoctrinamiento que prevalece en la sociedad en cuanto a que tipo de cine debemos mirar y otros tantos temas más hicieron de aquella nota a Campusano una lección de vida tanto para los que la hicimos como para los que tuvieron la oportunidad de oírla.

baral 2

AZ: ¿Ya hay fecha y emisora confirmada para esta nueva temporada?

CB: Aún no ya que Radio Oreja, el medio en donde ejercíamos el programa, ha salido del aire momentáneamente debido a que La Oreja Negra, el espacio físico en donde se transmitía, ha cerrado.
Sin dudas fue un duro golpe para todos los que teníamos un proyecto dentro de la radio y frecuentábamos centros culturales como La Oreja. De todos modos nos encontramos actualmente negociando con algunas emisoras, y si todo se da en tiempo y forma, a más tardar para mediados de Marzo, Cinema Scope regresa al aire rumbo a su sexta temporada.

AZ: Para A Sala Llena escribiste sobre tus discos favoritos del 2015 en la escena independiente argentina. ¿Cuáles fueron tus favoritos y cuales los que más te sorprendieron?

CB: Allí destaque quienes a mi criterio son el futuro de nuestra música. Artistas que han comprendido lo fundamental que es la generosidad para que una escena crezca. Calidez humana, riqueza musical y una acertada lectura de estos tiempos encontré en los músicos destacados en aquel texto. Entre ellos destaco a Los Rusos Hijos de Puta, Mi Amigo Invencible, La Suma de Todos los Tiempos y Temporada de Tormentas, entre otros.

De todos ellos me sorprendió la madurez profesional en cuanto a sonido en vivo. La cantidad de espacios que afloraron post Cromañón tienen buenísimas intenciones, pero a veces no ofrecen condiciones óptimas de sonido. Aun así muchos de estos músicos mencionados han puesto algo más que instrumentos capaces y enérgicas voces para sonar bien. De esta manera a mi modo de presenciar esta escena podría decir que casi no hay decepciones tanto en el vivo como en el disco de estudio.

Sin duda los que más me sorprendieron fueron Mi Amigo Invencible. Una madurez sonora y un intenso vivo sustentando La Danza de los Principiantes, una última producción que los podría posicionar arriba de cualquier chart interno y externo.

AZ: ¿Cómo ves este momento de la escena independiente musical de nuestro país? ¿Algo que quieras recomendarnos que debamos escuchar?

CB: En la escena actual percibo generosidad, ausencia de divismo y responsabilidad. El nuevo rock ya no quiere transgredir por los escándalos y desconoce de fórmulas reiterativas. A mi modo de ver las cosas, esto se sustenta gracias a que actualmente tenemos una generación de obreros en el arte cuyo sustento económico sale de profesiones totalmente ajenas al arte. Este tipo de “sacrificios” no me caben dudas que legitimaran una nueva era musical en donde muchos músicos venideros podrán ganar dinero trabajando de aquello que les gusta que es hacer música.

Considero que esta es una era de mártires que sostienen su pasión vía ingresos obtenidos por trabajos ajenos a su vocación, no solo en la música sino en varias ramas del arte y la comunicación. En cuanto a recomendaciones, desde ya que invito a oír a los músicos de los que estuvimos hablando en párrafos anteriores. Actualmente estoy escuchando Los Días, Césped, Folie y El Hipnotizador Romántico.

AZ: ¿Y lo del ciclo de cine? ¿Por qué ese criterio de curaduría basado en el cine independiente argentino de género?

CB: El ciclo de cine nace como una necesidad de seguir divulgando los trabajos audiovisuales argentinos: Los que son gestionados de manera independiente, aquellos que consiguen subsidio del INCAA pero que se mantienen pocos días en cartelera, y los que nacen desde la web para ser vistos por todo el mundo, pero se pierden en la sobreoferta de internet.

Principalmente el Cine de Género Argentino ha sido muy castigado por el sistema de subsidios. Y cuando encuentran espacios de circulación, se ve aplacado por los exhibidores más poderosos. De esta manera enorme cantidad de películas se pierden y van a parar a sitios poco visitados de la web y en otros tantos casos ni siquiera son subidos a la red.

El objetivo del ciclo es demostrar que existen ganas de ver género argentino. Solo que costará como costó siempre, aunque esta vez la difusión está en nuestras manos gracias a las redes sociales y la colaboración de los medios hermanos nacidos y crecidos en las redes informáticas. El cine argentino más afín al terror, al suspenso, gore, giallo y hasta film noir, tiene demasiadas opciones como para encasillarlo y desestimarlo. Existe directores muy distintos entre sí como Pablo Parés, Germán Magariños, Daniel De La Vega, Tamae Garateguy, Fabián Forte, además de figuras emergentes e inquietas como Fercks Castellani, Ezequiel Endelman y Leandro Montejano, entre otros.

AZ: Más allá de saber que esto es algo que te encanta y entusiasma ¿Cómo ves este momento actual para nuestro cine independiente? ¿Qué pensás es lo que le falta para poder crecer y llegar a más público?

CB: Creo que el momento del cine independiente es muy bueno, ya que no depende íntegramente de los medios convencionales para presentarse ante el público. Al no existir tantos distribuidores para estos, los mismos realizadores ante la adversidad han salido a mostrar su obra, lo cual le da un sentido más épico y una experiencia que antes estos no tenían. De toda lucha se gana madurez y formación, logrando que los productos sean cada vez más óptimos. Y en cuanto a aquellas producciones que han tenido en buena ley el apoyo de las instituciones, noto juventud y ganas de plantear las vicisitudes en esta época. En diálogos que he mantenido con intérpretes y directores comprendí que la actualidad es buena, pero lo mejor está por venir.

AZ: ¿Crees que el éxito de Kryptonita puede ayudar a visibilizar y fomentar el excelente cine de género hecho en el país? ¿O es un caso aislado?

CB: Kryptonita es una conjunción de aciertos y talentos. El acierto de esta producción no solo está en la impecable dirección de Nicanor Loreti y en el casting de actores que además tienen mucha afinidad con las producciones independientes, sino que además se miró para la obre de Leo Oyola, alguien que siempre supo contar grandes historias en sus obras, las cuales poseen un factor popular que hacen imposible que no sientas empatía hacia ellas una vez que forman parte de tu lectura. Estoy convencido que será una de las tantas puntas de lanza que existen y no solo para el cine, sino que para la televisión también ya que en breve expandirá su universo mediante la realización de la serie.

AZ: Recomendanos tres películas argentinas de género que no debemos perdernos, y que ayuden al gran público a conocer un poco más.

CB: Es difícil elegir tan solo tres, ya que en lo personal soy muy adepto al terror argentino. Ampliando los márgenes destaco históricamente a Filmatron, de Pablo Parés; Necrofobia, de Daniel De La Vega; y Pompeya, de Tamae Garateguy. A modo de bonus track, recomiendo la serie web No Podrás Dormir Esta Noche, de los ToysBoys Inc Movies.

baral 4

AZ: Mañana hay una nueva función del ciclo donde se proyectara DAEMONIUM. Contémosle a nuestros lectores de qué se trata y porque no pueden perderse de verla en formato película en el ciclo.

CB: Como decís, DAEMONIUM nació como serie web con una determinada continuidad sostenida a lo largo de cuatro capítulos. El cierre de la historia mutó en un largo que toma los capítulos anteriores pero con material agregado y batallas épicas. Esta producción, idea de Danny Casco y Simón Ratziel bajo la dirección de Pablo Parés, rompe con todo lo preestablecido hasta hoy en el cine de género. Asume riesgos y sale más que airosa. Sin dudas pone la vara muy alta para la ciencia ficción local y de toda América Latina. No ha sido casual los palmares acumulados por esta producción en diversos festivales alrededor del mundo. En la proyección de este viernes a las 21 hs en La Casa del Árbol contaremos con la presencia de sus realizadores y protagonistas para acercar aún más a los espectadores a este tipo de cine, y que más allá del esfuerzo que requiere una producción como esta financiada por sus hacedores, el producto es de altísima calidad.

AZ: ¿Cómo sigue el ciclo luego de esta proyección?

CB: Continuara todos los meses de aquí a la eternidad los primeros viernes de cada mes en el mismo espacio. La próxima proyección hará foco en el nuevo humor nacional y acompañado por una serie de cortos también de factoría local, para demostrar que en nuestro cine de bordes pasan cosas interesantes todo el tiempo. Solo falta acercarse a los proyectos que se encargan de mostrar este tipo de historias, como nuestro Cinema Scope Presenta, Muere Monstruo Muere, Mondo Trasho y La Nave de Los Sueños, los principales referentes de la difusión cultural del cine independiente argentino de las últimas dos décadas.

Nuestro objetivo es acompañar y apoyar siempre al cine nacional independiente tanto en el espacio radial como en nuestro cineclub, y crear una red de comunicación tan grande como la de aquellos medios que tienen el poderío económico. La responsabilidad de abrir espacio al arte emergente es nuestra, y estamos dispuestos a asumir ese riesgo.

Cinema-Scope Radial PRESENTA: Cine de Género Argentino
Proyección de DAEMONIUM: Soldado del Inframundo (2015) + The Onanist (1986).
Viernes 12/02 – 21 Hs.
En: La Casa del Árbol. Fitz Roy 2483/87 – CABA.
Entrada: $30.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *