Cantando poesías en un robot

Hablamos con la voz y corazón de KOYI, el ex-solista y ahora grupo que desde un gran presente recuerda los comienzos de la nueva escena que lo tuvieron como protagonista.

Por Claudio Kobelt

Diego Darrigran quizás sea uno de los cantautores más admirados y respetados dentro la escena independiente, especialmente por colegas músicos, sellos discográficos y periodistas especializados. Su legado musical es de una calidad exquisita, sus discos son recibidos con grandes críticas, y cada melodía disparada desde su guitarra subyuga por esa cadencia lenta y melancólica, siempre cargadas de poesía y reflexiones, propulsadas por una fina y compleja trama sonora. Si todavía no saben a quién referimos, no se preocupen. Pocos conocen su nombre real, pues es mucho más conocido por su alias de Koyi, verdadera leyenda del sonido platense, activo y necesario protagonista del histórico presente.

Desde sus comienzos con Grupo Mazinger a principios del año 2000, Darrigran fue parte fundamental en la construcción de cierta identidad sonora alternativa, que algunos años después contagiaría a todo el país iniciando un nuevo movimiento, una nueva generación alternativa. Por Grupo Mazinger pasaron miembros de El Mató a un policía motorizado, 107 Faunos, y más pilares del hoy. En la sala de Koyi se gestaron los primeros discos y proyectos del sello Laptra. En paralelo comenzó a trabajar su costado de cantautor solista, pero su búsqueda lo llevo siempre por más, experimentando con texturas, sonidos y climas, manteniendo en cada registro un corazón de nostalgia pop y atardeceres gastados, pero siempre cambiando, evolucionando, buscando un nuevo camino.

Se fue a México y desapareció del mapa independiente argentino justo antes de su gran explosión. Volvió a Argentina en el 2013 con el indispensable Poesías Mexicanas, fue parte del regreso de Los Japón, y sus discos volvieron a correr y reeditarse. Es versionado por todos sus pares, invitado a todo tipo de eventos y festivales, y en el medio de todo eso es que decide nuevamente reformularse: Ya no será más un solista, ahora nuevamente es parte de una banda. Ya no es Koyi Kabutto, ahora es KOYI, el grupo.

Sus canciones son como alguaciles volando en la noche, zumbando tan cerca que acarician con el sonido, trayendo en su perfume todo lo bueno y lo malo del recuerdo. Y esta nueva formación de grupo otorga otros matices y potencia a sus tonadas de amor, evocación y esperanza.

A horas nomas de un show en el Ultra Bar de Capital presentando su nuevo single, aprovechamos a hablar con Diego Darrigran sobre su dorado pasado y su brillante actualidad.

ArteZeta: Me gustaría comenzar repasando un poco tu historia como músico ¿Todo comenzó con Grupo Mazinger? Siempre que se habla del “sonido platense” o de bandas de culto de la escena y la ciudad menciona esa agrupación como referente. Contanos un poco sobre ese grupo.

Diego Darrigran: Grupo Mazinger fue una banda que armamos con Gustavo Monsalvo, Guillermo Ruiz Díaz (Ndr: Hoy conocidos como El Niño Elefante y Dra. Muerte, guitarrista y baterista de El Mató a un policía motorizado respectivamente) y Emiliano Monsalvo en el 2000. A fines de ese año sacamos un Ep de 5 temas llamado Felices Vacaciones, grabado en una porta estudio en mi casa con amigos. En el 2001 editamos nuestro primer disco, Barras y estrellas por siempre, en el cual se incorpora Javier Sisti Ripoll (Ndr: Hoy cantante en 107 Faunos).

Tocamos mucho en La Plata y compartimos escenarios con las bandas del momento como El Destro, Japón, Campeón Mundial, Círculo de Medianoche, Senzanome, Carmen, Linterna Verde y Psicovendetta, solo por nombrar algunas. Fueron años un poco complicados para tocar, por la situación económica que pasábamos todos. La entrada salía uno o dos pesos y la gente a veces no llegaba y entraban por setenta y cinco centavos, o menos. Salíamos a pegar afiches con engrudo para anunciar las fechas, los arreglos con los lugares no eran buenos, etc., etc…

A principios del 2003 editamos un disco de lados B con canciones que habían quedado afuera de Barras y…, al que nombramos 1992. Y a mitad de ese mismo año editamos nuestro segundo ep de cinco temas, que se llamó Más Allá. Antes de que me vaya a México en el 2006 hicimos un “BoxSet” con los cuatro discos donde las tapas estaban pintadas a mano. Hacíamos todo con mucho esfuerzo. Seguimos tocando hasta 2006 que me fui a México y se separó la banda. Fue una época muy linda y un poco donde empezó a gestarse todo. Yo armé una sala de ensayos en mi casa de Barrio Jardín y ensayábamos todos: El Mató, Tita Motor, Bronco, The Terror Tape, y las bandas que íbamos armando en ese momento.

GRUPO MAZINGER 1

AZ: ¿Y en paralelo a Mazinger surgió tu trabajo solista?

DD: Sí, fue paralelo a GM. Siempre fueron canciones que sentí de primer momento que tenían un clima más de solista. En 2001 grabé como Koyi Kabutto mi primer disco corto de siete temas, Canciones para mañanas de invierno. Muchas veces toqué solo con una guitarra acústica, otras acompañado de otra guitarra, como Gusti Monsalvo que una vez tocó la viola, o alguno que se sumaba con percusión. En 2005 edité Carreteras, un ep de 5 temas; en 2010 Pelícanos, que lo compuse en México y grabé en una de mis vacaciones por La Plata; y en 2013 Poesías Mexicanas, que fue grabado mitad en México y mitad acá.

AZ: Eso mismo. Después de Pelicanos (2010), y luego de esa estadía en México, volviste con Poesías mexicanas (2013), un disco mucho más refinado, melancólico, distinto ¿Cómo describirías a cada uno de estos discos? ¿Qué tienen en común y de diferente para vos?

DD: Pelícanos fue un disco pensado más acústico en un principio, medio siguiendo la misma línea de los discos anteriores. Me traje las canciones, grabé y volví a México. Esa grabación quedó en manos de Willy (Guillermo Ruiz Díaz) y El Peta (José D´Agostino) y ellos le fueron agregando baterías, percusiones y muchas cosas que hizo al disco algo más cercano al formato banda. Creo que ese disco ya estaba marcando un poco lo de transformar lo solista en banda.

Y algo parecido pasó con Poesías Mexicanas, pero en ese grabé la mayoría de los instrumentos en mi casa de México, traje esas pistas y lo fuimos armando y regrabando cosas. Las melodías las trabajé un poco más que de lo costumbre, ya que al ser poemas tuve que adaptar esa letra a la música y salieron nuevas experimentaciones.

AZ: Justamente en eso me quiero detener. Fue muy interesante el trabajo que hiciste con los textos y poesías de autores mexicanos en Poesías Mexicanas. ¿Qué recordás de ese trabajo?

DD: Fue un disco en el que quise dejar plasmado mi paso por México. Me regalaron un libro que se llama Vuelo de PalabrasAntología poética mexicana, de Juan Coronado, lo abrí y en algunos poemas encontré estrofas marcadas con lápiz que me gustaron para a partir de eso empezar a componer música. Cuando volví para quedarme en el país en 2012 nos juntamos en la casa de Gustavo Gómez, abrimos las pistas y empezamos a trabajar. Grabamos más guitarras, teclados, syntes, baterías, coros, y luego recopilé fotos que fui sacando en el tiempo que estuve allá y armamos un collage para el diseño de arte de tapa.

AZ: ¿Y cómo es que pasas de ser Koyi Kabutto a KOYI, y que esa decisión no sea solo por acortar el nombre? Dejas de ser un solista para ser parte de un grupo. ¿Cómo fue ese proceso y esa decisión?

DD: Si, justamente queremos marcar con KOYI un antes y un después con respecto al proyecto solista. El nombre más corto nos gusta más y hay varios Koyis Kabuttos en bandas de rock del mundo (en Costa Rica, Colombia y en España existen bandas con este nombre). Ya no tengo invitados que van y vienen, si no que más bien con Reichel (Luco), Peta (José D´Agostino) y Naty (Natalia Drago, de Srta. Trueno Negro) estamos más establecidos los cuatro y hacemos todo juntos.

AZ: Hace algunos días editaron un nuevo single con dos canciones, siendo lo anterior editado el Especial de Navidad (2014), que era un registro del show en el FestiLaptra 2014. ¿Por qué ese formato y esos temas elegidos? ¿Están trabajando en un disco más largo?

DD: Queremos todo es un simple que quisimos sacar ya, porque si bien falta para el disco esos temas ya estaban casi terminados y hacía rato que no editábamos nada nuevo. Más allá que vengo haciendo canciones hace unos años, con esta formación fue medio empezar todo desde cero. Hace dos años que estamos juntos adaptando primero lo que ya tenía grabado como solista a la banda y ahora estamos trabajando en temas nuevos que esperemos terminar en octubre. Elegimos esos temas porque era una forma de mostrar algo nuevo con “Queremos todo” y algo ya conocido como “Elegía Interrumpida” (de Poesías Mexicanas) pero ahora hecho por este nuevo formato de banda, y quedamos muy contentos con el resultado.

KOYI 4

AZ: “Queremos todo” parece estar relacionada con “La luz de las antenas” de 107 Faunos, por esa avidez movilizadora y joven de desearlo – y hasta necesitarlo- todo lo posible y más. ¿Qué podes contarnos de esta canción y de su letra?

DD: Es una canción que nos gusta mucho tocar en vivo y es un poco esa cosa que inconscientemente hacemos todo el tiempo: El querer más y siempre un poco más hasta a veces en cosas muy simples, nunca nos conformamos, pero está bueno que se interprete como quiera cada uno. Las letras de las canciones tienen que ser de libre interpretación y todas son válidas.

AZ: El segundo tema del single es una nueva versión de “Elegía interrumpida”, tema ya incluido en Poesías mexicanas, pero que aquí parece cobrar una nueva lectura. ¿Por qué eligieron reversionar esta canción y darle este nuevo color?

DD: De todos los temas que versionamos de Koyi Kabutto éste es el que más nos gusta, además sigue una línea musical parecida a lo nuevo que estamos trabajando. Es un poema de Octavio Paz. De esta canción también está la versión que hicimos en vivo en el Festilaptra 2014.

AZ: ¿Cómo contarías o describirías lo que hace KOYI?

DD: KOYI es un estilo Indie-Rock-canción, en donde la melodía se carga de melancolía y se generan climas emotivos. Hacemos canciones suaves, tranquilas, y entre tanto tratamos de pasar por la experimentación distorsiones, efectos, y ruidos que tanto nos gustan.//∆z

KOYI en vivo
Martes 24/05 – 22 Hs.
Junto a Hojas Secas y Cabeza Flotante
En Ultra Bar: San Martín 678 (CABA).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *