Alex Bau: ¡La fiesta es cosa seria!

El DJ alemán habla en exclusiva con ArteZeta antes de su gira por Uruguay y Argentina, que incluirá fechas en Mendoza, Neuquén y en Buenos Aires.

Por Alan Ojeda

Ecléctico y de un sonido con una identidad tan personal que su producción y mezcla se vuelve inconfundible al oído, el aclamado Dj alemán, Alex Bau, vuelve a la Argentina en el marco de Beautiful Techno! Cuckooo Booking Presenta: Alex Bau Tour Argentina y Uruguay”. Bau se presentará el 19 de junio en MINIMOOG (Mendoza), 20 de junio en SUPERCLUB (Neuquén), 21 de junio CROBAR (Buenos Aires) y el 22 de junio PHONOTEQUE (Montevideo). En una entrevista exclusiva con ArteZeta, el prestigioso Dj techno habló un poco sobre su filosofía musical y su panorama de la situación actual del género.

AZ: Desde un comienzo, la música Disco mostró la importancia del baile, luego apareció electronica, como una revolcuión que hizo del baile un credo. ¿Qué crees que hizo que finalmente se entendriera que la música para bailar sea también algo serio? ¿Cual crees que es la function del baile?

Bau: Bailar siempre tuvo algo muy de ritual y te diría que todavía es así. Para las tribus antiguas el bailar era celebrar la unión, perder el control, dejarse llevar, seguir el instinto… Qué loco que los ritmos 4×4 sean inmediatamente comprendidos por todo el mundo, ¿no? Será que es genético, un código en nuestro interior. ¿Cómo se explica sino?

AZ: La gente que critica la musica dance, la menosprecia considerandola parte de una cultura vacía. ¿Cuál es tu visión política de la música electrónica?

B: En mi opinión no hay un acercamiento político. La única diferencia es que en la pista de baile todos son iguales. Las barreras sociales desaparecen cuando la rave despega, así que es más un logro social que político. Y eso es cualquier cosa menos una estupidez o algo vacío de contenido.

AZ: ¿Creés que la aparición de los sintetizadores y que otros materiales para la creación musical sean fáciles de encontrar en la red, ayudan a mejorar el acceso al arte y a la experimentación en la producción artística?

B: En primer lugar la creación del sonido electrónico cambió la música como la conocemos a comienzos de los setenta, pero sobre todo en la década del ochenta. Se produjo un quiebre en la manera de hacer música: de repente una persona sola podía crear una canción de principio a fin sin la necesidad de una banda o de instrumentos tradicionales como baterías, guitarras, bajos, pianos, ni siquiera instrumentos de viento. Los sonidos del espacio habían aterrizado, por decirlo de algún modo. Internet hizo todo más fácil y accesible y ciertamente aumentó el número de productores musicales. Pero la verdadera revolución fue hace treinta años.

AZ: ¿Cuándo producís, cuál es tu equipo favorito? ¿Qué equipos recomendas para los que quieren empezar a mezclar y producir?

B: No es mi lugar dar recomendaciones en cuanto a técnicas de producción o de música. En la variedad está el gusto y lo mismo pasa con las formas de hacer música. Algunos prefieren analógico, otros el Ableton live o el Cubase. Hay quienes usan samples o sintetizadores… lo que importa es el resultado, no cómo se consigue.

AZ: En el video de presentación de Wasabi Tunes decís que Udolph “vive el techno”, ¿cómo describirías la experiencia de “Vivir el techno”?

B: Mmm, para ustedes los argentinos, en especial para los amantes del tecno, creo que está bastante claro lo que quise decir. Él está tan abocado a la música y al estilo de vida y Cocoliche es la manera en la que él y su grupo comparten la movida con otros. Te das cuenta de ellos cuando vas una noche a Coco. El club fue creado para la música, no con fines comerciales, y Udolph mantiene ese estilo de vida: sin compromisos, enfocado en el efecto que provoca la música por un par de horas.

Seguro que esto mismo puede verse en otros lugares, pero fue algo increíble ver cómo un lugar así puede influenciar tanto la movida de un país grande. Definitivamente dejó su huella. Fijense sino al desarrollo que hubo desde ese pequeño movimiento hace algunos años.

AZ: Dijiste una vez que Cocoliche es un lugar muy especial para vos ¿Por qué razón, en tu retorno a Buenos Aires, decidiste tocar en Crobar en lugar de Cocoliche?

B: Lo que pasa con Coco es que es muy pequeño. Y por cuestiones económicas y cambiarias es imposible cubrir los costos de un show internacional cuando se toca solo una vez. Como había un contacto de Udolph con la gente de Crobar, no me quedaron dudas de que el momento y el lugar ideal para volver a Buenos Aires, donde pasé noches legendarias. Es algo muy bueno que un club así abra sus puertas para este tipo de música underground porque permite que la movida siga y se mantenga auténtica y fiel a su sonido.

Coco siempre tendrá un lugar en mi corazón y quién sabe, quizás vuelva algún día, pero estoy muy entusiasmado con el show de Crobar porque allí tocan muchos artistas underground y la gente es muy abierta. Será una gran fiesta.

AZ: ¿Cuáles fueron tus principales influencias cuando decidiste comenzar a mezclar?

B: Personalmente, una de las influencias clave de comienzos de los noventa fue Sven Väth y su manera de entretener a la gente. Fue el primer DJ que vi que la gente lo miraba mientras bailaba. La gente quedaba enganchada en su performance y en la selección de temas que hacía.

Más tarde, no mucho tiempo después, experimenté un enfoque propio con lo que yo llamo “tecno clásico”. En Argentina le dicen Gringotecno. ¡Gringotecno para todos!

AZ: Cada producción viene de una idea, un concepto. Qué es lo primero que aparece en tu mente a la hora de comenzar un track? ¿Hay alguna prioridad al momento de elegir sonidos?

B: A veces un pequeño sample es suficiente para hacer volar a tu mente. Después necesitás tres o cuatro horas para terminar el tema, y al día siguiente seguís con otro tema y así nunca vas a terminar. La única regla es: ¡no hay reglas! Si vos arrancás con una idea vas a encontrarte con algo distinto durante la producción, lo que va a impulsarte y hacer que el tema tome otro rumbo totalmente diferente.

AZ: ¿Actualmente estas con algún nuevo proyecto personal?

B: Sí, estoy trabajo con material propio tras haber terminado un montón de remixes durante los últimos dos años para artistas como Green Velvet, Heckmann, Angy Kore, Spektre, Tom Laws y muchos más. Mi próximo lanzamiento será un remix a través de mi sello Credo de un viejo track producido por Pascal FEOS como Sonic Infusion hecho en 1993 (!!!) llamado “Unfuture”. Este tema es y será uno de mis grandes favoritos, y me hizo muy feliz cuando decidió que podíamos editarlo bajo mi sello. Los remixes ahora son de Mark Broom, Subjected, Raffaele Attanasio, Yan Cook y por supuesto los míos.

AZ: ¿Qué música o artistas de otros géneros te influenciaron en tu producción?

B: Soy un hijo musical de los ochenta. Esa década fue una gran influencia para mí, pero me llevó tiempo darme cuenta realmente de la conexión entre el sonido 80’s y el tecno moderno. Siempre fui fan de la musica wave más dark como Depeche Mode, pero tambien de Tears for Fears, Anne Clarke, John Foxx, Gary Numan, Joy Division, The Cure, y la lista sigue… Tal vez sea por eso que mucho consideran mi música como dark.

AZ: En una entrevista, Marc Houle dijo que el Trance es “música de video juegos”. Es un género con muchos adeptos, muy popular y con muchas caras conocidas del mainstream… ¿Cual es tu opinión al respecto?

B: Jaja, no había escuchado eso, ¡pero algo de razón tiene! La música Trance, al menos en la actualidad, es muy sencilla y se hace solo para complacer al público, no para abrir nuevos horizontes o ser innovador. Y algunas (demasiadas) personas prefieren mantener las estructuras y sonidos, quizás ésa sea la razón. Es simple, fácil, conveniente y no exige mucho de quien la escuche. Personalmente, me gusta la música más sútil, más compleja… incluso para el Trance.

AZ: Hay cierta mística alrededor del ser Dj. En la película “24 hour party people”, el personaje principal dice que el Dj es un medium. Los Djs encarnan el ritmo y la música  pero sucede que de una forma casi mágica la gente no se siente interpelada en el dancefloor, desaparece y comienzan a criticar duramente, mientras que lo rockstars pueden mantener el show aun cuando no dan lo mejor, apoyandose simplemente en la figura del ídolo. ¿A qué crees que se debe esta mística?

B: Una mala performance es una mala performance, no importa si uno es DJ o estrella de rock. Ser DJ es mucho más que un servicio, al menos de cómo era al inicio: el DJ aprendió a ser un Performer, para dar un toque artístico, y eso es muy bueno. Pero a veces el DJ y el público no se conectan. Como puede ocurrir con otras artes, a veces la gente no entiende y a veces lo que se ve o se escucha es una mierda. Lo bueno del DJ, en comparación con un pintor por ejemplo, es que la música es un arte interactivo. El público interactúa con la música. Sin embargo, un DJ es tan bueno como el público que lo sigue, y es por eso que la gente debe preguntarse qué puede hacer por la fiesta, y no qué puede hacer la fiesta por mí.

Arecia_Octubre

One thought on “Alex Bau: ¡La fiesta es cosa seria!

  1. Pingback: Anónimo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.