Alcatraz no es Lost

Alcatraz es una serie del género fantástico creada y escrita por Elizabeth Sarnoff (Lost, Deadwood, Crossing Jordan), Steven Lilien (Kyle XY) y Bryan Wynbrandt (Kyle XY), producida por Bad Robot (la productora de J. J. Abrams) y que comenzó a emitir la cadena de televisión FOX el 16 de enero de 2012. Está previsto que la primera temporada tenga nueve episodios y que en Argentina la emita Warner Channel con solo una semana de diferencia con respecto a la emisión en EEUU; cuenta entre sus protagonistas a Sam Neill (“Emerson Hauser”), Jorge García (“Diego Soto”) y Sara Jones (“Rebecca Madsen”).

Por Luis García Fanlo

El estreno de la serie Alcatraz, producida – pero no guionada ni creada – por J. J. Abrams, carga con el estigma de ser la sucesora de la genial serie de televisión Lost. Pero Alcatraz no es Lost aunque haya sido promocionada como tal e intente reproducir algunos elementos estéticos que operan en el reconocimiento de la audiencia como tributarios de la mejor serie del género fantástico de los últimos tiempos. El argumento de la serie parte de la siguiente premisa: al producirse el cierre de Alcatraz en 1963, el gobierno norteamericano ocultó un misterioso suceso por el cual todos los presos y guardias del penal literalmente desaparecieron sin dejar rastro y, más aún, que 50 años después todos ellos están reapareciendo sin haber envejecido y aparentemente con el objetivo de llevar a cabo un siniestro plan. Hauser, Soto y Madsen deberán descubrir el misterio y volver a encarcelar a los evadidos.

Aquí termina la originalidad y la novedad que propone la serie porque su composición estética toma prestado de Lost no solo la Isla y sus instalaciones subterráneas secretas, sino también los efectos musicales que cortinan determinadas escenas o que marcan quiebres entre los numerosos flashback que, en realidad, no son tales sino un literal desdoblamiento de la diégesis. En cuanto a la composición argumental, cualquier cinéfilo/a del género ciencia-ficción o fantástico reconoce casi inmediatamente el ya clásico dispositivo conocido como “Proyecto Manhattan” llevado a la pantalla grande en Experimento Filadelfia (Stewart Raffill, 1984; Stephen Cornwell, 1993). Nos quedan las actuaciones protagónicas de Sam Neill, haciendo su caracterización de uno de esos villanos que nos caen simpáticos, de Jorge García reproduciendo su personaje de Hurley en Lost, y una desabrida Sara Jones que tendrá que trabajar mucho para sostener su rol de heroína femenina de la serie.

En resumen, es una serie para ver olvidándose de Lost y apostando a que con el correr de los episodios surja alguna sorpresa que transgreda el orden de lo comercialmente esperable que hasta ahora nos ha ofrecido esta singular representación del mito americano de Alcatraz.//z 

 

Arecia_Octubre

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.