LA SELECCIÓN #18

Arecia_Junio

Repasamos el estreno de un documental sobre Miguel Abuelo, el éxito de la serie Atlanta, el nuevo trabajo de un cantautor platense, una de las incursiones de Paul Auster en el cine y una ucronía sobre el gobierno de Salvador Allende.

MÚSICA – KOYI (2018), de KOYI

Si tiempo atrás invocaba un mundo cromático y templado, cobijado por un manto naif con ajustes lo-fi, ahora Diego Darrigrán (a.k.a. Koyi) da un salto evolutivo, alejándose del pop volátil de sus trabajos anteriores –cuando era Koyi Kabutto– para abrazar un sonido más explícito y directo. Las melodías siguen siendo suaves y acogedoras, sumando una pátina dream pop cargada de guitarras que despiertan todos los sentidos. En este debut homónimo lo acompañan José Peta D’Agostino en guitarra (ex Go-Neko!; actual Ex-Colorado y productor del álbum junto a Willy Ruiz Díaz de El mató a un policía motorizado), Natalia Drago en bajo y Raquel Luco en batería (ambas de Srta. Trueno Negro). El disco, compuesto por diez canciones, arranca con el viejo himno platense “Pelícanos”, uno de los tres tracks junto a “Carteles” y “Queremos todo” que ya formaban parte del cánon de Koyi. Ésta última se viste de balada en su primera mitad, para luego fundirse en un mar de distorsión mientras canta: “Vamos a dar la vuelta el mundo/ nos vamos a aburrir igual”. El tratado lírico es propio de la escudería platense Laptra, con la repetición en clave mantra como estandarte. En “Los truenos” se repite el ejercicio, aunque sacando a relucir otra faceta más de rock alternativo. Tras un 2017 ejemplar, Laptra vuelve a mover un poco la escena de la mano de Koyi y su primo-hermano Fuego Artificial de Las Ligas Menores. Juan Martín Nacinovich

LIBROS – Synco, de Jorge Baradit

Entre 1971 y 1973 en Chile se desarrolló el programa Synco (Sistema de Información y Control). El gobierno de Salvador Allende quería conectar en red a todas las empresas estatales. Era la tecnología al servicio de la eficacia. Pero el golpe de Estado del ‘73 impidió que se implementara. Jorge Baradit, en Synco (2008), imagina cómo hubiese sido el país trasandino con la continuidad de ese programa. ¿Un estado tecnócrata y socialista? Al parecer sí, pero hay algo oscuro detrás. En ese mundo alternativo donde Synco marca el pulso del territorio chileno, el general Pinochet impide que se realice el golpe al presidente Allende. Baradit construye al otrora dictador en un personaje sensible, un tipo signado por la tragedia: perdió a su mujer y su hijo días antes del 11 de septiembre del ‘73. Gracias ese suceso surge un héroe inesperado. Esta novela va por su quinta edición y es un éxito de ventas. No es la primera vez que Baradit experimenta con las ucronías: entre 2005 y 2008 administró un blog, Ucronía Chile, donde invitaba a diferentes colaboradores (escritores, ilustradores y artistas audiovisuales) a crear historias alternativas, que luego fueron compiladas en el volumen CHIL3: Relación del Reyno (2010). Lamentablemente, ni este libro ni Synco se consiguen en Argentina. Joel Vargas

baradit

SERIES – Atlanta

Cuando los últimos destellos de la era dorada de las series parecen llegar a su fin, una nueva luz surge desde Atlanta, la serie creada por el actor Donald Glover para FX. En su primera temporada nos cuenta la vida de Earn, un pibe en crisis que abandonó la universidad, padre primerizo y con un futuro incierto que se entera al volver a su ciudad que su primo Alfred, conocido como “Paper Boi“, es una estrella en ascenso en el mundo del hip hop. La serie consagró a Glover como una de las nuevas figuras de la televisión estadounidense cuando obtuvo dos Globos de Oro por mejor serie de comedia  y mejor actor de comedia. La segunda temporada, estrenada este año, prometía más de la aventuras de Earn y Paper Boi, pero tanto Glover como Atlanta decidieron redoblar la apuesta y generar algunos de los momentos más logrados de la televisión en el último tiempo. Capítulos como “Alligator Man” y “Barbershop” muestran la ciudad de Atlanta, de población predominantemente negra, sumergida en una crisis que afecta la relación entre los protagonistas. Mención aparte para “Teddy Perkins”, donde en su rol como guionista Glover nos regala su propia versión de Get Out! Y hasta se da el lujo de personificar al misterioso hombre que da nombre al episodio. Cabe preguntarse si Atlanta podrá mantener el nivel o superarlo cuando llegue su tercera temporada. Glover, mientras tanto, no pierde tiempo y se pone en la piel de Lando Calrissian en Han Solo y sacude Estados Unidos bajo su seudónimo musical Childish Gambino y su hit “This is America”. Martín Barraco

CINE – Smoke , de Paul Auster y Wayne Wang

Nueva York es la capital cultural del mundo occidental. No es necesario conocerla para describirla. Es una ciudad que se puede construir  a través de libros, películas, canciones y series, es la industria cultural al servicio de la fascinación por una tierra desconocida para muchos. Paul Auster es uno de los grandes culpables de esa fundación mítica. Sus historias, ambientadas en la gran metrópoli estadounidense, ya son un clásico de la literatura contemporánea. Un ejemplo: La trilogía de Nueva York (1987). También dirigió varias películas como Lulu on the Bridge (1998) y  The Inner Life of Martin Frost (2007). Pero la que más se destaca es Smoke (1995), que fue codirigida junto a Wayne Wang. El New York Times le encargó a Auster, en noviembre de 1990, un cuento para un especial de Navidad. El escritor aceptó el desafío y de allí nació “Cuento de Navidad de Auggie Wren”. El mismo día de Navidad, en la otra costa de Estados Unidos, para ser más precisos en San Francisco, el director Wayne Wang lo leyó y cayó bajo el embrujo Auster. Quiso, entonces, adaptarlo a la pantalla grande. Pero el proyecto fue mucho más grande: dos películas ambientadas en el mismo universo, Smoke y Blue in the Face (1995). La protagonista absoluta es una esquina neoyorkina, una suerte de almacén donde se congregan Auggie Wren (Harvey Keitel); el yo literario de Auster, Paul Benjamin (William Hurt); y Rashid Cole (un jovencísimo Harold Perrineau), obsesionado con conocer a su padre Cyrus Cole (Forest Whitaker). Cuatro historias que se cruzan y en las que la derrota es el hambre y el motor narrativo. Joel Vargas

RANDOM – Se estrena Miguel Abuelo et nada, el documental

Dirigido por Agustín Argento, Facundo Caramelo y Juan Manuel Muñiz Oribe, este trabajo de historiografía rockera indaga en uno de los rincones menos explorados de Miguel Abuelo, aquel frontman bucólico y encantador que alcanzó su apogeo en la década del ochenta con Los Abuelos de la Nada. Amante de la bohemia e influenciado por los poetas malditos franceses, Miguel anduvo por Europa varios años y, en aquella deriva, más precisamente en 1973, grabó un disco que se convirtió en leyenda. Esta película, mediante imágenes de archivo, audios inéditos, entrevistas y videoclips lisérgicos, reconstruye la historia de un disco de culto, por momentos inhallable, que incluía una canción con letra de Pipo Lernoud (“Estoy aquí parado, sentado y acostado”) y que fue financiado por Moshe Naïm, un excéntrico millonario francés amigo de Salvador Dalí que se encandiló con el músico argentino. Se estrena hoy a las 21 hs. en el Centro Cultural de la Cooperación (Avenida Corrientes 1543, CABA). Pablo Díaz Marenghi

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.