12 Monos: El Túnel del Tiempo

De la recordada película noventera de Terry Gilliam, protagonizada por Bruce Willis y un entonces ascendente Brad Pitt, se desprende esta nueva serie que llega de mano de SyFy Channel.

Por Ale Turdó

Cuando de paradojas temporales se trata, todos nos condiseramos expertos en la materia después de ver Volver al Futuro II (Back To The Future Part II, 1989) y su 1985 alternativo, su almanaque de apuestas de deportes y su telegrama enviado desde el año 1885 para ser entregado en un lugar preciso y exactamente después de una tormenta con truenos. Bajo esa misma lógica estaba concebida 12 Monos (Twelve Monkeys, 1995) la película de Terry Gilliam que contaba la historia de James Cole (Bruce Willis), un hombre enviado desde el futuro al año 1997 para intentar descrifrar el origen de una epidemia que practicamente borró a los humanos del planeta tierra. A su vez, el film estaba inspirado en el corto La Jetée (1962) del francés Chris Marker. Y ahora -en nuestro año 2015 por si alguno se mareó con las líneas temporales- la cadena Syfy se encarga de llevar a la pantalla chica la serie inspirada en el film de Gilliam.

El pasado 16 de enero la producción fue estrenada en el hemisferio norte, y en sus dos primeros capítulos se ha dejado en claro que la serie abandona en gran medida esa estética retro futurista sobrecargada que es una constante visual en el film, y se inclina en cambio por un estilo mucho más cerca de series actuales como The Strain y la desaparecida The Event. Los mismos productores comentaron que entre sus inspiraciones también se encuentra Looper: Asesinos del Futuro (Looper, 2012) por la forma en que es representado en el film la mecánica de los viajes en el tiempo.

Aquí la trama central sigue siendo escencialmente la misma: James Cole (Aaron Standford) es enviado al pasado -que en este caso es el año 2013- en busca de pistas sobre el virus que casi aniquila a la humanidad. La Dra. Cassandra Railly (Amanda Schull) será su aliada en la misión, y en esta re-versión su personaje tendrá mucha más incidencia en comparación con el interpretado por Madeliene Stowe en la versión cinematográfica. Incluso este James Cole es diferente: ya no es un ser de naturaleza caótica y enviado de forma confusa al pasado como ocurría en la interpretación hecha por Bruce Willis; aquí Cole es un hombre con un objetivo mucho más concreto y una mente estable.

Obviamente la trama se espesa -ahora hay que hacerla durar una o más temporadas en vez de los 129 minutos del film- y los protagonistas irán descubriendo más enemigos de los que suponían inicialmente en su camino, y muchos otros más operando desde las sombras. En esta adaptación los viajes de ida y vuelta en el tiempo aumentan en número y tienen una relevancia mucho mayor, ya que cada intervención en el pasado implicará las más diversas e inesperadas consecuencias en el futuro, generando una inmesidad de paradojas dentro de la continuidad espacio-tiempo. Sí, ese tipo de complicaciones que harían al Doc Brown tirar su clásico “Great scott!”.

Uno de los cambios más resonantes dentro de la serie es el de Jeffrey Goines, personaje interpretado en la pantalla grande por Brad Pitt. En esta reversión el personaje pasa de masculino a femenino: Jennifer Goines (Emily Hampshire) es una paciente psiquiátrica, hija de un poderoso hombre de negocios involucrado en el desarrollo del virus mortal. Hampshire aporta lo suyo, al mismo tiempo que toma prestadas ciertas muletillas sumamente efectivas del personaje compuesto por Pitt en una época precisa en que el actor descollaba con papeles como éste y otros como ser Pecados Capitales (Seven, 1995) o ¿Conoces a Joe Black? (Meet Joe Black, 1998) y justo antes de convertirse en un semidios hollywoodense y que su condición de celebridad contamine casi todos los papeles por venir.

El primer episodio de la serie -que también fue el piloto- tuvo muy buena recepción y la señal SyFy confirmó la producción de una temporada completa, compuesta en total por 13 episodios. Para aquellos que recuerdan bien el film, es un divertido juego de las diferencias ver que camino irá tomando la serie para dar forma definitiva a la historia, y al mismo tiempo descubrir que nuevos elementos pondrá en juego. Tiene muchas condiciones para ser un éxito y encontrar su nicho dentro de la audiencia… y ante la posibilidad de que la cuestión falle, no viene mal tener a mano algún plan de contingencia que incluya viajar al pasado, por si las dudas nomás.//z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *